Aquí les presentamos una cronología de algunos de sus libros ordenados según el año de la edición en su idioma original. En el caso de las obras que fueron publicadas en nuestra lengua aparece el título en español, editorial y año de edición. Los títulos de las obras que no fueron traducidas figuran en inglés, con los respectivos datos bibliográficos.  Esperamos que resulte una guía útil para introducirse en la obra de Maurice Sendak.

CRONOLOGÍA BIBLIOGRÁFICA

1963



portada-donde-viven-los-monstruos21

Donde viven los monstruos, de Maurice Sendak (Alfaguara, 1977)

Max es un nene travieso y caprichoso que desobedece a su mamá, por lo cual ella lo manda a la cama sin cenar. Él se retira furioso a su cuarto.  De pronto todo se transforma en un bosque imaginario habitado por monstruos, al que el pequeño Max arriba luego de un viaje repleto de misterios.

«Donde viven los monstruos» es un clásico que trascendió el paso del tiempo y se convirtió en lo que en la jerga editorial se denomina long seller, un libro que todavía nos interpela y genera el desconcierto propio de toda gran obra de arte universal.

Este libro resultaba tan diferente del resto de los libros para niños que se conocían hasta ese momento que le costó encontrar su espacio y su público lector. En un documental reciente, emitido por HBO y que figura entre los materiales adicionales del DVD del largometraje basado en el libro, Sendak cuenta:

"'Donde viven los monstruos' fue mi primer gran, gran libro. Fue un enorme riesgo porque, mientras lo estaba haciendo, nadie en la editorial confió en mí, como te pasa a vos ahora [se refiere a Spike Jonze, director de la adaptación cinematográfica del cuento]. Prohibieron el libro, recibió críticas terribles. Se hizo muy famoso pero hicieron falta dos años para que los bibliotecarios se dieran cuenta de que todos los niños lo pedían una y otra vez." (1)



«Donde viven los monstruos» causó muchísimo revuelo entre padres y pedagogos, y hasta fue denostado por encumbradas figuras como el célebre psicólogo infantil Bruno Bettelheim a quien Sendak llamaba irónicamente Beno Brutalheim debido a que, sin haber leído el cuento y solo guiándose por los comentarios de algunas madres, escribió un artículo en el que demolía el libro. Básicamente todos ellos criticaban la rebeldía del protagonista y presuponían que la historia atemorizaría demasiado a los niños, dada la manera tan manifiesta e impactante en que aparecían dibujados los monstruos, la furia, el miedo y la potente imaginación infantil. Algunos adultos, influidos por un exceso de psicologismo, objetaban el hecho de que presentaba una madre excesivamente severa. En fin, hubo toda clase de reparos ante este libro que era innovador, diferente e incómodo, fundamentalmente para los adultos, porque transgredía las esquemáticas delimitaciones –-un debate todavía vigente–- de aquello que se consideraba un libro de cuentos "adecuado" para los niños.

Max hace travesuras

Incluso antes de su lanzamiento, Sendak tuvo que discutir mucho con su editora. Sobre esos desacuerdos previos contó en una entrevista:

"Bueno, yo solamente te daré un ejemplo ridículo. El equipo completo de la editorial intentaba persuadirme para que cambie la palabra "caliente" por la palabra "tibio" en la última página del libro. Porque "caliente" podía asociarse con "quemar". Esto iba a quemar al niño. Yo no podía creerlo. Sin embargo esto se convirtió en una verdadera batalla por una palabra, y yo la gané. [...] Solamente traté de transmitirles cuán insulso sonaba "tibio". No tenía emoción. No tenía dramatismo. Todo en el libro está "caliente". (2)

donde viven ultima imagen

En la última imagen del cuento vemos a Max al final de su travesía, en su habitación. Él lleva su mano a la cabeza, la capucha con orejas está a medio salirse y por primera vez queda al descubierto su cabello que asoma por debajo del traje de lobo que tiene puesto a lo largo de todo el relato. Advertimos que se trata de un niño.  Tiene los ojos entrecerrados. La expresión de su rostro ahora se ve relajada, como la que se tiene después de haber pasado por una experiencia placentera. En su cuarto todo está igual que antes de empezar el viaje, excepto la mesa junto a la ventana. Ahí hay un cuenco con una cuchara, un vaso y un plato con una porción de torta. Y al girar, la siguiente página está en blanco, no hay ilustración, solamente un texto muy breve. Esa última línea del cuento dice:

"y todavía estaba caliente."

