27 de enero: Día Internacional de Conmemoración en Memoria de las Víctimas del Holocausto

La fecha conmemora la liberación del campo de concentración y exterminio nazi de Auschwitz-Birkenau ocurrida en 1945 con la llegada de las tropas soviéticas. Recordar a las víctimas, honrarlas, implica también recuperar las formas de resistencia que desplegaron ante el horror nazi.  

 

¿Qué pasó durante el Holocausto?

Durante la Segunda Guerra Mundial, el régimen nazi y sus colaboradores asesinaron a seis millones de judíos —hombres, mujeres y niños— en un intento de aniquilar sistemáticamente a la comunidad judía de Europa. Asimismo, movidos por su ideología racista, persiguieron y mataron a millones de personas de otros grupos: gitanos (Roma y Sinti), personas con discapacidad, opositores políticos, homosexuales.

El mayor campo de concentración fue el de Auschwitz-Birkenau, ubicado a unos 40 kilómetros de Cracovia (Polonia). Desde su apertura, en mayo de 1940, murieron allí entre 1,5 y 2,5 millones de personas. Durante el tiempo que funcionó, además de judíos, llegaron otros prisioneros de guerra que eran obligados a trabajar para el régimen de Hitler. De ahí que en la puerta de entrada hubiera una inscripción que proclamaba en alemán: «Arbeit macht frei», es decir, «el trabajo nos hace libres». En 1979 el lugar fue declarado patrimonio de la humanidad por la Unesco y hoy funciona como un sitio de memoria emblemático a nivel mundial. 


¿Cuáles fueron las formas de la resistencia?

Durante un largo período, la historiografía dedicada al estudio del Holocausto puso el acento en el exterminio de los judíos y otros grupos considerados subalternos, en detrimento de la acción que diversos actores desplegaron contra el nazismo. No obstante, en los últimos años hubo una reinterpretación respecto de las formas que adquirió la resistencia contra ese régimen. 

Si bien en las condiciones de vida implementadas al interior de los guetos y campos de exterminio resultaba prácticamente imposible oponerse a las fuerzas nazis, los historiadores señalan que la resistencia se hacía presente en diversas formas. 

1. La resistencia armada

Uno de los emblemas de la resistencia judía contra el nazismo fue el Levantamiento del Gueto de Varsovia, que comenzó el 19 de abril de 1943 y encontró entre sus motivaciones el rechazo a la deportación masiva de judíos hacia los campos de exterminio. Los miembros de los diversos movimientos juveniles judíos se enfrentaron y pusieron en jaque a las fuerzas alemanas. El enfrentamiento duró aproximadamente un mes y concluyó con la ejecución de la mayor parte de los rebeldes. No se trató de la única acción armada desplegada por los prisioneros judíos: se registran más levantamientos en guetos y campos de exterminio. En 1944, por ejemplo, uno de los crematorios de Auschwitz-Birkenau, fue parcialmente destruido por un grupo de prisioneros judíos.

Una carta

"Es imposible expresar con palabras lo que hemos vivido. Una cosa queda clara, lo que ocurrió ha sobrepasado nuestros sueños más audaces. Dos veces los alemanes se escaparon del gueto. Una de nuestras compañías resistió 40 minutos, y otra más de 6 horas. La mina que se instaló en la región de las fábricas de cepillos estalló. Varias compañías nuestras atacaron a los alemanes que huían.


Las pérdidas de nuestras fuerzas son mínimas. También esto es un éxito. Lejiel cayó heroicamente con su ametralladora. Siento que ocurren cosas importantes y lo que hemos osado hacer tiene una importancia grande, inmensa. (…)


Es imposible describir las condiciones de vida actuales de los judíos del gueto. Sólo una minoría podrá resistir. El resto morirá tarde o temprano. Su destino está ya sellado. En casi todos los escondrijos donde se esconden millares de personas, no es posible ni encender una vela por falta de aire.


Gracias a nuestro radio, hemos oído un maravilloso relato sobre nuestro combate, emitido por la estación de radio “Shavit”. El hecho de que se acuerden de nosotros afuera del gueto nos da aliento en nuestra lucha. ¡Que la paz sea contigo, amigo mío! ¡Tal vez nos podamos encontrar de nuevo! He logrado transformar el sueño de mi vida en realidad. La auto-defensa del gueto ha sido una realidad. La resistencia armada judía y la venganza son hechos. He sido testigo del magnífico y heroico combate de los combatientes judíos.”  

Mordejai Anielewicz, Comandante de la Rebelión del Gueto de Varsovia, 23 de abril de 1943.

Mordejai Anielewicz

2. La resistencia “pasiva”

Las formas de resistencia pasiva también son reivindicadas como una toma de conciencia en condiciones de extrema supervivencia. Estas formas –pasivas y/o simbólicas- incluyen los rezos y las ceremonias religiosas a escondidas, las clases dadas a niños y las manifestaciones artísticas. 

