«Bienvenidos a Biophilia, el amor por la naturaleza en todas sus expresiones; desde el más diminuto de los organismos a la más remota e inmensa gigante roja flotando en los confines del universo. Con Biophilia viene una inquieta curiosidad, una necesidad de investigar y descubrir los esquivos lugares donde nos encontramos con la naturaleza, donde ella juega con nuestros sentidos a través de colores y formas, perfumes y olores, el sabor y el tacto salado del viento en nuestras lenguas.

Pero una buena parte de la naturaleza se esconde de nosotros, de manera que nunca podemos verla o tocarla, como el fenómeno, del que podría decirse que nos conmueve más que cualquier otro en nuestra vida diaria: el sonido. El sonido ensamblado por seres humanos, y mostrado con generosidad y emoción, es lo que generalmente llamamos música y, de la misma forma que usamos la música para expresar partes de nosotros que de otra forma quedarían ocultas, también podemos usar la tecnología para hacer visible el lado oculto del mundo.

En Biophilia experimentarás la fusión de estos tres elementos: la naturaleza, la música y la tecnología. Escuchá…, aprendé… y creá. Viajá por el cosmos apoyando tus dedos, presiona en las galaxias y muévete entre sus tres dimensiones. Descubrí las diferentes aplicaciones musicales que esconden las constelaciones y explorá las opciones extra. Si te sentís perdido en el espacio, siempre podés usar el ícono del compás musical para volver a casa. Ahora olvidá el tamaño de tu cuerpo humano y recordá que solo eres una puerta entre lo universal y lo microscópico.

Las fuerzas invisibles que agitan tu esencia y la naturaleza que te abraza es todo lo que hay. Estamos al borde de una revolución que reunirá a los seres humanos con la naturaleza, a través de las innovaciones tecnológicas. Hasta entonces preparate, explorá Biophilia».

Así comienza Biophilia, con esta narración hipnótica en la voz de David Attenborough, el famoso divulgador científico británico que realizó inolvidables documentales sobre la naturaleza para la BBC.

Biophilia

¿Cuál es la relación de la artista Björk con el científico Attenborough, la naturaleza y las nuevas tecnologías?

La respuesta es simple: Björk es una persona con múltiples intereses y un espíritu innovador que siempre la impulsó a asumir desafíos impactantes. Desde pequeña, Björk tuvo un vínculo muy fuerte con la naturaleza y sus criaturas; los paisajes de Islandia —su tierra natal— y el activismo de su madre, una inquieta ecologista, despertaron en Björk muy tempranamente el amor por la tierra, el mar y los animales que los habitan. Además tenía un don para la música, una especie de romance con los sonidos que plasmaría en una carrera ecléctica. Björk visitó diversos géneros musicales y sus composiciones a lo largo de 30 años se caracterizan por la continua innovación y originalidad. Ella nunca se quedó «quieta y cómoda» en una posición de prestigio bien ganado y consolidado, sino que, por el contrario, la curiosidad continuó guiando sus proyectos.

Así nació la última creación de Björk: durante los últimos años, la artista soñó conjugar varias de sus pasiones y preocupaciones en un proyecto multimedia que expresara en diversos formatos e interfaces la relación entre música, ciencia, naturaleza y tecnología. Biophilia, que significa «amor por la vida», es el resultado de un enorme trabajo de investigación, creatividad e innovación de Björk junto a científicos, músicos, desarrolladores de software, especialistas en nuevas tecnologías y educadores de diversas partes del mundo. Todos, dirigidos por la varita de la maga Björk.

Biophilia no es solo un álbum musical, sino, más bien, un «vasto concepto» desplegado en distintos medios. Se trata de una narración expandida en un disco de vinilo, un CD, una serie de videclips musicales, un conjunto de aplicaciones para iPad (tableta) y iPhones (celulares), instrumentos diseñados especialmente para crear sonidos únicos, presentaciones en vivo más intimistas y un programa educativo para niños denominado Biophilia Residency.

Programa Educativo Biophilia para niños

Biophilia es una estrategia narrativa que aprovecha varios frentes para contar la ciencia a través de la música con nuevas tecnologías. Encuentra, por ejemplo, las similitudes espaciales y estructurales entre la formación de los cristales en la naturaleza y los patrones musicales. Ve de qué manera los virus se multiplican como música generativa. Observa que la luna y sus fases —cuando gobierna grandes volúmenes de agua en las mareas— funciona del mismo modo que un secuenciador musical. Nota que las placas tectónicas rozan unas con otras a ritmos susceptibles de ser reproducidos por péndulos o que las corrientes eléctricas generadas por una bobina de Tesla pueden ser interpretadas como acordes y arpegios musicales. Y no olvida que la replicación del ADN dentro del núcleo de las células es similar a una danza con ritmos definidos. Así podríamos continuar indagando en la estrecha vinculación de lo que la naturaleza moviliza diariamente y lo que dibujan las partituras musicales como si se tratara de su espejo sonoro.

Desde niña Björk fantaseaba con la idea de hacer música sin la necesidad de estar supeditada a la formación académica convencional, en otras palabras, la idea de crear jugando, aprender experimentando en contacto directo con la prueba y el error, con las manos en la masa de la música y lo que el mundo nos brinda en la vida cotidiana. Una experiencia completa, integral, basada especialmente en la intuición y en la libertad creativas. El Programa Educativo Biophilia tiene ese espíritu lúdico y sus talleres demuestran que Björk no estaba equivocada.

La experiencia Biophilia en Buenos Aires 

Hacia finales de 2011 se implementó el Programa Educativo Biophilia en Reikiavik, la capital de Islandia, con una excelente respuesta de los estudiantes. En 2012 la artista Björk comenzó la gira mundial de recitales Biophilia. En algunas ciudades especialmente seleccionadas desarrolló (y desarrollará hasta fin de 2012) los talleres educativos para estudiantes de diversos colegios. En el pasado abril le tocó el turno a Buenos Aires. Aquí les presentamos un video en el cual dos docentes de la Argentina: Roberto Pozner y Emilio D. Miler (biólogo y músico respectivamente, convocados por el Programa Biophilia) cuentan cómo vivieron esta experiencia innovadora.