Colegio Secundario Juana Azurduy_La Pampa.jpg

Alrededor de 60 jóvenes de 3º año del Colegio Secundario Juana Azurduy, de General Pico, trabajan desde comienzos de 2018 con recursos para desarrollar el pensamiento computacional a través de la programación. Este proceso se incorpora a partir de diferentes desafíos propuestos por el docente: «Con el taller, muchos alumnos mejoraron su desempeño en otras materias y reflexionaron sobre su forma de ver el mundo. Incluso evidenciaron el desarrollo de un pensamiento más complejo a la hora de enfrentarse a nuevos retos», resaltó el referente Matías Kern.

Aprender valiéndose de la creatividad y la experimentación

Para empezar a trabajar, los docentes propusieron a los jóvenes utilizar un recurso de programación basado en Python. El objetivo de esta iniciativa fue integrar el lenguaje técnico al vocabulario de los estudiantes, así como también trabajar conceptos claves del lenguaje de programación a través de la utilización de secuencias ordenadas de instrucciones (construcción de algoritmos), valiéndose de la creatividad y la experimentación con errores como parte del proceso de aprendizaje. Según contó Kern, «al poco tiempo de que los jóvenes comenzaron a trabajar en este campo, sacaron sus miedos o dudas, y lograron mirar a la tecnología con otros ojos». 

solucioncodigopi.jpg
Utilizaron el eje de implementación Código Pi del Plan Aprender Conectados para enseñar programación.

«Integrar la programación en el aprendizaje de los alumnos que están comenzando a desenvolverse en el universo computacional es una tarea sumamente difícil si no se cuenta con las herramientas necesarias —explicaron los docentes a cargo—. El pensamiento computacional es tan complejo para los estudiantes que se necesita desarrollar en ellos pensamientos de abstracción cada vez más complejos, para que lo puedan comprender. Y esto lo pudimos lograr gracias al software que utilizamos, ejecutándolo de forma online en las computadoras recibidas a través del eje de implementación Código Pi del Plan Aprender Conectados, con el fin de trabajar sobre la resolución de problemas a partir de su descomposición en partes pequeñas, aplicando diferentes estrategias. Durante el transcurso de la experiencia fuimos introduciendo conceptos clave para la utilización de estas tecnologías». En este tiempo, aprendieron que son ellos quienes deben escribir el algoritmo, depurarlo si no funciona y, sobre todo, no se desaniman si falla a la primera ejecución: siguen intentando hasta tener un resultado correcto.

Armaron un grupo de trabajo para abordar los contenidos

Se trató de un trabajo en equipo, ya que los docentes trabajaron codo a codo con el facilitador para motivar a los chicos e involucrarlos en el campo. «Les mostramos videos y entrevistas de diferentes referentes tecnológicos a nivel mundial. Además, les poníamos como ejemplos grandes empresas que surgieron de una idea y luego se transformaron en grandes proyectos», subrayó Kern. 

Debido a los tiempos propios del colegio, los responsables optaron por trabajar en concordancia con el docente de Tecnología, incluso de forma extracurricular a modo de taller en la pos hora y en momentos de horas libres que tuviesen los alumnos. Así, los docentes Marcelo Mana, Damián Rattalino y Griselda Sosa trabajaron por curso, habitualmente con grupos de menos de 15 alumnos. La dinámica se estableció así: frente al grupo dispusieron una TV Led como proyector, a la cual se le conectaba una netbook. Luego, a cada alumno se le otorgaba una notebook basada en Raspberry Pi. «Al principio, los alumnos presentaban dificultades para trabajar en un entorno nuevo (con un navegador ejecutando un software de programación iconográfico y un S.O. diferente a Windows). Después de algunos minutos, el entorno se naturalizaba totalmente y no presentaba ninguna dificultad», contaron. 

Cómo se organizaron para lograr mejores resultados

Por lo general, el encargado de explicar los ejercicios fue el referente o el facilitador con ayuda de la docente. Primero se compartió una situación problemática hipotética y el grupo la resolvió de forma oral, entre todos, para generar un buen clima de trabajo. Después, los chicos comenzaron a resolver el problema y desarrollaron código con la herramienta, mientras los docentes asistían a los alumnos con dudas. Durante la actividad, alguno de los docentes intervenía y explicaba con mayor profundidad algún tema que presentara mayor dificultad.

Actualmente los jóvenes trabajan con Python, un lenguaje de programación más avanzado. Asimismo, los docentes de la institución tratan de implementar las TIC en todas las disciplinas, ya sea Matemática, Comunicación, Tecnología, entre otras. Al abordar estos ejes, las escuelas dan un paso más en el camino de garantizar la alfabetización digital y la adquisición de competencias y saberes necesarios para la integración en la cultura digital y la sociedad del futuro. 

Más información

Página de Facebook del Colegio Juana Azurduy
Sobre el plan «Aprender Conectados»