nino_tableta_ipadUn chico sentado en el asiento trasero del auto, listo para afrontar un largo viaje en la ruta rumbo a algun destino turístico, mira y escucha un cuento al que accede desde una computadora portátil. Una nena, que viaja en micro para pasar unos días en la casa de sus abuelos que viven en el sur del país, cierra los ojos y se sumerje en la historia que una voz melodiosa narra a través de unos auriculares conectados a su celular. Un grupo de chicos y chicas se sientan bajo la sombra de un árbol y leen entre todos los diálogos del texto completo de una obra de teatro que encontraron en la web. Una adolescente se detiene en una estación de subte delante de un puesto de libros digitales para elegir, dentro de un amplio catálogo de títulos disponibles en código QR, un capítulo o un book trailer y lo escanea mediante la cámara de su teléfono móvil. Un joven lector, admirador de la saga de Tolkien, arrastra en su iPad las diversas pantallas de una versión interactiva que le brinda una enorme cantidad de información multimedia adicional. Una niña pequeña desliza fascinada sus deditos sobre los menús y las animaciones que trae una edición digital de Alicia en el país de las maravillas, el clásico de Lewis Carroll. Todas estas son escenas de lectura posibles que se vuelven más frecuentes a medida que los dispositivos de lectura electrónicos —netbooks, celulares, tabletas, e-readers, iPad, iPhones, etc.— se diversifican, se popularizan y se expande el acceso a estos.

Si bien el crecimiento de este clase de productos en lengua española es lento, tanto la industria editorial como distintos organismos públicos y privados dedicados al desarrollo de contenidos culturales para niños y jóvenes, en mayor o menor medida, están migrando hacia el universo digital. El panorama es diverso; la calidad, los formatos, los soportes y los productos resultantes varían notablemente entre sí. La oferta disponible todavía está bastante apegada a las características de los libros en papel. Gran parte de los recursos se limitan a brindar textos en formato digital, escaneados a partir de las ediciones en papel, pero que al estar alojados en la web se pueden leer en la red o descargarlos para leerlos sin necesidad de conexión, imprimir, distribuir y compartir por correo electrónico o a través de las redes sociales.

Progresivamente los desarrolladores de esta clase de recursos se animan a experimentar y exprimir todo el potencial que ofrecen los nuevos medios electrónicos. Las innovaciones  que proporcionan los programas para diseñar estos recursos y los dispositivos de lectura son muchas, sobre todo en cuanto a interactividad, formas de presentación textual, estructura hipertextual, empleo de lenguajes multimedia, incorporación de realidad aumentada, ruptura de la linealidad en la narración y otras convenciones propias de la literatura tradicional.

En los países más avanzados, las aplicaciones y desarrollos de ficciones creadas especialmente para las tabletas y iPads son un mercado consolidado. En nuestra región y nuestra lengua, la irrupción de estos productos en el segmento del libro infantil y juvenil paulatina y tímidamente va en ascenso.  
8277677471_90bc22215b
Las nuevas formas narrativas para niños que surgen a partir de las tecnologías digitales son un campo de investigación todavía poco explorado. ¿Qué cambios provocan en la lectura? ¿Qué alianzas nacerán entre los libros en papel y las plataformas web? ¿Seguiremos llamando literatura a las adaptaciones de esas historias a los nuevos medios? ¿Qué nuevos modos de leer traen los entornos digitales? ¿Cómo elegir y acercar estas producciones a los chicos? Todos estos interrogantes desafían a mediadores y hacedores.

¿Qué tipo de recursos multimedia existen actualmente en la red? Entre los más comunes y que ya tienen una larga historia están los audiocuentos, libros electrónicos similares a las versiones en papel de esas obras y versiones multimedia —principalmente, ficcionalizaciones en video— que incorporan animaciones, música, efectos sonoros, voces de narradores, juegos de preguntas, etc. al servicio de la historia que se va contar.  En los apartados Cibercuentos: del papel a la web e Historias en movimiento les ofrecemos una selección de recursos multimedia, de acceso libre y gratuito, producidos por diversos programas y propuestas culturales estatales, que incluyen textos pertenecientes a distintos géneros literarios.


Notas relacionadas

Los libros álbum, más que mil palabras. En educ.ar (02-11-2010)

Cómo intercambiar libros a través de internet. En educ.ar (06-01-2009)

De la pluma hacia los bits: la edición digital de libros. En educ.ar (19-06-2008)