A pesar de haber pasado casi cincuenta años desde la aparición de este libro, posiblemente la anécdota que narra Sendak acerca de la discusión con los editores les resulte familiar a muchos, autores o personas que median entre niños y libros de literatura. Sorprende, sin embargo, que la mirada más generalizada de los adultos hacia los chicos siga cargada de moralina, paternalismos y pedagogismo. Muchos adultos se resisten  a la experimentalidad, la incorrección política, la ambigüedad de sentidos y las poéticas con una auténtica aspiración estética a la hora de ponderar objetos culturales dirigidos a los niños. Y los libros de Sendak precisamente ponen en cuestión esa perspectiva restrictiva sobre lo que les está permitido a los chicos sentir, pensar y significar.

La escritora y pedagoga colombiana Yolanda Reyes dice sobre los méritos de este libro:
"'Donde viven los monstruos' fue publicado a comienzos de la década de los 60 y todavía uno lo abre y es como si lo viera por primera vez, o, al menos, eso me pasa a mí. No sé cuántas veces lo he leído, a niños desde un año, hasta a profesores, padres y abuelos. Y a pesar de que me lo sé de memoria, cada vez lo leo distinto, y vuelvo a asombrarme y vuelvo a descubrir algo que no había notado. Los niños lo piden una y otra vez y no se cansan de leerlo. Es uno de esos libros que habla de la posibilidad de ir al mundo de los monstruos y regresar, ilesos y aliviados, justo para la hora de la cena. Podría hablar horas enteras de ese libro: para mí es una metáfora de la experiencia literaria, de esa forma como la propia habitación puede poblarse de monstruos; de cómo podemos ir de viaje a mundos lejanos, a ese 'tiempo otro', para conectarnos con los monstruos y los miedos, con lo que no se dice en las visitas pero que es parte de nosotros y es tan real como lo que miramos y tocamos." (3)
Hoy en día este libro es considerado en los EE.UU. una pieza del tesoro nacional. Este magnífico cuento ha inspirado todo tipo de versiones: ópera, ballet, animación y hasta un largometraje. 



Spike Jonze, con una larga trayectoria como realizador de videoclips musicales y reconocido realizador del cine independiente norteamericano, dirigió una adaptación de su libro más famoso, con guión del propio Jonze y el novelista Dave Eggers. La película cuenta con una sublime banda sonora que incluye temas musicales de Arcade Fire y Karen O, cantante de Yeah Yeah Yeahs.



Esta adaptación tampoco estuvo exenta de cuestionamientos por parte de los directivos de los estudios Warner. Hubo muchas idas y vueltas hasta que se pudo concretar el proyecto. Como había sucedido con el libro, a los ejecutivos les parecía que la película iba a atemorizar mucho a los chicos. Jonze reveló:

"El mayor desacuerdo fue que ellos pensaban que yo estaba haciendo una película para chicos y yo pensaba que lo estaba haciendo era una película acerca de la infancia [...] Lo que quiero decir es que creo que esta es una película que quiero que los niños vean, no es que la película que hice no sea para que la vean los chicos; en los video clubes seguramente va figurar en el estante donde dice "infantiles". Pero yo no llegué ahí de esa manera. Llegué ahí desde el interior, al revés que si hubiera partido de lo exterior. Al final, el estudio nos dejó hacer la película que queríamos hacer." (4)

La única objeción que Sendak hizo sobre la versión cinematográfica fue que en el libro Max permanece todo el tiempo en su habitación y es a través de su imaginación que viaja hacia donde viven los monstruos. En cambio, en el film Max escapa de su casa y es afuera de ella donde inicia su viaje fantástico. De todas maneras Sendak pensaba que lo hecho por Jonze era válido. De hecho, fue el autor quien lo incentivó a realizar una adaptación libre y transgresora, y estuvo cerca del realizador, apoyándolo a seguir adelante en todo el proceso. A propósito de los niños y el cine, en una entrevista publicada en el Newsweek, Sendak planteó algo que se podría aplicar también a otros objetos culturales que se ofrecen a los chicos:

"Los europeos han hecho películas sobre niños, como Los 400 golpes, o Mi vida como un perro , que es una de las películas más maravillosas del mundo. Es duro ver su sufrimiento cuando su madre está muriendo y él se escabulle debajo de la cama. Esta es la manera en que los europeos tratan a los niños, y siempre lo han hecho así. Nosotros somos asustadizos. Estamos 'disneyformateados'. No queremos que los niños sufran. ¿Pero qué hacemos frente al hecho de que ellos sufren igual?. El truco consiste en convertir eso en arte." (5)


PREMIOS
School Library Journal Best Book
Caldecott Honor Book
American Book Award
Horn Book Fanfare
National Book Award
Library of Congress Children’s Books


1966 

cuentos judios

Cuentos judíos en la aldea de Chelm, de Isaac Bashevis Singer, il. Maurice Sendak (Lumen, 1978)


Los padres de Maurice Sendak nunca se involucraron demasiado con su trabajo excepto cuando él los consultó mientras preparaba las ilustraciones de los cuentos del escritor judío Isaac Bashevis Singer, -Premio Nobel de Literatura en 1978-. Recién entonces ellos tomaron en serio su trabajo y sintieron orgullo por lo que él hacía. Sendak elaboró esas ilustraciones a partir de la revisión de los álbumes familiares que le facilitaron sus padres.

sendak1

"Allí estaban las fotografías que tenía mi padre de sus hermanos menores, todos elegantes y de aspecto interesante, y las mujeres con su cabello largo y flores. Yo iba de un extremo a otro del álbum eligiendo algunas imágenes de los parientes de mi madre y algunas de los de mi padre, y los dibujé con mucha agudeza. Y ellos lloraron. Y yo lloré . Eso pasó así. Y aún es así." (6)

Cuentos Judios 2

Este libro reúne un conjunto de relatos en los que Bashevis Singer evoca con maestría formas y motivos de la tradición oral judía. Sendak se sintió profundamente comprometido con esta labor porque a través de sus ilustraciones logró, de alguna manera, volver a darles vida a muchos de sus parientes, a quienes jamás conoció porque habían muerto durante la Segunda Guerra Mundial.

Bashevis Singer escribió en su artículo ¿Son los niños los mejores críticos literarios? (Revista Cuadernos de literatura infantil y juvenil, Nº 11 (nov. 1989), pág. 51-54):

"Los niños son los mejores lectores de auténtica literatura [...]. En nuestros días en que se ha olvidado el arte narrativo, que ha sido reemplazado por la sociología de aficionados y una psicología manoseada, el niño sigue siendo aquel lector independiente que sólo confía en su propio criterio"

Isaac Bashevis Singer y Maurice Sendak resultaron una dupla inigualable para encarar este trabajo colaborativo.


PREMIOS

1967 Newbery Honor Book
Notable Children's Books of 1940–1970 (ALA)
1966 Fanfare Honor List (The Horn Book)
"Best of the Best" Children's Books 1966–1978 (SLJ)
Best Illustrated Children's Books of 1966 (NYT)
Children's Books of 1966 (Library of Congress)
Children's Books of the Year 1966 (CSA)


1967

Tapa Didola Pidola Pon

¡Dídola, pídola, pon! o La vida debe ofrecer algo más, de Maurice Sendak (Alfaguara, 1978)


Esta es la historia de la perrita Jennie que vivía rodeada de todo lo que en apariencia podría desear una mascota. Sin embargo, la protagonista de esta historia decide abandonar la comodidad de la que goza en el hogar de su amo porque le resulta extraña. Sospecha que la vida tiene algo más para ofrecerle. Entonces Jennie emprende un viaje lleno de peligros en busca de nuevas experiencias para cumplir su sueño de convertirse en primera dama de la Compañía de Teatro Mundial de Mamá Oca.

Pidola Didola Pon 3

Esta nouvelle es el libro más extenso escrito por el autor, combina elementos de la novela picaresca, del Bildungsroman, la comedia burlesca del cine mudo y la historieta. Un tributo a su perra de raza Sealyham terrier que murió en 1967, de la que Sendak decía que había sido su amiga más fiel. En varios de sus libros Jennie aparece, de una u otra manera, homenajeada.


