1 de Mayo: «La voz de las trabajadoras»

Invitamos a docentes, estudiantes y familias a abordar el Día Internacional del Trabajador y la Trabajadora desde una mirada de género, mediante un afiche, propuestas de actividades para todos los niveles educativos y para conversar en familia, con materiales complementarios que ayudan a repensar nuestro pasado como nación.

 

 

La colección «El género de la patria» es una apuesta para conocer y reflexionar sobre la historia desde una nueva agenda de derechos, una oportunidad para profundizar sobre el nexo entre efemérides y democracia, desde una perspectiva de género. Por esta razón, proponemos pensar las luchas por los derechos de las trabajadoras y los trabajadores considerando que las manifestaciones del 1 de Mayo han sido parte del proceso de conformación del movimiento obrero en nuestro país. Su incorporación temprana en las agendas de organizaciones sindicales pone en evidencia el carácter reivindicativo de sus demandas.

Estas jornadas de lucha y celebración constituyeron, a su vez, un ámbito donde se expusieron las reivindicaciones de las mujeres vinculadas al mercado de trabajo. Estas debieron confrontarse con una serie de situaciones hostiles debido a la doble condición de explotación que experimentaban por su condición de trabajadoras y mujeres. Proponemos, en esta oportunidad, mostrar a través de la biografía de Virginia Bolten y las reivindicaciones manifestadas en el periódico La Voz de la Mujer —una publicación anarquista de fines del siglo XIX— las demandas de las trabajadoras, que fueron parte de la agenda del movimiento obrero y sindical que buscaba mejorar las condiciones de trabajo y ampliar los derechos de la ciudadanía.  

¿Qué pasó el 1 de Mayo?

El 1 de Mayo se celebra en todo el mundo el Día Internacional de los Trabajadores en homenaje a los Mártires de Chicago, un grupo de trabajadores sindicalizados que fueron ejecutados en 1886 en los Estados Unidos. Estas personas exigían una reducción de las horas de trabajo debido a que sus jornadas laborales llegaban a ser de hasta 16 horas. La huelga que realizaron con la intención de mejorar estas condiciones —que comenzó precisamente un 1 de Mayo y contó con la participación de más de 80.000 personas— fue duramente reprimida y algunos de sus dirigentes fueron sometidos a un juicio irregular y condenados a muerte. En 1889 tuvo lugar en París el Congreso Obrero Socialista de la Segunda Internacional, que estableció, en conmemoración de las jornadas de 1886, el 1 de Mayo como el Día Internacional de los Trabajadores, consagrado a las reivindicaciones por mejores condiciones laborales.  

En nuestro país, el primer acto del Día del Trabajador se realizó en 1890, en el Prado Español de Buenos Aires, y contó con la participación de organizaciones obreras —mayormente anarquistas y socialistas— integradas por inmigrantes alemanes, italianos, españoles y portugueses. Desde entonces, cada 1 de Mayo tiene lugar una jornada en la que se manifiestan las demandas de los y las trabajadoras.

Durante las presidencias radicales, entre 1916 y 1928, se sancionaron diversas leyes (de descanso dominical, de regulación del trabajo a domicilio de las mujeres, de conciliación y arbitraje en los conflictos obreros, entre otras) que tendían al mejoramiento de las condiciones laborales de las personas trabajadoras. Por primera vez el gobierno intervenía poniendo algún límite a la patronal. En 1930, durante su segundo mandato, Hipólito Yrigoyen instituyó por decreto el 1 de Mayo como «día de fiesta en todo el territorio de la República».

No obstante, la nueva dinámica del mercado de trabajo tras la crisis internacional de 1929 actualizó las demandas y amplió las bases de la participación sindical, así como las ramas del trabajo. Y durante este período, muchas de estas organizaciones fueron perseguidas por los gobiernos de aquella década. Con la asunción a la presidencia de Juan Domingo Perón en 1946, se fueron concretando algunas de las reivindicaciones de las y los trabajadores, quienes además recibieron reconocimiento en el espacio público, se apropiaron de los símbolos, y se asignó un carácter festivo al 1 de Mayo.

