VOLVER A FILTROS

Los cuentos de terror

Los cuentos de terror presentan determinados elementos característicos propios del género. Te presentamos el video «Cuentos de terror (II)», realizado por educ.ar, y una serie de actividades para que aprendas y repases sobre este tema.


Pasos a seguir:
  1. Prepará tu cuaderno y un lápiz.
  2. Mirá el video las veces que necesites.
  3. Hacé las actividades.
  4. Chequealas con el video.
  5. Mostrale las actividades a tu maestra o maestro, algún hermano mayor o adulto de tu familia. Juntos controlen que estén bien.
  6. Usá las actividades para repasar o estudiar las veces que necesites.
¿Qué elementos de un cuento te dan miedo? ¿Qué personajes logran despertar tus temores más profundos? ¿En qué escenarios transcurren las historias que no te dejan dormir? En los relatos de terror, suelen aparecer algunos elementos típicos de ese género:
  • Comienzan en «un mundo tranquilo».
  • De repente aparece un «elemento sobrenatural» que asusta a los personajes y al lector: monstruos, fantasmas, vampiros.
  • Suceden en espacios que dan miedo, como un bosque, un castillo tenebroso, un cementerio, etcétera.
  • Esos elementos crean una «atmósfera sugestiva» que da miedo.

¡No tengas miedo! Mirá el video y luego realizá las actividades.

  • Además de monstruos, fantasmas y vampiros, ¿qué otros personajes podrían aparecer en un cuento de terror? Imaginá personajes tenebrosos, dibujalos y poneles un nombre.
  • Pensá en un ambiente que dé miedo para los personajes que creaste. Dibujá a uno de tus personajes en ese escenario.
  • Animate a escribir una pequeña historia donde el personaje que elegiste sea el protagonista y la acción transcurra en el escenario que pensaste. Las otras criaturas que dibujaste pueden ser los personajes secundarios.
  • Leé el cuento «La dama de blanco», una versión de una leyenda urbana escrita por Tatiana Lara Israeloff y Violeta Hadassi, publicada en la «serie Piedra libre para todos», desarrollada por el Ministerio de Educación. 
La dama de blanco
El joven dobló por la calle Juncal, como todos los últimos sábados por la noche. Desde que Lucía lo había dejado, se había vuelto su recorrido habitual. El aire que salía de su boca se convertía en humo al encontrarse con el frío de agosto. Al llegar a la esquina de Junín, algo lo motivó a cambiar de rumbo y unos metros más adelante, vio a una muchacha. Llevaba un vestido de un blanco radiante. El joven no pudo frenar el impulso de invitarla a tomar algo y darle su abrigo para protegerla. Entraron a «La Biela», un bar tradicional del barrio de Recoleta. Eligieron ubicarse junto a la ventana, alejados de la gente. Él le quitó el sobretodo a la muchacha, dejando la blancura del vestido nuevamente al descubierto, y le acercó la silla en un gesto de caballerosidad. Se sentaron enfrentados manteniendo la distancia que exigía la mesa. Él no sabía con qué tema empezar la conversación. Tenía miedo de quedar en ridículo o espantarla. Se le ocurrió que la música era un buen tema. Así se enteró de que a ella le gustaba la música clásica y sabía tocar el piano. Cuando les trajeron el café supo su nombre: Luz María. El joven notó que los hombres que estaban en el bar los miraban y murmuraban. No le pareció extraño siendo Luz María tan hermosa. Él se ofreció a acompañarla hasta la casa y en el puesto de flores de la calle Posadas, le compró un ramo de rosas. En el umbral de la puerta, entre miradas y sonrisas, la besó. Sintió un escalofrío y volvió a su casa pensando en ella. Al día siguiente, decidió sorprenderla. Tocó el timbre de su casa y una señora mayor le abrió la puerta. Él le preguntó por Luz María y, entre llantos y gritos, recibió una respuesta inesperada. Su dama de blanco había muerto treinta años atrás. Corrió al cementerio sin poder creer en las palabras de aquella mujer. Los nombres escritos en las lápidas le lastimaban los ojos. Su desesperada búsqueda llegó a su fin frente al nombre de Luz María grabado en el mármol. Cerró los ojos porque ya no quedaba nada por ver. Cuando el vacío del mundo se había hecho más grande, el aroma de las rosas se hizo presente y el joven volvió a sentir el mismo escalofrío de la noche anterior. El sereno del Cementerio de La Recoleta declaró que era habitual, desde hacía treinta años, ver pasear a Luz María vestida de blanco los sábados por la noche.

  • El narrador da algunos indicios que nos anticipan el desenlace del cuento. Escribí cuáles son.
  • Describí cuál es la parte del relato donde se produce el giro que rompe con la «tranquilidad» de la historia.
  • Escribí cuáles te parecen que son los momentos más tenebrosos del relato.
  • ¿Leíste cuentos de terror o viste películas de miedo? Elegí la historia que más te haya impactado y escribí un nuevo relato de terror con otro final.
  • Junto con tus compañeros armen un ranking con las diez historias de terror más tenebrosas que hayan visto o escuchado. 
  • Imaginen que son columnistas de espectáculos que deben escribir un artículo para que la gente lea o mire la historia que eligieron en primer lugar. Escriban la sinopsis de la obra y un breve argumento de por qué la recomiendan.

Información para los docentes

  • NAP: Lengua, Segundo ciclo.
  • Eje: «En relación con la lectura y la producción escrita».
  • Tema de 6.° grado: la lectura y escritura de textos ficcionales.

Ficha

Publicado: 31 de agosto de 2015

Última modificación: 15 de febrero de 2016

Audiencia

Estudiantes

Área / disciplina

Nivel

Primario

Categoría

Actividades

Modalidad

Todas

Formato

Texto

Etiquetas

literatura

cuento de terror

terror

género literario

Autor/es

Hernán García

Licencia

Creative Commons: Atribución – No Comercial – Compartir Igual (by-nc-sa)