La primera publicación en YouTube

¿Cuándo se subió el primer video? ¿Cuántas personas consumen a diario la plataforma? ¿Cómo utilizarla con fines educativos? YouTube muestra las transformaciones producidas por la proliferación de dispositivos móviles, el uso cada vez mayor de la web y los nuevos medios de generación y consumo de contenidos. En esta nota recorremos su historia y algunos datos de su actualidad.

Desde su inicio, el 14 de febrero de 2005, la plataforma se ha ido nutriendo con los contenidos que cargan a diario usuarios y usuarias. En 2021 YouTube cuenta con más de dos mil millones de usuarios que miran más de mil millones de horas de video por día, lo que genera miles de millones de vistas. Los tipos de contenido y sus usos también se transformaron a lo largo del tiempo.

Transmítete a tí mismo

YouTube (cuyo lema es broadcast yourself, en español «transmítete a ti mismo/a») va mucho más allá del mero intercambio audiovisual. Desde sus inicios, logró construir una identidad que habla de archivos digitales y memoria, prácticas sociales y experiencias artísticas, registros instantáneos, noticias, tutoriales inéditos, entrevistas a especialistas, temas musicales y películas completas. Cualquier persona usuaria puede crear contenido y compartirlo, ya sea a través de la propia plataforma de YouTube o por enlaces a otras redes sociales como Facebook, Twitter, etc.

El origen de YouTube se remonta a 2005, cuando tres amigos que querían compartir un video se encontraron con grandes dificultades técnicas y decidieron hacer su propia plataforma. Tuvieron una idea simple: crear un lugar en la red donde poder compartir videos públicamente, algo que todavía era virtualmente imposible y que no sospechaban que sería una de las más grandes revoluciones de internet. El 24 de abril de aquel año, realizaron pruebas y publicaron el primer video, Me at the Zoo (Yo en el zoológico), que se convirtió en un éxito. A los pocos meses, la empresa Google adquirió YouTube por una cifra multimillonaria.

En YouTube se encuentran disponibles para el público millones de videos, constituye la mayor biblioteca multimedia del mundo alimentada por las propias personas usuarias, que se registran de manera gratuita. No es necesario registrarse para ver los videos pero sí para tener un entorno personalizado, suscribirse a canales de información o subir material propio. Si bien YouTube no es el único servicio de alojamiento de videos, probablemente sea el más popular en este momento.

El surgimiento de YouTube es entonces uno de los emergentes del proceso de convergencia de medios. Las transformaciones que generó esta convergencia van desde las dinámicas de cambio en las formas de hacer negocios —como respuesta al desarrollo integrado de los contenidos y de las estrategias de las marcas para avanzar a través de diversas plataformas mediáticas—, pasando por el creciente protagonismo de usuarios y usuarias con una participación activa en el diseño y la arquitectura del paisaje mediático, hasta la elección de líderes y la educación formal e informal.

YouTube durante la pandemia por COVID-19

Debido al aislamiento que provocó la pandemia, muchas personas de todo el mundo recurrieron a la tecnología para conectarse y relacionarse con las demás. Esta tendencia también se expresó en YouTube, según las modificaciones que se identificaron en algunos aspectos culturales. Entre los principales cambios, se detectó el surgimiento de nuevos perfiles de «creadores» en YouTube, especialmente adultos y adultas mayores, creadores virtuales (VTubers) y raperos de comunidades originarias; una mayor cantidad de experiencias grupales y comunitarias para conectarse por transmisiones en vivo o para difundir acciones ciudadanas o activistas, por ejemplo; y la búsqueda de estrategias para transitar el distanciamiento social, como por ejemplo aprender habilidades aptas para desarrollar en el contexto de aislamiento (juegos, manualidades, jardinería).

Desde YouTube hacia la educación expandida

Diferentes tipos de «prácticas del hacer» han logrado difusión y popularidad en YouTube: desde la grabación y edición de clips, pastillas o videos cortos hasta la producción, por ejemplo, de mashups o remixados que permiten a cualquier persona combinar y editar, de forma innovadora, materiales de diferentes formatos que existen en la web. La elaboración de un remixado no requiere demasiados conocimientos técnicos y es relativamente fácil de editar y producir. Quienes crean mashups son generalmente personas inquietas que desean combinar de formas nuevas y creativas materiales ya disponibles públicamente en la red. La realización de mashup es una de las máximas expresiones de los conceptos de interactividad y prosumidor (consumidor + productor de contenidos).

La cultura digital se caracteriza por la organización en red, el trabajo colectivo, la convergencia de medios, el copyleft, etc. Además de la educación tradicional, la producción del conocimiento también tiene lugar fuera de los espacios formales y de las instituciones educativas. Por eso es tan importante identificar los nuevos papeles que deben jugar en estos procesos de aprendizaje las iniciativas y proyectos que promuevan en los y las estudiantes sus capacidades creativas e innovadoras.

En este punto es donde pensamos la fuerte conexión entre la idea de personas usuarias productoras y la educación. Quienes estudian participan de manera activa junto a sus pares y a los y las docentes en la construcción de conocimiento como una estrategia de aprendizaje. La utilización de YouTube —y otras plataformas similares— brinda una herramienta y un espacio para producciones que desdibujan fronteras entre las formas artísticas, amplía el alcance de las pantallas y promueve la intersección entre disciplinas a priori separadas departamentalmente. Se trata de la ampliación, en definitiva, de un concepto de educación que trasciende el espacio de las aulas y se expande hacia otros ambientes físicos y virtuales, de un progreso en la búsqueda de nuevas formas de enseñar que incorporen los procesos sociales y comunicacionales que ha generado internet.