1946 fue el primer año en que autoridades nacionales encabezaron la movilización. En esa ocasión, el presidente Juan Domingo Perón asoció por primera vez la fecha con el emergente movimiento peronista, y la Confederación General del Trabajo enfatizó que se trataba de un «día de sana alegría y verdadero descanso del músculo». En el folleto 1 de Mayo ayer y hoy, publicado en 1949, se expresaba claramente una ruptura con el pasado: «[...] el 1 de Mayo no es ya la fecha propicia al dolor y la desgracia, sino a la alegría. La Fiesta del Trabajo, realizada jubilosamente por quienes trabajan en la edificación de la Patria».

Sin embargo, estos no serían los únicos sentidos atribuidos a aquella jornada. Las disputas sobre el significado del 1 de Mayo no estuvieron exentas de tensiones con los sectores del movimiento obrero que continuaron dándole un carácter combativo. De hecho, los conflictos emergentes entre quienes promovían la celebración y quienes continuaban enfatizando los reclamos por mejores condiciones laborales ponían en el centro del debate el carácter mismo de la conmemoración: ¿se trataba de un día de descanso o de lucha?

En la Argentina el 1 de Mayo es feriado nacional desde 1976, según la Ley N° 21.329.

¿Quién fue Virginia Bolten?

Virgina Bolten nació en 1876 en la ciudad de San Luis, fue una activista anarcofeminista con fuerte presencia en la lucha sindical y política en la Argentina y Uruguay. A los veinte años encabezó la primera manifestación del 1 de Mayo realizada en la ciudad de Rosario, y se convirtió en la primera mujer oradora en una concentración obrera. En aquella jornada, Virgina enarboló una bandera negra con letras rojas (los colores que identificaban al anarquismo) que rezaba «1 de Mayo, fraternidad universal». Durante la movilización, Bolten tomó la palabra para compartir el discurso del programa revolucionario con los y las manifestantes presentes. Sin embargo, su doble condición de rebeldía (ser mujer y anarquista en un acto obrerista) le costó la prisión. Las autoridades la acusaron de atentar contra el orden social existente, debido a la propaganda anarquista que ella hacía entre quienes trabajaban en la Refinería Argentina.

Fotografía en blanco y negro de Virginia Bolten. Archivo General de la Nación.

Virginia Bolten. Archivo General de la Nación.

Su presencia en la escena pública se convirtió en un hito fundamental en la lucha por los derechos de las trabajadoras. Además de ser una de las primeras mujeres en participar como oradora en una concentración obrera, muchas de sus demandas visualizaban el lugar precario de estas en el mundo del trabajo. Defensora fervorosa del ideario anarquista, desde el periódico La Protesta Humana difundió críticas al mercado laboral que lograron permear en la clase trabajadora oprimida.

«Ni dios, ni patrón ni marido» era el eslogan del periódico La Voz de la Mujer, donde Bolten escribió acerca de las injusticias en contra de las trabajadoras. Fue el primer órgano informativo con tendencia feminista y anarquista que circuló entre las mujeres trabajadoras entre 1896 y 1897. El artículo que abría el primer número, «Nuestros propósitos», tenía un tono de manifiesto:

«Y bien: hastiadas de tanto llanto y miseria, hastiadas del eterno y desconsolador cuadro que nos ofrecen nuestros desgraciados hijos, los tiernos pedazos de nuestro corazón, hastiadas de pedir y suplicar, de ser el juguete, el objeto de los placeres de nuestros infames explotadores o de viles esposos, hemos decidido levantar nuestra voz en el concierto social y exigir, exigir decimos, nuestra parte de placeres en el banquete de la vida». (La Voz de la Mujer, enero de 1896, pág. 1).

La identificación de la doble situación de explotación —como trabajadoras y como esposas— ponía de manifiesto aquella condición singular que corporizaban las mujeres. Este periódico fue sumamente original en su carácter de expresión independiente de una corriente feminista fusionada con una orientación revolucionaria y obrera. De La Voz de la Mujerque caracterizaba la típica publicación de la época (pequeña, semiclandestina y efímera), se publicaron solamente nueve números. Su lema confirmaba esta idea: «Aparece cuando puede». Sus redactoras sostenían que era la primera publicación en su tipo en América Latina.

