Los componentes

Un videojuego es como una máquina, con diferentes partes que se relacionan. Todos sus componentes deben estar a la par, de modo que el juego no pierda calidad.

Gráficos

Una de las cosas más notorias es lo que se ve. Todo lo que hay en la pantalla está dibujado a mano y le da un estilo visual al juego. Además de atractivos, los gráficos tienen que ser muy claros e informar, por ejemplo, qué parte del nivel se puede pisar, qué puede hacer daño o qué cosas se pueden agarrar.

Sonidos y música

Lo que suena es tan importante como lo que se ve. Los efectos de sonido se usan para darle vida al mundo y, a la vez, brindar información; por ejemplo, si una nota suena al tomar una nueva vida, le recuerda al jugador que ya no está en peligro. Al igual que en el cine, la música se usa para destacar el clima de ciertos momentos (como cuando hay muchos enemigos y suena una canción ágil, o cuando al perder suena una lenta y triste).

Programación

La programación es la parte invisible. Para que el juego funcione, es necesario programar la computadora para que tenga instrucciones acerca de cómo dibujar los gráficos, cuáles son las reglas para ganar o para que al tocar a un enemigo este haga daño (y el jugador no lo traspase como si fuese invisible).

Acerca del proceso de creación de un videojuego 1


Interfaz

La interfaz es el modo de decirles a los gráficos que no están en el mundo del juego, sino que solo dan información. Por ejemplo, cuántas vidas le quedan al jugador, cuántos puntos tiene o un mapa que indica dónde está. Algunos juegos, para ser más inmersivos, pueden no tener ninguna información extra en la pantalla.

El jugador

Sin alguien que juegue, el juego no tendría razón de ser. Todo está pensado teniendo en cuenta al jugador: los gráficos deben ser claros y atractivos, el sonido debe ser inmersivo, el programa debe funcionar correctamente, etcétera. Todo debe estar en armonía para que el jugador tenga la mejor experiencia posible.

Diseño de nivel

En el videojuego, todas las cosas están puestas de determinada manera. Desde la forma del laberinto por recorrer hasta con qué enemigo se enfrenta el jugador en tal o cual momento. Los desafíos que hay que afrontar están ordenados para que el juego sea lo más divertido posible.

Separador

El equipo de trabajo

Para hacer un videojuego, es necesario coordinar diversas disciplinas. El dibujo, la matemática, el sonido, cada parte es esencial para crear una experiencia completa. Por eso, suele participar un equipo de trabajo, en el que cada persona desempeña una función.

Diseñador de juegos

Para saber cómo es el juego, hace falta alguien que lo diseñe. El diseñador de juegos (game designer) diseña cada detalle: cómo se controla, qué enemigos hay, qué escenarios se recorren, etcétera. Cuando hay una duda sobre algún aspecto del juego, el equipo recurre a él. Tiene que saber qué es divertido —¡por haber jugado muchos juegos!— y conocer el resto de las disciplinas para inventar cosas que los demás puedan hacer. Así, le dice al artista qué cosas dibujar y al programador, dónde poner los dibujos en el juego.

Artista

Todo lo que se ve en la pantalla es dibujado a mano por el artista. Él define cómo se va a ver el juego. Dibuja y anima por separado cada parte que lo compone: el personaje, los enemigos, los fondos, los botones, etcétera. Tiene que saber dibujar y pintar en la computadora.

Músico

El músico es el encargado de crear todo lo que suena, haciendo pequeños sonidos por separado y, muchas veces, como en las películas, grabando objetos reales que suenen parecido a lo que se necesita. Después, el programador hace que todo eso suene en el momento indicado. También compone canciones para cada momento del juego. Tiene que saber crear sonidos con la computadora y componer música tocando uno o más instrumentos.

Programador

El juego es un programa de computación, y para que funcione hace falta un programador. Su rol es decirle a la computadora de qué manera tienen que aparecer y moverse los componentes del juego: cómo se va a mover el personaje cuando el jugador apriete las teclas, qué va a pasar si salta por encima de un enemigo, qué puerta se abre si presiona determinado botón. Esto se crea con algoritmos matemáticos y comandos especiales.

Tester

El tester o técnico de pruebas se encarga de jugar el juego de principio a fin para encontrar errores —bugs— en la programación y reportarlos al equipo. Una vez que se arreglan, vuelve a probar la nueva versión. El proceso se repite hasta que no se registren errores que impidan completar el juego. El tester debe saber prestar atención a los detalles y ser paciente para poder jugar al mismo juego una y otra vez sin perder concentración.

Diseñador de niveles

Para que el juego no sea ni muy fácil ni muy difícil, se cuenta con un diseñador de niveles (level designer). Este se encarga de distribuir los elementos: qué enemigos vienen primero, cuáles después o cómo son los niveles que el jugador recorre. Hace que el juego sea emocionante todo el tiempo y que el jugador no se aburra. Usa programas especiales, poniendo todos los componentes del juego en su lugar.

Separador

Las fases de producción

Desde la idea inicial hasta el juego terminado que se lanza al mundo para que todos lo jueguen, el proceso de crear un videojuego implica varios pasos.

1. Preproducción: la idea ganadora

El primer paso es tener una buena idea. El diseñador de juegos piensa qué tipo de experiencia quiere que tenga el jugador, cómo se va a jugar, qué se va a controlar, cuáles serán las reglas, cómo se gana o se pierde, etcétera, y hace bocetos simples de las partes principales del juego. En este momento, el artista puede pensar qué estilo visual tendrá el juego y dibujar una imagen de cómo se va a ver (maqueta).

2. Preproducción: encontrar la diversión

Junto al programador se crea un prototipo: una versión muy simplificada del juego, que se hace en muy poco tiempo para probar si la idea resulta divertida. También sirve para que todo el equipo sepa exactamente cómo se va a jugar.

3. Producción: ¡a trabajar!

En esta etapa, el juego se empieza a concretar. Es el momento en que todos se ponen de acuerdo sobre lo que es necesario hacer para llegar al final, por ejemplo, cuántos niveles habrá, cuántos personajes es necesario dibujar o cuántas canciones van a sonar. Todos los miembros del equipo trabajan para que el juego funcione y tenga el contenido necesario.

4. Posproducción: ajustar todas las tuercas

Cuando el juego se puede jugar desde el principio hasta el final, está casi listo. Solamente falta probarlo en varias computadoras diferentes y asegurarse de que todos los jugadores van a poder jugarlo sin problemas. Se solucionan todos los problemas y detalles que puedan surgir.

5. Lanzamiento: el día más importante

¡El juego está listo! Finalmente, se publica, es decir, se pone a disposición de la gente. Hacer un juego puede llevar mucho tiempo y esfuerzo, pero siempre vale la pena al ver a los demás divirtiéndose con tu creación.