Un diario íntimo

Varsovia, 12 de Julio de 1940

Hay ahora gran número de escuelas ilegales y cada día se multiplican. El pueblo estudia en buhardillas y sótanos y en el plan de estudios figuran todas las materias, incluso latín, griego, inglés y hebreo. … dos veces a la semana las clases se dictan en nuestra casa, la cual es un lugar relativamente seguro porque mi madre es ciudadana norteamericana. Estudiamos todas las materias y hemos organizado un laboratorio de química y física utilizando vaso y ollas de nuestra cocina, en vez de tubos de ensayo. Nuestras discusiones sobre literatura polaca son muy apasionadas al aprender sobre los grandes poetas polacos, Mickiewicz, Slowacki y Wyspianski y quienes profetizaron el desastre actual. Todos repiten la famosa cita de Las Bodas de Wyspianski:  El rústico campesino tenía un cuerno de oro.  Ahora que te ha dejado, sólo tiene un cordel.
...los maestros ponen su corazón e inteligencia en la enseñanza y los alumnos estudian con ejemplar diligencia. No hay malos alumnos. El carácter ilegal de la enseñanza y el peligro que nos amenaza cada minuto nos reviste de una rara seriedad. La antigua distancia entre maestros y alumnos ha desaparecido: somos camaradas de armas mutuamente responsables.
Es difícil conseguir textos, su venta es oficialmente prohibida. Tomamos nota en clase y aprendemos de memoria… A pesar de las dificultades recibimos el diploma de grado. Los alumnos fueron examinados por separado y todos sin excepción pasamos el examen. Los diplomas no fueron emitidos, como en otros tiempos, por el Ministerio de Educación, sino por la dirección del Colegio ilegal e impresos en hojas ordinarias de papel que llevaban las firmas de todos los profesores. … con lágrimas en los ojos, el director pronuncio el discurso de costumbre dirigido a los nuevos bachilleres así como a toda la juventud de Polonia, especialmente la judía, que abandona la escuela sin ninguna perspectiva para el futuro, salvo convertirse en esclava de un campo de trabajo nazi”.

Varsovia 29 de octubre de 1941 
 

“Hoy fui con Romek al estreno de una obra en el teatro Femina. Es una comedia musical que trata de la vida actual en el ghetto titulada: "El amor busca un apartamento". Hasta la epidemia de tifus es tema de chistes. Se ríe a través de las lágrimas, pero se ríe. Es nuestra única arma en el ghetto: nuestro pueblo se ríe de la muerte y de los decretos nazis. El humorismo es la única cosa que los nazis no pueden comprender”.

Berg Mary, El ghetto de Varsovia. El diario de Mary Berg, Hemisferio, Buenos Aires, 1945

 


 

Unas memorias

“Tengo que confesarlo: después de una única semana en prisión noto que el instinto de la limpieza ha desparecido en mí. Voy dando vueltas bamboleándome por los lavabos y aquí está Steinlauf, mi amigo de casi cincuenta años, a torso desnudo, restregándose el cuello y la espalda con escaso fruto (no tiene jabón) pero con externa energía. Steinlauf me ve y me saluda, y sin ambages me pregunta con severidad por qué no me lavo. ¿Por qué voy a lavarme? ¿Voy a estar mejor de lo que estoy? ¿Voy a gustarle más a alguien? ¿Voy a vivir un día más, una hora más? Incluso viviré menos, porque lavarse es un trabajo, un desperdicio de energía y calor. ¿No sabe Steinlauf que después de media hora cargando sacos de carbón habrá desaparecido cualquier diferencia entre él y yo? Cuanto más lo pienso, más me parece que lavarse la cara en nuestra situación es un acto insulso, y hasta frívolo: una costumbre mecánica, o peor, una lúgubre repetición de un rito extinguido. (…)


Pero Steinlauf me hace callar. Ha terminado de lavarse, ahora se está secando con la chaqueta de tela que antes tenía enroscada entre las piernas y que luego va a ponerse, y sin interrumpir la operación me da un lección en toda regla. He olvidado hoy, y lo siento, sus palabras directas y claras, las palabras del que fue el sargento Steinlauf del Ejército austro-húngaro, cruz de hierro en la guerra de 1914-1918. Lo siento porque tendré que traducir su italiano inseguro y su razonamiento sencillo de buen soldado a mi lenguaje de incrédulo. Pero este era el sentido, que no he olvidado después ni olvidé entonces: que precisamente, como el Lager (campo de exterminio) es una gran máquina para convertirnos en animales, nosotros no debemos convertirnos en animales; que aun en este sitio se puede sobrevivir, y por ello se debe querer sobrevivir, para contarlo, para dar testimonio; y que para vivir es importante esforzarse por salvar al menos el esqueleto, la armazón, la forma de civilización. Que somos esclavos, sin ningún derecho, expuestos a cualquier ataque, abocados a una muerte segura, pero que nos ha quedado una facultad y debemos defenderla con todo nuestro vigor porque es la última: la facultad de negar nuestro consentimiento. Debemos, por consiguiente, lavarnos la cara sin jabón, en el agua sucia, y secarnos con la chaqueta. Debemos dar betún a los zapatos no porque lo diga el reglamento sino por dignidad y por limpieza. Debemos andar derechos, sin arrastrar los zuecos, no ya en acatamiento de la disciplina prusiana sino para seguir vivos, para no empezar a morir.”