Estos registros no serían los únicos en torno a la causa feminista entre fines del siglo XIX y comienzos del XX. En 1901, por ejemplo, Elvira López presentaría su tesis «El movimiento feminista» para adquirir el grado de doctora en Filosofía por la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Buenos Aires.

El deterioro de la situación social y la carestía de vida promovieron la acción política y sindical hacia fines del siglo XIX, que fue combatida por las elites gobernantes mediante una legislación de carácter represivo. La sanción de la Ley de Residencia en 1902 promovió la deportación de gran cantidad de personas inmigrantes identificadas con el ideario del anarquismo y el socialismo.

Frente a esta impronta represiva, las organizaciones sindicales organizaron campañas de oposición que buscaban infundir confianza en la comunidad activista. En 1903, el Sindicato Portuario celebró sus dos años de existencia con un acto en el Teatro San Martín. Entre las destacadas figuras anarquistas participantes, se encontraba Virginia Bolten. En 1904, Virginia se trasladó a Buenos Aires y formó parte del Comité de Huelga Femenino en el movimiento sindical que, organizado por la Federación Obrera Argentina, movilizó a quienes trabajaban en el Mercado de Frutos porteño.

En 1907, como parte del Centro Femenino Anarquista, Virginia participó junto a otras destacadas mujeres en la Huelga de inquilinos. A raíz de su intervención en este movimiento, se le aplicó la Ley de Residencia y fue expulsada a Uruguay. Desde entonces, Montevideo constituyó su lugar de radicación definitiva. La casa de Virginia en Uruguay se convirtió en una base operativa de las vanguardias libertarias deportadas de la Argentina. Juana Rouco Buela, en su obra autobiográfica Historia de un ideal vivido por una mujer, rememora los esfuerzos y la tenacidad de Bolten en propagar el ideario entre los y las obreras orientales.

Lamentablemente, se ha perdido el último tramo de la vida de Virginia Bolten. De su trayectoria han quedado los testimonios recogidos por los periódicos La Protesta Humana, La Protesta y, en especial, la publicación La Voz de la Mujer, que ella difundió en Rosario junto a sus compañeras de la agrupación «Las Proletarias». La fecha de su muerte no se registra, pero ha legado a la humanidad el derecho a que las trabajadoras desarrollen su actividad en condiciones dignas.

Huelga de inquilinos. Archivo General de la Nación.

Hogar, trabajo y emancipación de las mujeres. Historias en tensión

En esta entrevista, la socióloga Laura Fernández Cordero, investigadora del CONICET y Responsable de Área Académica del CeDinCi/USAM, reflexiona sobre la participación y la representación de las mujeres en las organizaciones sindicales y políticas de fines del siglo XIX y principios del XX. En una historia atravesada por rupturas y continuidades, la entrevista da cuenta de un recorrido que aborda su incorporación en el mundo del trabajo, las violencias hacia las mujeres, los proyectos de emancipación y las discusiones al interior del propio movimiento obrero. La voz pública de las mujeres en estos debates se destaca, hacia 1896, en la publicación de La voz de la mujer.

Sugerencias de actividades

Nivel Inicial

  • Se propone comenzar una conversación en la sala acerca del Día Internacional de los Trabajadores y las Trabajadoras como una fecha para reflexionar sobre los derechos de quienes trabajan. Se puede comenzar con preguntas: ¿qué trabajos conocen?, ¿qué trabajos realizan las personas adultas de sus familias en sus hogares?, ¿cuáles realizan fuera de sus hogares?, ¿conocen a alguien que esté buscando trabajo?

  • Luego, se sugiere ver el video Enseñas: Día del trabajador (1º de mayo), del canal Pakapaka. Se puede pedir a los niños y las niñas que realicen un dibujo acerca de alguno de los trabajos que se mencionaron en la conversación o en el video. Pueden elegir el trabajo que les gustaría hacer cuando sean más grandes y retratarse en él. También podrían dibujar cómo es o cómo se imaginan el trabajo diario de alguien de su familia.

