Patología del filósofo (y, a veces, superación)

Más allá de la caracterización meritoria que se hace del filósofo (su amor por la verdad, su potencia reflexiva, su luminosa inteligencia) hay, en quien elige a la filosofía como rama de conocimiento y actividad, un presupuesto patológico, una especie de depresión o inseguridad que lo hace apartarse de las cosas para observarlas en la lejanía de la abstracción.

Ficha

Publicado: 21 de julio de 2009
Última modificación: 22 de abril de 2015

Audiencia

Área / disciplina

Nivel

Categoria

Modalidad

Formato

Etiquetas

Autor/es

Licencia

Últimos recursos

Diálogos en cuarentena: Alejandra Juvenal, Docente UNIPE

La clase del día

Tenemos derechos

Las redes que leen

23 de septiembre: Día Internacional contra la explotación sexual y la trata de personas