«Me propuse construir un dispositivo que, además de ayudar a los no videntes a identificar los colores, sea económico, fácil de usar, portátil y versátil», explicó Matías Apablaza, estudiante del Instituto Tecnológico del Comahue, provincia de Neuquén, que con tan sólo 15 años creó una herramienta inclusiva para personas no videntes, y resultó ganador de la feria internacional de ciencia de Google.

Compartimos un video realizado por Matías en el que presenta su dispositivo.



Matías se inspiró en las personas no videntes de la asociación Awkinko, que trabajan con macramé y tienen dificultades para reconocer los colores de los ovillos que usan en sus tejidos. Diseñó, programó y ensambló un dispositivo que convierte el color en sonidos asociados que los representan, permitiendo a las personas no videntes identificar los colores.

El joven de 15 años buscaba que su invento fuera portátil y pequeño, fácil de usar y barato, ya que si bien algunos smartphones de gama alta pueden realizar la conversión de colores a sonidos, estos «por su precio no son accesibles a todo el mundo», explicó Matías en una entrevista a Telam.

Así, se dedicó durante el verano a terminar su iniciativa (que ya había presentado -en un estado de menor desarrollo- en la edición 2013 de la feria), y lo presentó en el Google Science Fair 2014, el concurso global que convoca a chicos de entre 13 y 18 años a presentar proyectos que ayuden a resolver problemas locales concretos. A partir de los proyectos presentados, el equipo de Google hizo una preselección de tres y se los giró a un jurado local, integrado por reconocidos investigadores y especialistas en ciencia y tecnología, que determinaron al ganador en función de diversos criterios de evaluación: la relevancia local, la capacidad de inspirar a otros jóvenes científicos, el grado de impacto en el entorno, la pasión demostrada por la ciencia, la excelencia metodológica y las habilidades de comunicación.

«Es en este tipo de trabajos donde vemos cómo la tecnología es un gran igualador de oportunidades y todo el potencial que tiene nuestro país en presentar propuestas creativas e inspiradoras en el terreno de las ciencias», sostuvo Florencia Sabatini, Gerente de Comunicaciones y Asuntos Públicos de Google Argentina.

«Todavía estoy cayendo», se sinceró Matías, que desarrolló su dispositivo utilizando una placa de Arduino, una aplicación incluida en Huayra, y un "pseudolenguaje de C", con una inversión en materiales de poco más de 300 pesos.

Compartimos un video realizado que muestra cómo funciona la herramienta y sus partes.



El joven innvoador, que aprendió a programar a los 9 años viendo videos en Internet, asegura que seguirá mejorando su artefacto. «Ahora sigue agregarle mejoras para identificar billetes y corregir un margen de error de un 5 por ciento en situaciones de extrema luz», sostuvo, y señaló que continuará ampliando la gama de colores que el aparato reconoce.

La edición 2014 de la Google Science Fair incluye también ganadores locales en otros países de Latinoamérica, quienes al igual que Matías recibirán como premio mil dólares.

En tanto, el 22 de septiembre se elegirá un ganador a nivel global entre un grupo de 15 finalistas -cuyos nombres se darán a conocer en agosto-, que será premiado con 50 mil dólares, un viaje a las Islas Galápagos y experiencias en el CERN, Google o el Grupo LEGO, además del acceso por un año a los archivos digitales de la «Scientific American» para la escuela del ganador.

Fuente: Telam