  • Por último, se pueden plantear distintas situaciones en las que los niños y las niñas tengan que jugar roles que representen distintas tareas (por ejemplo, en una oficina, en un supermercado, en la construcción de una casa), y de esta manera abordar el concepto de trabajo sin estereotipos de género. Una buena idea es compartir antes el video sobre oficios y profesiones de la serie Enseñas de Pakapaka.

Nivel Primario

Primer ciclo

  • Se sugiere comenzar una conversación acerca del Día Internacional de los Trabajadores y las Trabajadoras como una fecha para reflexionar sobre los derechos de quienes trabajan. Se puede comenzar con las siguientes preguntas: ¿qué trabajos conocen?, ¿qué trabajos hacen las personas adultas de sus familias en sus hogares?, ¿cuáles realizan fuera de sus hogares?, ¿conocen a alguien que esté buscando trabajo?, ¿por todos los trabajos realizados se recibe un pago o salario a cambio? Posteriormente, se puede hacer un listado en un afiche de los distintos trabajos que conocen y diferenciar cuáles son los que se efectúan en los hogares para el sostenimiento de la vida familiar (tareas de cuidado) y los que se llevan a cabo fuera, e identificar quiénes los realizan.

  • Luego, se propone ver La asombrosa excursión de Zamba con los trabajadores de Latinoamérica como disparador para conversar acerca de los derechos de quienes trabajan, y analizar la lucha de las mujeres que muestra el video. Se recomienda, antes de ver el video, hacer un registro a modo de «lluvia de ideas» de cuáles son los derechos de las trabajadoras y los trabajadores en nuestro país para después confrontarlo con la información nueva que brinda el recurso.

  • Por último, se sugiere realizar una dinámica de «dígalo con mímica» con los trabajos que realizan sus familias —tanto dentro como fuera de sus hogares— o que les gustaría hacer de más grandes, y establecer un vínculo con los derechos de las y los trabajadores de la actividad anterior. Como disparador se puede utilizar también el siguiente video de Pakapaka sobre el Día del Trabajador.

Segundo ciclo

  • El 1 de Mayo se conmemora, desde 1890, el Día Internacional de los Trabajadores y las Trabajadoras. Se propone que los y las estudiantes indaguen y reflexionen sobre el significado de dicha fecha y la importancia de la lucha histórica de las personas para lograr condiciones de vida y de trabajo dignas. Esta preguntas pueden guiar la actividad: ¿Por qué se eligió esta fecha para conmemorar el día de las trabajadoras y los trabajadores? ¿Qué reclamaban los obreros norteamericanos en 1886? ¿Qué sucedió con dichas protestas? ¿Por qué resulta importante que quienes trabajan se organicen y reclamen por mejores condiciones laborales? ¿Eran iguales las condiciones laborales de aquella época a las de hoy? ¿Qué derechos han conquistado los trabajadores y las trabajadoras a lo largo de la historia? ¿Qué derechos se reclaman hoy?

  • Más allá de que las mujeres se han dedicado continuamente a diferentes quehaceres, su inclusión en el mundo del trabajo formal siempre resultó dificultosa. Sufren, en muchos casos, la desigualdad por su doble condición de mujeres y trabajadoras, y cargan además con el peso social de ser quienes deberían llevar adelante las tareas hogareñas y de crianza de sus hijos e hijas. En este sentido, se propone observar el afiche e investigar sobre la figura de Virginia Bolten, la primera mujer en tomar la palabra en una concentración obrera en nuestro país un 1 de Mayo, quien dedicó su lucha a visibilizar las injusticias del mundo del trabajo, en especial las sufridas por las mujeres. Estas preguntas pueden orientar la búsqueda y el análisis: ¿Por qué fue tan importante e inusual que una mujer alzara su voz en el marco de una manifestación obrera? ¿Cuál fue su aporte a los movimientos obrero y feminista de incipiente creación y organización? ¿Qué peso tuvo hacia fines del siglo XIX y principios del XX el anarquismo en nuestro país? ¿Cuál fue la reacción del Estado nacional frente a las protestas de dichos movimientos? ¿Cuáles fueron las primeras organizaciones de trabajadores en la Argentina? ¿Cuáles fueron las primeras leyes de regulación del trabajo asalariado que otorgaron derechos a las trabajadoras y los trabajadores en nuestro país?

