Miguel GalperínMiguel Galperín es un compositor argentino. Actualmente es director del Centro de Experimentación del Teatro Colón (CETC) y docente en la Universidad de Quilmes y el conservatorio Manuel de Falla. Además es coordinador de la Orquesta Digital de Percusión Colectiva en Tecnópolis y tallerista de Música Digital, uno de los talleres del Festival Conectar encargados de promover contenidos y experiencias que introduzcan al arte como herramienta educadora y participativa. 





—¿Cómo es tu mirada sobre la relación música y tecnología?
—El mayor aporte de las TIC a la música tiene que ver con el potencial democratizador. Todas y todos podemos, con las netbooks, tabletas, computadoras, etc., acercarnos a una experiencia musical. Esta experiencia puede ser la de participar en un ensamble musical, como hace el proyecto de la Orquesta Digital que tuvimos en Tecnópolis, y también puede ser la de crear música. Las netbooks también son muy utilizadas sencillamente para escuchar música (normalmente vía mp3). Tenemos entonces en un mismo lugar (las netbooks), y con un nivel de accesibilidad nunca antes visto, las tres áreas de la música: interpretación, creación y escucha. La oportunidad que nos brinda esta facilidad tiene que ver con superar un cierto trauma muy difundido: aquel que dice que solo se puede disfrutar de la música, sobre todo a nivel creación e interpretación, si uno sabe de música. Esto normalmente significa pasar por una serie de instituciones (el conservatorio, y la lectoescritura de las partituras de la música occidental, por ejemplo) que ejercen un alto grado de violencia respecto al disfrute de la música tal como naturalmente nos viene (de las canciones de cuna, del baile, de la música que nos identifica y compartimos con nuestro grupo). Las TIC, y las netbooks, con el éxito de la Orquesta Digital y de los talleres del Festival Conectar, nos muestran otro camino.

Miguel Galperín, tallerista de Música digital

—¿Cuáles son los beneficios de crear música con netbooks?

—La netbook, con las herramientas de software adecuadas, se puede convertir en un estudio de grabación. Y también en una suerte de orquesta que contiene todos los instrumentos (piano, guitarra, batería, trompeta, saxos, etc.). Pero lo más interesante tal vez sea que uno también puede crear sonidos nuevos, totalmente insospechados, instrumentos musicales nuevos, casi. Digo esto por que la ventaja de crear con las netbooks es la ventaja de estar más cerca de una creación que represente este tiempo que vivimos. Cada época tuvo su expresión característica. Sin duda, nuestra época estética tiene como signo la informática, el compartir desde las TIC, la computadora. etc. Desde esta óptica no puedo ver desventajas en el crear desde las netbooks, sería alguien que aspira a un arte de una época pasada, alguien desconectado de lo social.

"El mayor aporte de las TIC a la música tiene que ver con el potencial democratizador".


—Como coordinador de la Orquesta Digital en Tecnópolis y tallerista de Musica Digital, ¿qué resultados ves en los jóvenes?
—Creo que rápidamente los que participan de nuestras actividades se convierten justamente en eso: participantes. Lo interesante es que son participantes de un hecho musical muy significativo: el formar parte de un ensamble musical, con su director, su coordinación, sus grupos de instrumentos, etc. La facilidad con la que accedemos a esta experiencia genera mucha alegría. Creo que esto colabora a entender lo que mencionaba al comenzar: la música, en un sentido mucho más amplio de lo que nos contaban nuestras instituciones tradicionales, está para ser disfrutada, compartida, «participada». En este sentido la música puede ser algo muy significativo en nuestras vidas: herramienta de identidad grupal, espejo para el armado de nuestro propio cuerpo, memoria social, etc. 

Miguel Galperín, tallerista de Música digital

Compartimos un video que muestra el espacio Orquesta digital en Tecnópolis, creado por Miguel Galperín.
Uno de los talleristas de la estación Orquesta, Jorge Giorno, explica en qué consiste el taller y cómo reaccionan los jóvenes frente a ello.