Sobre la obra

Cuando era adolescente, Juan Batlle Planas se cayó de la cubierta de un barco y, al querer subir a bordo, se clavó en la frente un hierro que sobresalía. Llevó la cicatriz toda su vida como una prueba de su contacto con el más allá. Según él, esa cicatriz le permitía tener agudas premoniciones sobre otros mundos, era un canal para las energías misteriosas que rigen el universo. Quizás por eso sus cuadros tienen seres de piernas y brazos duros como hierros, cuerpos geométricos, rostros piramidales, resultado de una fermentación fantástica de la materia. ¿De dónde han salido esos engendros? «Estas imágenes no me pertenecen, me han sido dictadas por ellos»; así equiparaba Juan Batlle Planas la misión del artista con la de un médium. Había nacido en Cataluña y llegado al país a los dos años. En Buenos Aires abrazó casi como una religión el automatismo predicado por los surrealistas y, cuando en 1944 exhibió sus primeras telas, anunció que lo hacía para ofrecer a la gente «encuadres a un mundo no mirado».

* Esta mirada sobre la obra fue escrita por María Gainza.

Juan Batlle Planas: Tribunal de pintores juzgando los elementos de la naturaleza

Juan Batlle Planas
(Cataluña, España, 1911 - Buenos Aires, 1966)
Tribunal de pintores juzgando los elementos de la naturaleza, 1938
Témpera sobre papel, 28,5 x 46 cm
Colección privada

Ver imagen en tamaño completo.

Biografía del autor

Juan Batlle Planas nació en 1911 en Cataluña y falleció en Buenos Aires en 1966. En 1913 llegó a la Argentina. En 1926 realizó estudios de grabado en metal y recibió enseñanzas de su tío, el artista Juan Planas Casas. Comenzó a interesarse por el surrealismo y a trabajar en el automatismo gráfico en 1930. El automatismo como método atravesaría toda su obra. En 1936 se vinculó al psicoanálisis de la mano de Enrique Pichon-Rivière. En 1939 presentó su primera exposición individual (collages y algunos cadáveres exquisitos) en el Teatro del Pueblo. En la década del cuarenta, además de la filosofía zen y el psicoanálisis, comenzó su investigación sobre la teoría de la Gestalt. Abrió su propio taller, por el que pasaron Roberto Aizenberg y Alejandra Pizarnik, entre otros. En 1953 ejecutó murales en la galería Santa Fe, entre los varios realizados tanto en edificios públicos como privados. En 1958 fue invitado a participar del envío argentino a la XXIX Bienal de Venecia y, en 1965, a la Bienal de San Pablo.

* Esta biografía fue escrita por Patricia Caramés y Laura Lina.