  • Virginia Bolten también participó de la Huelga de inquilinos de 1907, un movimiento popular contra la suba de los alquileres en las casas de inquilinato de la Ciudad de Buenos Aires y otras ciudades argentinas, popularmente denominadas «conventillos». Se sugiere que los y las estudiantes indaguen sobre este suceso que evidenció las precarias condiciones de vida y de trabajo de miles de personas, en su mayoría inmigrantes, en un contexto de fuerte expansión del modelo agroexportador en nuestro país. ¿Quiénes participaron de las protestas? ¿Qué reclamaban? ¿Cómo vivían los sectores populares en las grandes ciudades en aquella época? ¿Cómo eran sus condiciones laborales?

  • Por último, se propone que escriban un relato sobre cómo es el día de una trabajadora, tomando como referencia a una mujer que conozcan. La idea es que tengan en cuenta las dificultades y desafíos que atraviesa cada día, cómo vive, cómo son sus tiempos, sus responsabilidades y ocupaciones más allá de sus horas de trabajo formal.

Nivel Secundario

  • Luego de observar el afiche, se propone que los y las estudiantes indaguen sobre la historia de vida de Virgina Bolten y sus postulados, una mujer que rompió los cánones de su época con su activismo anarquista y feminista, que la llevó a protagonizar numerosas protestas obreras y a denunciar las injusticias del mundo del trabajo en varias publicaciones, entre ellas el periódico La Voz de la Mujer.
     
  • Hacia fines del siglo XIX en la Argentina, las mujeres no podían votar, ni divorciarse, ni querellar ante tribunales, ni suscribir documentos públicos. Tampoco tenían la potestad de sus hijos e hijas ni derechos sobre sus bienes patrimoniales. Sin embargo, eso no detuvo a las primeras feministas en sus luchas y reclamos, que se expresaban sobre todo a través de periódicos y revistas anarquistas, socialistas y comunistas. La mayoría de las redactoras de La Voz de la Mujer eran españolas o italianas. Escribían sobre la opresión de las mujeres en el ámbito laboral y lo que llamaban la «esclavitud doméstica»: «Si vosotros queréis ser libres, con mucha más razón nosotras; doblemente esclavas de la sociedad y del hombre», planteaban en la segunda edición.
    La aparición de esta publicación feminista y anarquista fue acompañada por una oposición sustancial. El primer número de La Voz de la Mujer provocó, aparentemente, una hostilidad considerable, ya que en el número siguiente las redactoras atacaban las actitudes antifeministas predominantes entre los hombres del movimiento en términos muy claros:

«Cuando nosotras (despreciables e ignorantes mujeres) tomamos la iniciativa de publicar "La Voz de la Mujer" ya lo sospechábamos ¡oh modernos cangrejos! que vosotros recibiríais con vuestra macanística y acostumbrada filosofía nuestra iniciativa porque habéis de saber que nosotras las torpes mujeres también tenemos iniciativa y ésta es producto del pensamiento; ¿sabéis? también pensamos.
Apareció el primer número de "La Voz de la Mujer", y claro, ¡allí fue Troya! "nosotras no somos dignas de tanto, ¡cá! no señor", "¿emanciparse la mujer?" , "¿para qué?", "¿qué emancipación femenina ni que ocho rábanos?", "¡la nuestra!", "venga la nuestra primero, y luego, cuando nosotros, los hombres, estemos emancipados y seamos libres, allá veremos"».

  • A partir de la lectura de este fragmento y de la indagación sobre la figura de Virginia Bolten, se sugiere un trabajo de análisis y reflexión que tenga en cuenta las siguientes preguntas: ¿Cómo vinculan estas denuncias con la lucha contra el movimiento de mujeres en la actualidad? ¿Cuáles son los principales obstáculos que enfrentan? ¿Qué otras mujeres conocen que han luchado por los derechos de las trabajadoras y los trabajadores? ¿Las mujeres siguen siendo relegadas social y laboralmente? ¿Cómo se evidencia esta situación en la actualidad? ¿Sobre qué cuestiones pasan mayoritariamente los reclamos del movimiento de mujeres en nuestro país?
     