PREMIOS
Notable Children's Books of 1967 (ALA)
1968 Fanfare Honor List (H)
Best Books of 1967 (SLJ)
Children's Books of 1967 (Library of Congress)




Tras su experiencia como realizador de la versión cinematográfica de Donde viven los monstruos, en el 2010, Spike Jonze produjo, en colaboración con el National Film Board of Canada, dirigido por Chris Lavis y Maciek Szczerbowski, un corto de animación basado en esta historia de Maurice Sendak. En esta adaptación se combinaron marionetas, actores, animación y manipulación digital. Las voces de los personajes fueron interpretadas por Meryl Streep (Jennie), Forest Whitaker (el León) y el propio Spike Jonze (la planta). El trailer se puede ver cliqueando aquí. Este cortometraje se presentó en el Montreal International Children's Film Festival y fue incluido como bonus track en algunas ediciones del DVD de la película Donde viven los monstruos.


1970

Cocina de noche

La cocina de noche, de Maurice Sendak (Alfaguara, 1988)


Es de noche. Mickey está acostado en su cama y oye ruidos. Se sobresalta y se despierta. De pronto, toda la ciudad de New York se transforma en una inmensa cocina nocturna, repleta de rascacielos hechos de latas, frascos y envases de cartón. Mickey, en compañía de tres panaderos gordinflones muy parecidos al actor Oliver Hardy, juega con toda clase de fluidos e ingredientes culinarios mientras el resto de la humanidad duerme.

Cocina de Noche 2

Sendak cuenta que esta historia se le ocurrió a partir de múltiples recuerdos de su infancia. En 1939 su hermana mayor lo llevó de paseo a la Feria de New York, en la zona de Queens. Por unos segundos ella se distrajo con su novio y dejó a Maurice justo frente a la vidriera de la tradicional panadería Sunshine Bakers, y él se quedó absorto mirando lo que sucedía dentro, mientras olía el delicioso aroma que salía de allí.

Sunshine Bakery

"Había un anuncio que recuerdo muy claramente . Era de Sunshine Bakers y decía: 'Nosotros horneamos mientras tú duermes'. Me parecía la cosa más sádica en el mundo porque todo lo que yo quería hacer era permanecer despierto y observar lo que sucedía. Me parecía absurdamente cruel y arbitrario que ellos hicieran eso mientras yo dormía. Eso me molestaba mucho. Recuerdo que solía guardar los cupones que mostraban a los tres pequeños panaderos gordos de Sunshine marchando de noche a ese lugar mágico, donde quiera que fuera, para divertirse, mientras yo tenía que irme a la cama. Este libro fue una especie de revancha para decirles a ellos: ¡Ahora soy bastante mayor para quedarme despierto por la noche y saber qué pasa en La cocina de noche!" (7)



El estilo y el diseño de las páginas son un homenaje evidente  a Little Nemo in Slumberland, historieta surrealista del célebre dibujante norteamericano Winsor McCay (1869-1934), que relata en cada página un sueño de Nemo con una estructura recurrente. Por lo general, las viñetas comienzan y acaban con el niño protagonista en la cama. En muchas escenas Nemo cae, vuela, flota y a veces le atribuye a la comida ingerida antes de dormir la causa de sus raras ensoñaciones. Las manías, los sueños y las pesadillas humanas son sus principales ejes narrativos. McCay además de ser uno de los referentes más importantes de la historia del cómic, fue un pionero del cine de animación.

little nemo

Sendak escribió en el prólogo de Winsor McCay: His life & art (2005):

"Mi libro 'La cocina de noche' es, en parte, un homenaje a Winsor McCay. [...] Él y yo servimos al mismo amo, nuestro temperamento infantil. Dibujamos, no sobre la memoria literal de la niñez, pero sí sobre la memoria emocional, su tensión y su urgencia. Ninguno de nosotros olvidó sus sueños infantiles". (8)

Si nos detenemos a mirar los dibujos con mucha atención, podremos ver que entre La cocina de noche y Little Nemo in Slumberland hay paralelos visuales muy potentes.

pareja1

pareja3

pareja2

pareja4

Pero también se pueden hallar referencias al clásico alemán Max y Moritz, de Wilhelm Busch que retrata las travesuras de sus intrépidos protagonistas.