Levi, Primo, Si esto es un hombre, Buenos Aires. Muchnik, 2002


 
Llegada de un convoy de judíos a la terminal ferroviaria de Auschwitz-Birkenau
 

3. La resistencia solidaria


La resistencia al nazismo no sólo provino de las poblaciones afectadas, sino también de ciudadanos alemanes o de los territorios ocupados, quienes aún a riesgo de perder su propia vida, llevaron adelante diferentes acciones, desde combatir hasta ayudar a las víctimas a esconderse o escapar. Desde 1963, la Escuela Internacional para el Estudio del Holocausto, Yad Vashem, estableció un programa de reconocimiento de aquellos hombres y mujeres que durante los años del nazismo salvaron judíos de la persecución y el exterminio. Al día de hoy son casi 27000 personas las homenajeadas por haberse comprometido en la defensa y salvataje de aquellos cuyas vidas estaban en peligro.

Una historia de vida

Al estallar la Segunda Guerra Mundial, Irena Sendler era una trabajadora social de 29 años, empleada en el Departamento de Acción Social de la municipalidad de Varsovia. Luego de la ocupación alemana el departamento continuó atendiendo a un gran número de pobres y desposeídos en la ciudad. Irena Sendler utilizó su puesto de trabajo para ayudar a los judíos, aunque ello se convirtió en prácticamente imposible una vez que el gueto fuera sellado en noviembre de 1940. Cerca de 400.000 personas habían sido conducidas a la pequeña área asignada al gueto y muy pronto su situación se volvió intolerable.


Irena Sendler, corriendo un enorme peligro a nivel personal, ideó formas de introducirse en el gueto. Consiguió obtener un permiso de la municipalidad que le permitía entrar al gueto a inspeccionar las condiciones sanitarias. Una vez dentro del gueto, estableció contacto con los activistas de la organización de bienestar judío y comenzó a ayudarlos. Asistió a judíos a pasar clandestinamente a la parte aria de la ciudad y les consiguió escondites.


Sendler, cuyo nombre clandestino era Jolanta, utilizó sus contactos con orfanatos e internados para niños abandonados para enviar allí a los niños judíos. Muchos de ellos fueron enviados al Orfanato Rodzina Marii (Familia de María) en Varsovia, y a instituciones religiosas regenteadas por monjas en la cercana Chomotow, y en Turkowice, cerca de Lublin. Se desconoce el número exacto de niños salvados por Sendler y sus compañeros.


El 20 de octubre de 1943 Sendler fue arrestada. Logró ocultar evidencias incriminatorias, tales como las direcciones en código de los niños a cargo de Zegota, así como grandes sumas de dinero a pagar a aquellos que ayudaban a los judíos. Fue sentenciada a muerte y enviada a la tristemente célebre prisión de Pawiak, pero activistas clandestinos lograron sobornar a funcionarios para obtener su liberación. Su encuentro cercano con la muerte no la disuadió de continuar con su actividad. Luego de su liberación en febrero de 1944, , Sendler continuó con sus actividades clandestinas. Debido al peligro, debió ocultarse. Las necesidades de la vida clandestina la privaron de asistir al funeral de su madre. El 19 de octubre de 1965, Yad Vashem reconoció a Irena Sendler como Justa de las Naciones.


Irena Senler. 1942

 

Actividades

  1. Las resistencias al totalitarismo han sido diversas y complejas. Algunas muestran una confrontación directa; otras, modos más sutiles de la desobediencia. Sugerimos leer estos fragmentos y pensar: ¿Cuál es la diferencia entre las distintas formas de resistencia? ¿Todas las manifestaciones buscan el mismo objetivo? ¿Qué otras posibilidades de manifestar resistencia podrían existir en una experiencia concentracionaria?
  2. Proponemos que escriban una definición de resistencia a partir de la lectura de los fragmentos seleccionados teniendo en cuenta el contexto del nazismo.
  3. ¿Mantendrían la palabra “víctimas” en el nombre de la efeméride teniendo en cuenta la cuestión de la resistencia?
  4. Muchas historias –películas y libros, La Lista de Schindler, por ejemplo- dan cuenta de la tercera forma de resistencia que reseñamos acá. ¿Por qué esas personas habrán intervenido en un problema que, a priori, parece “ajeno” a ellas? ¿Puede existir esa idea de ajenidad en un contexto de totalitarismo? ¿El perseguido es un igual o es un “otro”, distante de mi experiencia?

Ficha

Publicado: 25 de enero de 2019
Última modificación: 25 de enero de 2019

Audiencia

Área / disciplina

Nivel

Categoria

Modalidad

Formato

Etiquetas

Autor/es

Licencia

Últimos recursos

26 de septiembre: Día Mundial de Prevención del Embarazo No Intencional en la Adolescencia

Con Victoria Bayona

 La felicidad de Dafne, de Victoria Bayona

Para leerles, escuchar  y La mediación en el acceso a la literatura, conversaciones con María Elvira Charria

Con Pablo Bernasconi