Sobre la obra

Las imágenes de Pombo, hechas de miles y miles de puntitos de acrílico, parecen una alucinación. Algo en ellas te marea y sorprende: cielos trastornados, árboles que se arquean como comas con el viento, enredaderas como víboras, marcos extraños que anidan entre la vegetación. Es un mundo que centrifuga imágenes del pasado (el barroco francés, el surrealismo, las estampas japonesas, por nombrar algunas) de manera tan genial que todo parece nuevo: mirar sus pinturas es como lavarse la cara con agua fría, los sentidos se despiertan. Pombo es uno de los artistas argentinos más importantes de la década de 1990. En esa época utilizaba materiales que nadie consideraba artísticos: un ladrillo cualquiera se cubría de brillantina y se transformaba en una joya; unas bolsas de supermercado se desplegaban hasta convertirse en un vitral de iglesia. Como Cenicientas, las cosas más pobres, esas que nadie mira, se volvían glamorosas bajo la mirada del artista. “Soy melancólico –dijo Pombo– y siento que la única apuesta que vale la pena hacer es por lo bello”.

* Esta mirada sobre la obra fue escrita por María Gainza.

Marcelo Pombo: Paisaje gris
Marcelo Pombo
(Buenos Aires, 1959)
Paisaje gris, 1997
Esmalte sobre madera, 39,5 x 59,5 cm
Colección privada 

Ver imagen en tamaño completo.

Biografía del autor

Nació en 1959 en Buenos Aires. Estudió en la Escuela Nacional de Bellas Artes Prilidiano Pueyrredón y en talleres particulares. Realizó su primera muestra individual en 1987, seguida de muchas otras, a nivel personal y grupal, en destacadas instituciones artísticas de la década del 90, como el Centro Cultural Recoleta y el Centro Cultural Ricardo Rojas, entre otras. Su obra puede inscribirse en la estética de la época: un preciosismo ligado a las manualidades escolares y cierta carga irónica vinculada al consumismo en la utilización de la estética del pop. Desde 1999 expuso de manera regular en la Christopher Grimes Gallery, California. Luego de ocho años sin exhibir en el país, lo hizo en 2006 en la galería Ruth Benzacar. Ha recibido numerosos premios y distinciones. Vive y trabaja en Buenos Aires.

*Esta biografía fue escrita por Patricia Caramés y Laura Lina.