Wilhelm Busch Max_und_Moritz 

800px-Max_und_Moritz_(Busch)_076

Esta obra está dedicada a sus padres Sadie Schindler y Philip Sendak. Todo el libro es un tributo a las más tempranas influencias estéticas de Sendak. Otro aspecto que se puede apreciar en las imágenes de La cocina de noche son todos los nombres y frases que aparecen escritas en los edificios hechos con latas, botellas y frascos, donde Sendak hace referencia a productos que solían estar en la alacena de su casa cuando era niño. El libro tiene muchos guiños, unos más íntimos que otros.

La cocina de noche escandalizó a muchas personas de ideas conservadoras, entre otras razones debido a que en algunas imágenes aparece el pequeño protagonista desnudo, por lo que algunos críticos hallaron connotaciones eróticas en el relato que consideraban inadecuadas para el lector infantil. Este libro figura en la lista confeccionada por la American Library Asociation de los 100 libros más provocadores que fueron censurados en las bibliotecas públicas y escolares de los EEUU. Según una leyenda urbana el maltrato y el rechazo recibido por este libro llevó a algunos bibliotecarios a mantener ejemplares en las estanterías pero cubriendo la desnudez del niño con pañales o alguna clase de pantalones. Sendak rebatió estos ataques y manifestó:
"Es evidente que detrás de muchas actitudes puritanas hay mucha suciedad escondida. Parece que un niño pequeño desnudo sin su pijama es más monstruoso para algunas personas que cualquier otra monstruosidad del mundo." (9)

La traducción al español de La cocina de noche está descatalogada desde hace varias décadas. Para salvar esa lamentable e incomprensible ausencia rescatamos aquí una versión del cuento narrada en español en el blog Lo leemos así. Próximamente la editorial española Kalandraka lanzará una reedición de esta obra maestra de la literatura infantil. El sello promete que 2014 será «el año Sendak de Kalandraka».



PREMIOS

New York Times Outstanding Book of the Year
Caldecott Honor Book
School Library Journal Best Book
New York Times Best Illustrated Book
ALA Notable Children’s Book
Library of Congress Children’s Books


1973

enebro

El enebro y otros cuentos de Grimm, selección de Lore Segal y Maurice Sendak (Lumen, 1989)

Esta es una selección de veintisiete cuentos realizada por Maurice Sendak en colaboración con Lore Segal, ilustrados magistralmente por Sendak. Los dos volúmenes reúnen los cuentos más conocidos y otros poco difundidos de los célebres hermanos. Lejos de ofrecer versiones jibarizadas y dulcificadas de estos relatos de la tradición oral que recogieron los Grimm, esta obra recopila respetuosas y cuidadas adaptaciones sin quitarles su crueldad ni su visceralidad original.

Sendak Grimm 4

En 1971, para la elaboración de este proyecto, Sendak realizó un viaje a Alemania y tomó contacto con la obra de diversos pintores alemanes. Durero, Albrecht Altdorfer, Matthias Grünewald, expresionistas alemanes como George Grosz y Max Beckmann, y sobre todo exponentes del romanticismo alemán como Philipp Otto Runge y Casper David Friedrich. Las ilustraciones en blanco y negro siguen la tradición del grabado, con reminiscencias del arte de Durero, y también similitudes con la serie de Los caprichos de Goya.

Sendak
entendía que estos cuentos guadarban una impronta semejante a la de los sus propios relatos.
"Mirad, los niños siempre quieren la verdad, y nosotros los artistas, solo podemos hacer eso, ofrecer a los niños esa pequeña verdad que está en nuestras manos. Yo ilustré los cuentos de los hermanos Grimm porque ni mentían, ni mienten hoy en día". (10)

Sendak Grimm

Además Sendak reconocía en estos cuentos una conexión aún más honda vinculada con sus raíces y recuerdos infantiles.
"Veía a los cuentos de los Grimm como una extensión de los relatos que me contaba mi padre, en los cuales cortaban a la gente a hachazos, se la comían y las trataban brutalmente. Por su parte, los malos eran torturados hasta morir, lo que producía una gran satisfacción. Los suyos son los mejores cuentos, no para niños, sino en general. La recopilación en dos volúmenes de sus cuentos titulada 'El enebro y otros cuentos de Grimm' (1972), les hace justicia ya que son versiones no editadas. Casi todas las traducciones de los cuentos de los Grimm fueron censuradas. Siempre se pensó que eran demasiado violentos, apasionados o con contenido sexual para el público infantil. Por ello, sus cuentos han sido retocados. [...] Con el paso del tiempo, los Grimm se resignaron al hecho de que, por alguna razón perversa, a los niños les encantaba lo que consideraban cuentos muy extraños, tenebrosos y 'adultos'. (11)

