Desde 2013 comenzaron a dictarse en educ.ar los cursos Enseñar Ciencias Naturales con TIC, para docentes de nivel primario, tanto en la modalidad presencial como virtual. Liliana Haydée Perini, capacitadora de Química, y coautora del curso, puntea en esta nota distintas propuestas concretas para la integración de tecnología en el dictado de clases de Ciencias Naturales en la escuela primaria.  

Como marco general Perini comienza resaltando que «cuando se habla de integrar las TIC como herramientas mediadoras en la construcción del conocimiento primero tiene que haber una problematización de esas herramientas por parte del docente».

Esto significa que desde un comienzo el docente « tiene que tener en cuenta cuáles son los principales problemas de aprendizaje que plantea un determinado contenidos a enseñar. Cuando esto está definido, se trata entonces de que pensar cuáles son las herramientas más potentes que sirven para resolver mejor estos problemas y propiciar aprendizajes más significativos».

Buscar de información

Pierini se pregunta qué pasa cuando el docente propone a los alumnos a buscar información y después aparece malestar porque en un informe los alumnos copian y pegan, sin realizar una elaboración de lo que copiaron. Esto, sumado a que «a veces el alumno se acuerda y saca los hipervínculos, y a veces se acuerda y pone el mismo tipo y tamaño de letra, pero a veces no.»

Frente a esta situación, en realidad, sostiene Perini, «lo importante es dónde se pone el eje de la actividad» No es lo mismo buscar la información como fin último, de forma tradicional, a que esta acción sea parte de una actividad más amplia. «Si yo lo que quiero es que esa información esté al servicio de la resolución de un problema, entonces sí o si habrá que discutirla, analizarla, desmenuzarla para completar huecos o seleccionar caminos para resolver un problema». Posicionándose dentro del modelo didáctico de enseñanza por indagación inscripto en el constructivismo, que parte fundamentalmente de las ideas previas de los alumnos y propone una pregunta problematizadora para analizar un fenómeno, la búsqueda de informacion adquiere entonces otra importancia. Se trata de una situación que «posiciona al alumno desde un punto de vista diferente», enfatiza.

Utilizar simuladores

En algunos casos, plantea Perini, «la dificultad de comprensión de un tema está en el grado de abstracción que representa. Para esto son ideales los simuladores». «Los simuladores permiten interactuar de forma privilegiada con un modelo», explica. ¿Por qué? «Porque permiten, primero, empezar a entender el concepto de modelo. Segundo, permite interactuar, modificar una variable y ver cómo repercute en el modelo. Tercero, al intercambiar comentarios en el aula, todos tendremos la misma imagen del modelo del que hablamos», ennumera.

Como ejemplo presenta la simulación Comida y Ejercicio, de la Universidad de Colorado. «Lo importante es que en este caso el simulador virtual cumple la función de experimentación en condiciones que es imposible experimentar de forma concreta, ya que no se puede tomar a una persona y usarla como objeto de estudio», ejemplifica.
En el caso de un simulador como el Kit de construcción de circuitos eléctricos otra ventaja es que «permite preparar a los alumnos en la construcción de un circuito, y luego, directamente, se puede armar una aplicación concreta de este tema en el aula», propone.

Jugar y aprender

Perini propone como ejemplo para los chicos más pequeños, entre otros, el juego de educ.ar Jugando a ser paleontólogos que permite ir rescatando huesos de un animal prehistórico, y luego armar el esqueleto del animal en el laboratorio e identificarlo.

«Tiene una gran potencialidad. La alfabetización de la ciencias no es sólo que los alumnos aprendan las leyes y los principio de la ciencia, sino que se familiaricen también con los contextos de producción del conocimiento científico». Perini opina que «este juego no sólo es fantástico, sino que representa estrategias didácticas y recursos didácticos coherentes con lo que prescriben los marcos curriculares».

Y continúa reflexionando que la tecnología no es un recurso más. Posiciona al docente de una manera diferente, más potente que otros recursos, a los que no los invalida. Al respecto Perini aclara «no por utilizar herramientas TIC se dejan de usar otras herramientas tradicionales. «Después de trabajar con una simulación virtual con el juego paleontológico propuesto, se puede simular la búsqueda de piezas paleontológicas en un cajón de arena, en el patio de la escuela», sugiere como ejemplo. «Una cosa no quita la otra. Por el contrario, ¡a lo mejor el juego prepara para que el trabajo concreto sea más estimulante!».

Remixar un video

«Otro de los pilares de la educación primaria es hablar, leer y escribir en ciencia”, prosigue. En tal sentido «Hacer un video, o incluir separadores con texto es algo que permite desplegar habilidades mayores que completar un cuadro o puntos suspensivos», sugiere. Como ejemplo, recuerda una publicidad ecológica,  El efecto domino. «La propuesta puede ser explicar la publicidad o hacer una banda sonora. Son actividades que tienen una potencialidad mayor a las clásicas, usando un video de un minuto que no es lo mismo que empezar con información».

Utilizar o armar infografías

Durante el curso Enseñar con TIC, Perini comenta que se trabaja mucho «el tema de utilizar imágenes, por ejemplo, para que los alumnos armen una infografía, después de un recorrido didáctico, para no caer en las actividades comunes de cierre como un crucigrama o una sopa de letras».

Por otra parte rescata que «la informática permite explorar la información en profundidad, una infografía digital da una posibilidad de hipervincular datos que no ofrece una cartulina, lo que también se puede hacer,- aclara- pero volvemos al tema de buscar la mayor potencialidad para enseñar un determinado contenido».

Se trata, como concluye Perini de utilizar la tecnología de forma «que responda a un propósito, a un objetivo, y que el recurso que se utilice sea funcional a la actividad».