Las dos banderas de Macha han generado largas discusiones entre los historiadores. Hay quienes se las atribuyen a Manuel Belgrano y creen que ambas lo acompañaron en la campaña del Norte —es más, algunos creen que una de ellas fue la primera bandera que izó a orillas del Paraná—. Otros, como el Instituto Nacional Belgraniano, afirman que la documentación con que se cuenta no es suficiente para tal atribución, aunque no descartan esa posibilidad.

A pesar de las opiniones divididas, es indudable que las dos banderas así llamadas flamearon en tiempos de guerra en que América soñaba con la libertad y hoy ambos paños son un símbolo de la emancipación americana.

Dos banderas

Las banderas de Macha son dos y fueron encontradas en un mismo lugar: enrolladas detrás de unos cuadros de santa Teresa al lado del altar mayor en una capilla de Titiri, Macha (actual Bolivia) en 1885 y por ello se las conoce con ese nombre. Pero tienen sus diferencias.

Bandera de Macha o bandera B

Es una bandera con tres franjas y mide 2,25 m por 1,60 m. Por mucho tiempo hubo una confusión: se pensó que sus franjas eran una roja superior, una celeste central y una roja inferior, pero se ha demostrado que el rojo correspondía a la envoltura o funda en que se guardaba, producto de una decoloración. En verdad, es una bandera con tres franjas: una superior blanca, una celeste central y una inferior blanca. 

Hoy se encuentra en la ciudad boliviana de Sucre, en el Museo Casa de la Libertad. En 2016 fue restaurada por un equipo de profesionales argentinos y bolivianos.

Bandera de Ayohuma o bandera A

Es una bandera de seda con tres franjas de igual ancho: una superior celeste, una blanca central sin sol y una inferior celeste. Mide aproximadamente 2,32 m de largo por 1,53 m de alto. Toma su nombre de la batalla de Ayohuma, donde Belgrano fue derrotado por las fuerzas realistas al mando del general Joaquín de la Pezuela. Desde 1896 forma parte del patrimonio del Museo Histórico Nacional.

Fue restaurada por especialistas argentinos por un período de dos años, de 2007 a 2009.

«La tela, desde ya, presenta ciertos deterioros: agujeros, roturas y rasgaduras, que han podido ser restauradas con todos los criterios de conservación. Esto ocurrió en junio del año 2007. Fueron dos años de restauración para poder estabilizar el textil teniendo en cuenta todos los criterios de mínima intervención, reversibilidad y utilizar materiales estables para consolidarlo», comentó Viviana Mallolmagíster en Historia del Arte Argentino y Latinoamericano y coordinadora técnica del museo.

La bandera de Macha es de un valor patrimonial muy importante. En este audio de la entrevista, Mallol explica por qué.


Un poco de historia

El descubrimiento

Las banderas de Macha fueron encontradas de casualidad. Para llegar a nuestros días, sobrevivieron a balazos, manchas de sangre, rastros de pólvora, clavos, rasgaduras y la degradación natural que impone el paso del tiempo.

«Fueron halladas en 1883 cuando el padre Martín Castro, que era cura párroco de Macha, se hizo cargo de la capilla de Titiri, del altiplano boliviano. Al recorrer la nave de la capilla, se detuvo frente a unos cuadros de santa Teresa, los descolgó y, al arrancar los marcos, se encontró con dos grandes banderas de más de dos metros de largo. Decidió clavarlas contra la pared y volverlas a tapar por los cuadros. Eran banderas, menciona, viejísimas y rotas. Dos años después en 1885, un nuevo párroco de esa localidad de Macha, Primo Arrieta, decidió realizar una limpieza a fondo en esta capilla y, al retirar los cuadros de santa Teresa, volvieron a aparecer las banderas con las franjas. A fin de indagar qué había sucedido, consultó con dos indios muy ancianos, quienes le contaron que, en tiempos del rey, oyeron de una batalla. Y, según la tradición oral, en aquella pelea había tenido que ver justamente el cura de Macha, amigo de Belgrano, y que fue él el mismo quien las ocultó», relató Mallol.

Por qué se piensa que las banderas de Macha fueron de Belgrano

Plano de Ayohuma.

  • Las banderas del ejército del Norte derrotado en Ayohuma desaparecieron.
  • No hay ninguna documentación en España o en América que documente que hayan sido tomadas como trofeo por los realistas.
  • Es una práctica militar habitual esconder las banderas propias para evitar que las tome o capture el contrincante.
  • El padre Juan de Dios Aranibar, cura del lugar, era muy amigo de Belgrano.
  • El padre Aranibar visitó en uno de sus viajes el pueblo de Macha, localidad que está a tres leguas al noroeste de la batalla de Ayohuma, oportunidad en la que pudo haber escondido las dos banderas arrolladas detrás de los cuadros de santa Teresa. Esto coincide con la tradición oral que así lo afirma.

La repatriación

Después de 1885, las banderas de Macha fueron remitidas a la ciudad de Sucre y exhibidas en la iglesia de Guadalupe en calidad de trofeos de guerra, por más que no habían sido trofeos. Allí quedaron hasta que, por la iniciativa del primer director del Museo Histórico Nacional, Adolfo Carranza, se iniciaron las gestiones con el gobierno de Bolivia para emprender la devolución de ambas y en 1892 nuestra cancillería reclamó ambas banderas.

Recién en 1896 se llegó a un acuerdo: que una de las banderas sería entregada a las autoridades argentinas y la otra quedaría en Sucre, Bolivia, como recuerdo también de la guerra de la independencia. La bandera que se decidió entregar al gobierno argentino es justamente la bandera A, que tiene la franja celeste, blanca y celeste, y Sucre se quedó con la que tiene las franjas inversas.

En 2012, la embajadora del Estado Plurinacional de Bolivia, María Leonor Arauco Lemaitre, entregó al Senado de la Nación una réplica de la bandera B, que luego fue depositada en el Monumento Histórico Nacional a la Bandera (Rosario, provincia de Santa Fe) en ocasión de los festejos por el Bicentenario de la Creación de la Bandera. La réplica está exhibida en la Galería de Honor a las Banderas del monumento.

Las banderas de Macha en el mapa

En el siguiente mapa, pueden consultarse algunos hitos de la historia de estas banderas.