  • Por último, se propone un ejercicio de intercambio y debate en relación con el sentido actual de la conmemoración/celebración del 1 de Mayo, teniendo en cuenta la larga historia de luchas del conjunto del movimiento obrero y el cruce con el movimiento feminista, que surge a raíz de la incorporación masiva de las mujeres en el ámbito laboral. Es importante comprender que los derechos son conquistas sociales, fruto de la lucha y resistencia de dichos movimientos, y que nada se ha logrado sin la organización y la denuncia de la desigualdad y las injusticias que han sufrido sobre todo los sectores populares a lo largo de nuestra historia. Se sugiere, en esta línea, un trabajo de escritura que refleje estas reflexiones y que exprese lo que significa para cada estudiante el 1 de Mayo, Día Internacional de los Trabajadores y las Trabajadoras.

Para conversar en familia

Conversar en familia sobre el 1 de Mayo, fecha en la que celebramos el Día Internacional de los Trabajadores y las Trabajadoras, es una oportunidad para establecer un diálogo entre generaciones y reflexionar sobre la vida en común, las nociones de patria, trabajo y el lugar de las mujeres en el ámbito laboral. Los y las invitamos a acompañar a niños, niñas y jóvenes en la realización de las actividades propuestas por nivel.

Como el pasado siempre se piensa en tiempo presente, el abordaje de la historia argentina incorpora preguntas y problemáticas que nos atraviesan hoy como sociedad. A continuación, se proponen algunas actividades para realizar en familia y conversar sobre nuestra historia, incorporando una mirada de género.

  • Para los/las más pequeños/as, se sugiere conversar acerca del Día Internacional de los Trabajadores y las Trabajadoras como una fecha para reflexionar sobre los derechos de quienes trabajan. Se puede comenzar con preguntas: ¿Qué trabajos conocen? ¿Qué trabajos realizan las personas adultas de sus familias en sus hogares? ¿Cuáles llevan a cabo fuera de sus hogares? ¿Conocen a alguien que esté buscando trabajo? ¿Por todos los trabajos realizados se recibe un salario a cambio? Se puede hacer un listado en un afiche de los distintos trabajos que conocen y diferenciar cuáles son los que se hacen en las casas para el sostenimiento de la vida familiar (tareas de cuidado) y los que se realizan afuera, y ver quiénes los realizan.
     
  • Por otro lado, se propone que indaguen y reflexionen sobre el significado del Día Internacional de los Trabajadores y las Trabajadoras, y la importancia de la lucha histórica de las personas para lograr condiciones de vida y de trabajo dignas. Estas son algunas preguntas para guiar la actividad: ¿Por qué se eligió esta fecha para conmemorar este día? ¿Qué reclamaban los obreros norteamericanos en 1886? ¿Qué sucedió con dichas protestas? ¿Por qué resulta importante que los trabajadores y las trabajadoras se organicen y reclamen por mejores condiciones laborales? ¿Eran iguales las condiciones laborales en aquella época a las de hoy? ¿Qué derechos han conquistado los trabajadores y las trabajadoras a lo largo de la historia? ¿Qué derechos se reclaman hoy?
     
  • Para los y las más grandes, se propone que observen el afiche e indaguen sobre la historia de vida de Virgina Bolten y sus postulados, una mujer que rompió los cánones de su época con su activismo anarcofeminista, que la llevó a protagonizar numerosas protestas obreras y a denunciar las injusticias del mundo del trabajo en varias publicaciones, entre ellas el periódico La Voz de la Mujer. ¿Por qué fue tan importante e inusual que una mujer alzara su voz en el marco de una manifestación obrera? ¿Cuál fue su aporte a los movimientos obrero y feminista de incipiente creación y organización? ¿Qué peso tuvo hacia fines del siglo XIX y principios del XX el anarquismo en nuestro país? ¿Cuál fue la reacción del Estado nacional frente a las protestas de dichos movimientos? ¿Cuáles fueron las primeras organizaciones de trabajadores en la Argentina? ¿Cuáles fueron las primeras leyes de regulación del trabajo asalariado que otorgaron derechos a los trabajadores y las trabajadoras en nuestro país?
     
