La experiencia de incorporar GeoGebra u otros programas de geometría dinámica en las clases promueve un cambio en la metodología de trabajo. Este docente español nos relata su experiencia.

cariillo.jpg

—¿Cuál fue tu experiencia con GeoGebra? ¿Por qué lo recomendarías a los docentes?

— Antes de conocer GeoGebra, trabajé con otros programas de geometría dinámica, pero a partir de las primeras versiones de este programa dediqué todo mi esfuerzo a conocerlo y sobre todo a difundirlo como alternativa libre y en continuo desarrollo. El docente que se inicia en GeoGebra desde el primer momento puede comenzar a realizar construcciones ya que los requerimientos técnicos son mínimos, lo que significa que desde su inicio está viendo resultados que puede compartir con sus alumnos.

»GeoGebra ha ido incorporando nuevas opciones en cada versión, pero no ha perdido la sencillez inicial, lo cual es un valor muy importante, sobre todo al trabajar con recursos TIC, que siempre están en continua evolución y requieren una actualización permanente.

»No es necesario destacar las bondades de GeoGebra para recomendarlo a los docentes, ya que las descubren a medida que se van adentrando en el trabajo con este software. Basta destacar que es un software libre, en continuo desarrollo, intuitivo y fácil de manejar con el que se pueden trabajar todos los bloques de contenidos del currículum tanto en educación primaria, como secundaria, bachillerato y, por qué no, también en la universidad.

—¿Cuáles creés que son las ventajas de utilizar las TIC en una clase de Matemática?

—La principal ventaja es promover un cambio en la metodología de trabajo, pasando de una metodología estática a una dinámica, acorde con los tiempos actuales, en los que las TIC están presentes en todos los ámbitos de nuestra sociedad.

»Además, el uso de las TIC y de programas como GeoGebra (aunque es evidente que no es el único recurso que debemos incorporar al aula), permite una mayor y variada metodología, en donde el centro de atención ya no son los docentes, sino que estos funcionan como promotores para que los alumnos puedan aprender descubriendo, manipulando, investigando, tanto en grupo como individualmente.

—¿Qué cualidades considerás que debería tener o desarrollar un docente en este momento de la educación?

—Lo que se pide a un docente es que sea dinamizador, que motive a sus alumnos, algo que tradicionalmente viene resultando complicado en matemáticas. Además, el docente debe ser abierto a nuevos métodos y recursos, incorporando todo aquello que ayude a despertar el interés en sus alumnos. Cerrarse a las tecnologías en el sentido más amplio no ayudará, aunque esto signifique incorporar entornos habituales para los alumnos como las redes sociales y también los celulares. Nos puede costar mucho trabajo, pero no se deben ignorar. Algo parecido ocurría hace unos años con las plataformas de videos y sin embargo ahora constituyen un material inagotable para cualquier docente.

—¿Cuál creés que es el desafío de la educación en el futuro?

—Lo importante es formar ciudadanos que sepan valorar el mundo en el que vivimos, que sepan convivir y respetar, independientemente de que tengan más conocimientos o menos de una determinada materia.

»Como docentes de matemáticas tenemos un reto importante, que está costando mucho superar: la enemistad que hay en la sociedad con esta área, considerada como poco útil y alejada de la realidad. Tenemos que transmitir la belleza de esta área al resto de la sociedad, o al menos a nuestros alumnos, para hacerles ver que hay muchas matemáticas en la vida cotidiana y que su conocimiento puede resultar de gran ayuda.

—¿Qué consejos les darías a aquellos docentes que todavía no se atreven a innovar en sus clases?

—Para un docente, innovar es una tarea complicada ya que siempre resulta más fácil hacer lo que habitualmente se viene haciendo y que ya se domina, aunque los resultados no sean los esperados. Cambiar supone un esfuerzo que en ocasiones afronta el docente sin ayuda.

»El docente que desee innovar no debe afrontar este reto de manera individual, debe buscar a otros docentes que le puedan servir de ayuda.

»El principal consejo para un docente que quiera innovar es que no lo dude y que lo intente, siempre con ayuda y compartiendo su experiencia y, por supuesto, sus logros, que seguro serán de ayuda y animarán a otros docentes que están pensando en hacer algo distinto y no se atreven. Cualquier experiencia innovadora se debe compartir.

—Específicamente en Matemática, ¿cuáles son los beneficios de utilizar recursos digitales en las clases?

—No utilizar recursos digitales en este campo supone mantener una forma de enseñanza del siglo pasado. Los alumnos de hoy tienen intereses diferentes que los de hace unos años y, por lo tanto, el no cambiar hará que el interés por esta materia sea aún menor.

»Hay que tener en cuenta que el uso de nuevos recursos debe llevar consigo una revisión de los contenidos que se deben enseñar y, en especial, de cómo enseñarlos. Esto supone una revisión del currículum, añadiendo y suprimiendo contenidos que ya no tiene sentido mantener.

»Y lo más importante, incorporar recursos digitales obligará a un cambio en la metodología de trabajo en el aula que nos llevará a utilizar métodos nuevos y, sobre todo, acordes con la época que nos ha tocado vivir.

Sobre Agustín Carrillo de Albornoz Torres

Es licenciado en Matemáticas por la Universidad de Granada y catedrático de Educación Secundaria de Matemáticas en la Universidad de Córdoba (España). A lo largo de su trayectoria ha impartido cursos de formación, tanto presenciales como a distancia, sobre distintos aspectos relacionados con la enseñanza de las matemáticas y la utilización de las TIC como recurso didáctico en centros de formación del profesorado de toda España, así como en distintas universidades del país. En el 2009 participó en la creación del Instituto GeoGebra de Andalucía, del que actualmente es director. Ha coordinado y participado en cursos de formación convocados por la Organización de Estados Iberoamericanos (OEI).

Además, ha publicado varios libros sobre las posibilidades didácticas de programas de cálculo simbólico (como Derive, Mathematica, Maple), otros de geometría dinámica (como Cabri Géomètre, GeoGebra) y ha escrito artículos para revistas como Suma, Epsilon o Unión, entre otras, relacionadas con las aplicaciones de las TIC a la enseñanza de las matemáticas. Fue nombrado embajador de GeoGebra por el Instituto Internacional de GeoGegra, único europeo de los once nombrados en la actualidad en todo el mundo. 

GeoGebra

Es un software de matemáticas dinámicas para todos los niveles educativos que reúne geometría, álgebra, hoja de cálculo, gráficos, estadística y cálculo en un solo programa fácil de usar. Es también una comunidad en rápida expansión, con millones de usuarios en casi todos los países. GeoGebra se ha convertido en el proveedor líder de software de matemática dinámica, apoyando la educación en ciencias, tecnología, ingeniería y matemáticas (STEM: Science Technology Engineering & Mathematics) y la innovación en la enseñanza y el aprendizaje en todo el mundo.