A partir de 2020, y en el marco del contexto de la emergencia sanitaria por la COVID-19, la escolaridad se enfrentó a nuevos desafíos para los cuales diseñó estrategias novedosas relacionadas con la virtualidad y los escenarios combinados. En este sentido, las y los docentes renovaron el abanico de recursos para desarrollar sus actividades de enseñanza. A la luz de la Evaluación Nacional del Proceso de Continuidad Pedagógica que realizó el Ministerio de Educación, se detectó que los recursos pedagógicos más utilizados fueron los pódcast o videos disponibles en la web (55%). Si bien no se indagó sobre las plataformas usadas para trabajar con estos videos, es probable que muchos hayan sido compartidos o visualizados por YouTube, dado que es la segunda red social más grande del mundo.

Escuelas, universidades y YouTube

Gran parte de los colegios y universidades tienen presencia en YouTube. Si bien YouTube no es un campus virtual (existen otras aplicaciones web que manejan contenido educativo a la medida de las instituciones o de personas interesadas en brindar cursos), constituye una herramienta valiosa de apoyo a estos campus porque sirve, por ejemplo, de sitio de almacenamiento de videos educativos.

Muchas universidades han tomado ideas de este tipo de servidores de videos y los han empleado para crear sus propias plataformas pensadas para mejorar el rendimiento de los y las estudiantes. Mediante el uso de herramientas tecnológicas es posible compartir videos educativos en alta definición con clases magistrales a distancia, que parecen dar excelentes resultados.

Otros simplemente alojan sus videos en YouTube y mediante herramientas sencillas los visualizan en otros sitios web sin necesidad de alojarlos en su propio servidor. Los enlaces a videos de YouTube pueden ser insertados y así visualizados en blogs y sitios electrónicos personales usando lo que se conoce como API (capa de código que permite insertar o comunicar un programa dentro de otro programa diferente o página web) o incrustando cierto código HTML en la página. Ambas opciones, que parecen complejas, son muy simples, y pueden utilizarse aun sin conocer sobre el tema. Así, mucha gente tiene blogs y publica videos sin haber oído hablar nunca de lo que es una API y o sin haber escrito una línea de código HTML.

Ahora bien, una de las desventajas que presenta YouTube, propia de todo contenido libre en internet, es que los contenidos no siempre son supervisados o realizados por personas idóneas, por lo cual no se garantiza que estén exentos de errores. De ahí la importancia de una buena selección de contenidos y análisis de su procedencia.

educ.ar en YouTube

El canal de YouTube del portal educ.ar se inauguró en 2007 y actualmente posee 110 mil suscriptores y más de 20 millones de visualizaciones. En la cuenta hay disponibles videos sobre diversas temáticas curriculares destinadas a docentes, directivos y estudiantes de los distintos niveles educativos. Además, muchos de los videos publicados están organizados en listas de reproducción creadas según los tipos de contenidos.

Aquí se puede ingresar al canal.

Mi aula: el canal educativo en español de YouTube

Este canal está dirigido a estudiantes y docentes de ciclo básico y orientado en la Argentina. Presenta contenidos escolares organizados por ciclo y asignatura, explicados por especialistas en distintas áreas. Asimismo incluye contenidos alineados a los Núcleos de Aprendizaje Prioritarios (NAP).

Pulsá aquí para navegar el canal.

Fenómeno booktubers

Últimamente se está hablando bastante de los booktubers, una camada de jóvenes lectores y lectoras que, a través de las redes sociales, comparten reseñas de libros en formato video (breves, divertidos y atractivos visualmente). Este fenómeno crece a nivel mundial y continúa la ola de los (ya conocidos) youtubers. Esta es la nota completa: Booktubers: libros, reseñas y videos.

Cinco canales de YouTube de museos latinoamericanos

Los más importantes museos de América Latina cuentan con canales en la red de videos para difundir sus colecciones y actividades. Les presentamos una selección para que puedan utilizar en el aula: Los museos latinoamericanos en YouTube.

Cómo subir un video a YouTube

En este tutorial compartimos los pasos para subir un video a YouTube.

Algunas estadísticas interesantes sobre YouTube:

• YouTube cuenta con más de dos mil millones de personas usuarias activas por mes.
• YouTube es la segunda red social más grande/concurrida del mundo.
• Mil millones de horas de videos se ven en Youtube cada día. 
• Más del 70% de vistas de Youtube se hacen desde dispositivos móviles.
• Las versiones localizadas de YouTube están disponibles en más de 100 países.
• El sitio de YouTube está traducido en 80 idiomas.

 

Fuente de datos: DreamGrow, SocialMediaMarketo, Youtube, Insivia, Freely, ThinkwithGoogle, 360degreeMarketing, Ministerio de Educación de la Nación.

 

Actualizada por Lucila Quiroga el 19 de abril de 2021.

Ficha

Publicado: 21 de abril de 2017
Última modificación: 27 de abril de 2021

Audiencia

Área / disciplina

Nivel

Categoria

Modalidad

Formato

Etiquetas

Autor/es

Licencia

Últimos recursos

«Macacha» Güemes

Martín Miguel de Güemes

Muerte de Martín Miguel de Güemes

Güemes y la guerra de guerrillas

Martín Miguel de Güemes y su ejército de gauchos