Se trata de una herramienta pensada para ayudar a personas sordas, un proyecto que surgió a partir de una inquietud que detectó Germán Robles en su familia. Sus tíos son sordos y se preguntó cómo hacían para saber si sus bebés necesitaban atención, ya que no podían guiarse por el llanto de los pequeños. Entonces se le ocurrió que podrían utilizar un baby call enlazado a una pulsera que vibrara cada vez que se detectara el llanto de un bebé.

paps1.jpg

Gentileza de los alumnos egresados de la Escuela Técnica Nº 17 «Cornelio Saavedra».

«A partir de esa propuesta, quienes integramos el equipo de trabajo (Germán Robles, Julián Areso, Gabriel Garibotti y Joaquín Biagioni), empezamos a pensar otras funcionalidades para sumar y la idea terminó en lo que hoy es PAPS (Pulsera de Ayuda Personas Sordas)», explicó Germán Robles.

La fabricación de la pulsera comenzó con la esquematización de los bloques de funcionamiento del proyecto y la división de trabajos, seguido de la interiorización de cada miembro del equipo en el uso de las herramientas y dispositivos. Asimismo, Robles sostuvo: «También se realizó, a modo de investigación, una entrevista a una docente de educación especial, que trabaja en una escuela de chicos sordos, para poder profundizar nuestra información sobre las problemáticas diarias que deben afrontar. Así buscamos sugerencias para implementar en el proyecto».

La segunda etapa consistió en el armado. Allí los estudiantes pusieron en práctica todos los conocimientos adquiridos a lo largo de los años de taller en la escuela. En esa fase, se diseñó el modelo de la pulsera, luego se imprimió con una impresora 3D y después se armó.

Sobre PAPS

La pulsera está hecha en una impresora 3D y es completamente de plástico. La impresora fue provista por la escuela y fue uno de los primeros usos que se le dio. Los jóvenes compraron cada uno de los sensores (timbre, baby call, detector de humo) y los adaptaron al proyecto con ayuda de las herramientas que el taller de electrónica dispuso. Además, Robles contó que hicieron una base con la impresora: una especie de sostén para apoyar la pulsera y también cargarle la batería.

Jóvenes crearon una pulsera con vibración destinada a personas sordas

Gentileza de los alumnos egresados de la Escuela Técnica Nº 17 «Cornelio Saavedra».

El desarrollo comenzó a gestarse durante el año 2015, en el 6.° año de la especialidad Electrónica y les llevó a los jóvenes alrededor de 4 meses terminarlo, entre la investigación y la producción final. Robles contó que «PAPS fue realizado extracurricularmente y contamos con todo el equipo del colegio para trabajar, tanto los talleres como los laboratorios de la especialidad. Fueron muchas horas entre turno, fuera de turno y en nuestras casas».

Actualmente, los egresados siguen involucrados en este proyecto ya que se encuentran en un proceso de modificación y aumento de la eficaciencia del producto.