02082011En esta entrevista, las alumnas comentan los cambios que se dieron en distintos ámbitos: el colegio, los recreos, sus casas, y la relación con los profesores. Cuentan la emoción que genera en los chicos el hecho de tener una computadora propia: se produjo un cambio en los recreos, un cambio dentro y fuera de las aulas. "Hay un pasillo en el que funciona el servicio de wi-fi, y todos los alumnos se juntan ahí a usar sus netbooks en vez de ir al patio o dar vueltas por el colegio como hacían antes de recibir las computadoras", comentan.

También dicen que se les hace más fácil hacer la tarea, ya que no tienen que compartir el tiempo de uso de la computadora con los hermanos en la casa. Y que ahora muchas veces son los profesores los que les piden a los alumnos que les expliquen cosas relacionadas con el uso de las máquinas, y eso ha generado una nueva y más cercana relación con los docentes.

Una de las alumnas comenta que cree que el programa Conectar Igualdad ayudará a que crezca el nivel educativo, porque gracias a las netbooks se nota un incentivo mucho más grande de los alumnos con respecto al estudio. El aspecto fundamental que puede ayudar al desarrollo de un mayor nivel educativo es la fuerte inversión que se está haciendo en la educación, cosa que no ocurría hace, por lo menos, diez años, concluyen las chicas.

Este testimonio forma parte de una serie de entrevistas a docentes que constituirán un banco de experiencias valiosas para las escuelas que a nivel nacional serán beneficiadas por el programa Conectar Igualdad.

De esta forma otros docentes, directivos, alumnos, padres y toda la comunidad educativa podrán, a partir de casos concretos, conocer las actividades que se pueden llevar a cabo con el modelo 1:1 y pensar nuevas formas de utilizar las netbooks en sus clases.

Nota: en colaboración con Javier Romero