Detectives de la energía: la energía de tu hogar

¿Alguna vez te detuviste a pensar en la cantidad de energía que circula por tu hogar? Te proponemos identificar qué tipos de energía consumís día a día y pensar para qué son utilizados. Además, utilizaremos las facturas de los servicios energéticos para conocer cuánta energía demanda tu hogar. Este recurso fue elaborado por la Secretaría de Energía del Ministerio de Desarrollo Productivo de la Nación en el marco de Seguimos Educando.

La energía puede ser clasificada en primaria o secundaria, en función de si ha sufrido un proceso de transformación, o no. Esto es, la energía que consumimos en nuestro hogar, es en su mayoría, energía secundaria, ya que se trata de energía primaria que tuvo que adecuarse para que podamos consumirla. Los ejemplos más comunes pueden ser: acondicionar el gas natural, a través de un proceso especial que se realiza en las refinerías, para obtener garrafas de gas licuado o transformándolo en electricidad.

Te proponemos identificar cuáles tipos de energía secundaria utilizan en tu hogar y en qué actividades se utiliza. Recordamos para ello los principales tipos de energía secundaria son: electricidad, gas natural o de garrafa y leña, carbón vegetal u otros.

Te proponemos listar en una hoja el/los tipo/s de energía secundaria que se consume/n en tu hogar y las actividades o acciones que se realizan a través de cada uno de ellos. Por ejemplo:

Electricidad: iluminar, cargar el celular, conservar alimentos, ver televisión, lavar la ropa, escuchar música. 

Gas: cocinar, calentar el agua, calefaccionar el ambiente.

Para realizar la siguiente actividad te recomendamos pedir ayuda a un adulto: Si contás con la última factura de los servicios energéticos: electricidad (kWh) y gas (m3), te proponemos identificar el consumo de cada uno. 

Te sugerimos buscar en la web el nombre de la distribuidora seguido de cómo leer la factura, para facilitar la lectura de la misma.

En el caso de que utilices gas en garrafa, podes contabilizar la cantidad de garrafas que utilizan por mes y el peso de las mismas. Y si consumís leña y/o carbón vegetal, la cantidad de kg al mes.

Nota: es importante advertir, que ni m3, ni kg, son unidades energéticas. Sino que se puede deducir una cantidad de energía asociada a la combustión de dichas sustancias.

Luego, te proponemos reunir información de varias facturas de los servicios energéticos, si es posible las correspondientes a 1 año completo de consumo. Luego, en la misma hoja que utilizaste para describir los tipos de energía y el uso que le das a cada uno, graficar cuánta energía se consumió en  tu hogar en cada período (es importante que consideres si se trata de períodos bimestrales por ejemplo). Siguiendo con el ejemplo anterior:

Electricidad: iluminar, cargar el celular, conservar alimentos, ver televisión, lavar la ropa, escuchar música. 

Gas: cocinar, calentar el agua, calefaccionar el ambiente.

Para pensar: ¿usamos la misma cantidad de energía en todos los períodos? Si la respuesta es no ¿a qué crees que se deben las variaciones? ¿qué meses incluyó cada período?

Ahora que conoces cuánta energía se consume en tu hogar ¿te animás a conocer cómo se consume? Para seguir investigando te invitamos a hacer la actividad «Detectives de la energía: desenmascarando los consumos».

 

Ficha

Publicado: 24 de abril de 2020
Última modificación: 27 de abril de 2020

Audiencia

Área / disciplina

Nivel

Categoria

Modalidad

Formato

Etiquetas

Autor/es

Otros contribuyentes

Licencia

Últimos recursos

Entrevista a Nora Stutman, profesora de Ciencias Naturales

Entrevista a Pablo Bertinat, especialista en energías renovables

Nostalgias de la risa

Primaria 4° y 5°

Nivel Inicial