Historias mínimas de Entre Ríos

Una escuela agrotécnica que aprende y enseña sus productos artesanales en la web. Un estudiante ciego que lee y escribe a través de su netbook. Un referente técnico pedagógico que abraza las bondades y potenciales del mundo digital. Pequeñas y grandes historias recolectadas por el Equipo Seguimiento educ.ar en escuelas entrerrianas.

Conectar Igualdad

La escuela en la web

En una visita a la Escuela Agrotécnica N.° 24, a 20 kilómetros de la ciudad de Concordia —en el paraje Colonia Yerúa—, la directora cuenta: «Aunque todavía son pocos los profes que han integrado regularmente las nuevas tecnologías en sus clases, de a poco, se están animando cada vez más». 

Uno de los proyectos que está empezando es el desarrollo de la página web www.agrotecnica.hostzi.com. La idea es alojar aulas virtuales para que los chicos puedan bajar de la página los contenidos que los docentes suben al servidor escolar. En el futuro, apuntan a que el sitio sea también un canal de comunicación entre la escuela y la comunidad. Por ejemplo, quieren utilizarla para difundir los emprendimientos productivos que realiza la escuela: dulces, quesos, yogures y mieles artesanales. 

Escuela Agrotécnica N° 24 Colonia Yeruá Entre Ríos

Autonomía y equidad en el acceso a bienes culturales

En la misma escuela, conocimos a Marcos, un estudiante ciego. El año pasado, Marcos recibió a través de su escuela la netbook de Conectar Igualdad y un sobre con materiales que se enviaron especialmente para él. En esa entrega, estaba el primer libro de Harry Potter en formato digital. El joven es un apasionado por la lectura y ya va por el cuarto libro de la saga. También le gusta escribir y una de las historias que inventó resultó ganadora en un concurso de cuentos por el Día del Animal. 

Alumnas con sus netbooks

Impulsar el aprendizaje

Sebastián Larrosa tiene 35 años y trabaja como referente técnico escolar (RTE) en la escuela N.° 6 de Villaguay. Participó del Festival Conectar de Concordia, en el taller de diseño de videojuegos. Encuentra que su generación comenzó utilizando lo analógico y viendo televisión blanco y negro, pero que actualmente ha migrado a usar todo lo que es digital. Al reflexionar acerca del taller en el que participó, mencionó que programar un videojuego es una oportunidad para aprender: «Si vos te sentás a programar, vas a hacer un juego, un programa, un procesador de texto, lo que quieras. Ayuda a lograr una concentración en los chicos, y aprender programación te enseña a razonar», comentó Sebastián. 

Ficha

Publicado: 18 de octubre de 2012
Última modificación: 03 de julio de 2013

Audiencia

Área / disciplina

Nivel

Categoria

Modalidad

Formato

Etiquetas

Autor/es

Fuente

Equipo Seguimiento educar

Licencia

Últimos recursos

Para leerles, escuchar  y La mediación en el acceso a la literatura, conversaciones con María Elvira Charria

Con Pablo Bernasconi

Real, de Pablo Bernasconi

Monstruo capilar, Fisicoculturismo, Muchoneta y Magia de regalo, de Pablo Bernasconi

Los mocos, de Pablo Bernasconi