PREMIOS

New York Times Book Review Best Illustrated Books of the Year
New York Times Book Review Notable Children's Books of the Year
New York Times Outstanding Books of the Year
Horn Book Magazine Fanfare List
School Library Journal Best Books of the Year


1981

Outside-over-there-portada

Outside over there, Maurice Sendak  (Harper Collins, 1981)

Esta es la historia de Ida, una nena celosa cuya hermana es secuestrada por unos duendes que entran a su habitación por la ventana.

Según infinidad de declaraciones del autor, este es su libro favorito, quizás el más personal, porque refleja la siempre estrecha y afectuosa relación que lo mantenía unido a sus hermanos. Es un tributo a su hermana Natalie, a la que Sendak recordaba como una niña valiente, fuerte y tremenda que lo cuidaba cuando él era pequeño.

OutsideOverThere2

De alguna forma la historia está inspirada en el impacto que le produjo, en el año 1932, el secuestro del bebé Lindbergh, cuando todavía no había cumplido dos años de vida. Maurice tenía cuatro años pero esos hechos quedaron grabados con mucha fuerza en su memoria. Fue muy traumatizante para él descubrir que un pequeño podía ser arrebatado, alejado de la protección de sus padres, y hasta incluso perder la vida.

Sendak recuerda que paseaba con su madre cuando de pronto se detuvieron ante un puesto de venta de diarios. En la tapa estaba la foto de Charles Lindbergh Jr., el hijo del célebre aviador, porque a dos meses del secuestro, había sido hallado muerto. La imagen era tremendamente cruda, mostraba su cuerpo en descomposición, con señales de mutilación y una violencia inconcebible.

outside-sendak_custom

outside over there 7

Maurice no pudo olvidar nunca esa brutal imagen del bebé Lindbergh muerto. Años después, cuando rememoraba esa morbosa fotografía muchos le decían que jamás había sido publicada, que era únicamente fruto de su imaginación. Hasta que encontró a un periodista del Daily News que le explicó que esa foto había sido la tapa de la edición matutina, pero que en la vespertina se había resulto eliminarla dado que el padre de la criatura asesinada había iniciado una demanda al diario. Sendak sostenía que había sido uno de los pocos "privilegiados" que había alcanzado a ver esa terrible fotografía. El periodista le obsequió una copia de la foto, y la imagen de ese niño sin vida sirvió de inspiración para varias de sus ilustraciones.

Por cierto, los bebés son figuras muy recurrentes en sus dibujos. En varias ocasiones Sendak reveló que cuando su padre estaba muriendo él observó de qué manera su cuerpo y su rostro se volvían semejantes a los de un recién nacido. Al encorvase la espalda el cuerpo se achicaba y la cabeza era más grande que el resto de su figura. La imagen de los bebés vendría a representar una zona indefinida y difusa, en la que se funden infancia y madurez o en la que al menos las diferencias entre niños y adultos no son tan significativas.

Dijo Sendak con respecto a Out side over there:

"Ninguna otra de mis obras me ha dado esta paz interior y esta felicidad". (12)

El impresionante resultado de este trabajo ha sido estudiado por muchos especialistas que encuentran en Outside over there infinidad de sentidos a partir de referencias simbólicas, pictóricas, musicales, culturales, etc. Lo que convierte a esta obra en algo que va mucho más de un ejercicio para exorcizar fantasmas y temores que emergen de la subjetividad del autor.


2006

mama tapa

¿Mamá?, de Maurice Sendak, Arthur Yorinks y Matthew Reinhart (Scholastic, 2006)

¿Mamá? surgió a partir de la obra de teatro It's Alive, de Arthur Yorinks. Sendak comenzó a bocetear dibujos de personajes malvados, monstruos y seres que daban miedo a los niños para generar un ambiente terrorífico y al mismo tiempo provocar un efecto humorístico. Matthew Reinhart, un pionero del pop-up en el mundo, le fue dando forma al libro.