  • Por otra parte, Virginia Bolten también participó de la Huelga de inquilinos de 1907, un movimiento popular contra la suba de los alquileres en las casas de inquilinato de la ciudad de Buenos Aires y otras ciudades argentinas, popularmente denominadas «conventillos». Se sugiere que las y los jóvenes indaguen sobre este suceso que evidenció las precarias condiciones de vida y de trabajo de miles de personas, en su mayoría inmigrantes, en un contexto de fuerte expansión del modelo agroexportador en nuestro país. ¿Quiénes participaron de las protestas? ¿Qué reclamaban? ¿Cómo vivían los sectores populares en las grandes ciudades en aquella época? ¿Cómo eran sus condiciones laborales?

Materiales complementarios

Compartimos algunos materiales para enriquecer y complementar esta propuesta exploratoria para pensar el Día Internacional de los Trabajadores y las Trabajadoras.

La asombrosa excursión de Zamba con los trabajadores de Latinoamérica, del canal Pakapaka: Zamba viaja en el tiempo junto a Lula da Silva a lo largo del siglo XX para que conozcamos los movimientos obreros de América Latina. Aprenderemos sobre las asombrosas vidas María Elena Álvarez y Jesús Menéndez Larrondo, sindicalistas; viajaremos hasta la Central Obrera Boliviana, junto a Juan Lechín y Simón Reyes; y conoceremos el Partido de los Trabajadores en Brasil.

Testigo de una época. Biografías / Virginia Bolten, canal Encuentro. Un recorrido por las trayectorias de personajes relevantes de la historia argentina que tuvieron algo en común: trascendieron a su época con su voluntad de cambio y la ambición de ampliar los límites establecidos. Cada uno persiguió una utopía.

«Mujeres trabajadoras» y «Mujeres impresas», capítulos de Pioneras. Mujeres que hicieron historia, canal Encuentro. Desde el origen mismo de la Argentina, las mujeres vienen luchando por la paridad de género, por sus derechos sociales y políticos, y para frenar los femicidios. Retratos de ocho pioneras de los movimientos de mujeres: escritoras, profesionales, militantes y viajeras que desafiaron los mandatos y leyes de su época. Con la actuación de Muriel Santa Ana y la participación de destacadas investigadoras e historiadoras.

Ni dios, ni patrón, ni marido, documental de Laura Mañá, 2010. La película narra los hechos que culminaron en la creación de La Voz de la Mujer, en 1886, el periódico anarcofeminista desde el cual un grupo de pioneras bregaba por el amor libre, la igualdad de derechos y el fin de toda dominación cuando aún no despuntaba el siglo XX.

«Orígenes del movimiento obrero (primera parte)» y «Movimiento obrero (segunda parte)», en Historia de un país, canal Encuentro. Los principales procesos económicos, políticos, sociales y culturales de nuestro país, desde sus inicios hasta su historia más reciente. A través de ilustraciones animadas, archivo histórico y fotografías emblemáticas de distintas épocas, nos acercamos a diferentes momentos que han sido claves en el desarrollo de la Argentina y que proponen un punto de partida para el debate y la reflexión.

«María y Elizabeth. Por mejores tiempos», en Un trabajo particular, canal Encuentro. El trabajo en casas particulares es una fuente de ingresos que congrega a un millón de mujeres en nuestro país. Las experiencias y relatos de trabajadoras en diferentes regiones de la Argentina nos permiten conocer no solo sus historias personales, sino también las necesidades y particularidades de esta modalidad laboral regulada desde 2013 por la Ley 26844. Ciclo coproducido junto con el Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social de la Nación, y la Superintendencia de Riesgos del Trabajo.

 

 

 

Ficha

Publicado: 26 de abril de 2021
Última modificación: 05 de junio de 2021

Audiencia

Área / disciplina

Nivel

Categoria

Modalidad

Formato

Etiquetas

Autor/es

Licencia

Últimos recursos

«Macacha» Güemes

Martín Miguel de Güemes

Muerte de Martín Miguel de Güemes

Güemes y la guerra de guerrillas

Martín Miguel de Güemes y su ejército de gauchos