Mama

Entre los tres crearon un libro álbum en tres dimensiones, casi prescindiendo de las palabras, en el que vemos a un niño pequeño en medio de la noche, rodeado por los más temibles personajes: Frankenstein, Drácula o el Hombre Lobo. Sin embargo, todos ellos finalmente resultan ser más cobardes que el pequeño protagonista, que página tras página busca incansablemente a su mamá. Este es el único libro diseñado como pop-up en el que participó Maurice Sendak.



2011

Bumble Ardy 4

Bumble-Ardy, de Maurice Sendak (Harper Collins, 2011)

Transcurridos treinta años desde la aparición de Outside over there, su último libro como autor integral, publicó recientemente Bumble-Ardy, que cuenta la historia de un chanchito que queda huérfano ni bien empieza el relato. Sus padres pierden la vida al ser introducidos en una máquina rebanadora de fiambre. El chanchito queda a cargo de su tía Adeline. Hasta entonces, sus padres nunca le habían organizado una fiesta de cumpleaños. Cuando cumple nueve años, su tía le prepara una torta y regalos para él. Pero insatisfecho con la sorpresa, ni bien su tía se va al trabajo Bumble-Ardy invita a otros cerdos para montar una gran fiesta de disfraces que rápidamente se vuelve una reunión muy caótica y bizarra. Las ilustraciones son febriles y atrapantes. Aunque el libro termina con las disculpas y un abrazo entre tía y sobrino, la sensación de vulnerabilidad alrededor de Bumble-Ardy permanece.

bumble ardy

Esta obra está llena de sutilezas risueñas y marcas de humor negro, entre ellos un cerdo que lee un periódico en el que dice "Nosotros leemos libros prohibidos".

El libro es una adaptación a partir de un segmento animado de Plaza Sésamo realizado por Sendak en la década del 70.



Bumble-Ardy estuvo cinco semanas en la lista de best sellers del New York Times.


PRÓXIMAMENTE

My Brother's Book, de Maurice Sendak (Haper & Collins)


Este libro póstumo, publicado en febrero de 2013, es un poema ilustrado inspirado en el profundo amor por su hermano Jack (1924-1995), quien fue su mejor amigo, su mentor y referente; también escribió libros para niños, algunos en colaboración con Maurice. Según Sendak lo describió este será: un libro simple, corto y bello.

"Cuando mi hermano Jack murió, yo quise hacer algo extraordinario para él. Cinco años más tarde, tuve una idea. El poema que escribí era muy oscuro. Espero terminarlo. Pero incluso si no lo termino, o no lo publico, lo hice." (13)


Notas al pie

(1) Tell them anything you want: A portrait of Maurice Sendak , dir. Spike Jonze y Lance Bangs (EEUU, 2009, 39 min.)
(2) Let the wild rumpus start!, por Ramin Setoodeth. En: Newsweek (8-10-2008)
(3) Un nido para monstruos: Entrevista con Yolanda Reyes, por Alejandro Martín. En: Pie de página, Nº 6 (Diciembre 2005)
(4) Ramin Setoodeth. Op. Cit
(5) Ramin Setoodeth. Op. Cit.
(6) Maurice Sendak: I refuse to lie to children, por Emma Brockes. En: The Guardian (02-10-2011)
(7) Maurice Sendak, king of all wild things, por Jonathan Cott. En: Rolling Stone, (30-12-1976)
(8) Winsor McCay: his life & art, por John Canemaker, prólogo de Maurice Sendak (Harry N. Abrams, 2005)
(9) 14 autores - Literatura infantil (Mondragon Unibertsitatea, Humanitateak eta Hezkuntza Zientzien Fakultatea, 1998); pág. 70
(10)14 autores - Literatura infantil. Op. Cit.; pág. 72
(11) Stendak's western canon, Jr., por Maurice Sendak. En: HomeArts Magazine (1998)
(12) Sendak habla de Sendak, por Jean F. Mercier. En: Parapara, nº11 (junio 1985); pág.
(13) Not nice, Maurice Sendak and the perils of childhood, por Cynthia Zarin, The New Yorker (17-04-2006)