Sobre la obra

Alfredo Guttero ganó una beca para viajar a Europa. Era una beca por tres años (¡ah, aquellas buenas épocas!). Una serie de postales que han sobrevivido lo muestran estudiando en Italia, Francia, España y Alemania. Solo amagó volver al enterarse de la enfermedad de su madre. De hecho, se embarcó para Buenos Aires, pero, al llegar al Brasil, le anunciaron su muerte, entonces dio media vuelta y regresó. Finalmente retornó al país para su primera muestra individual. No pensaba quedarse, pero cambió de idea: “Hace tres días que estoy acá y sigo desconcertado. Buenos Aires es una gran ciudad”. Guttero utilizaba un material raro en sus pinturas, una mezcla que preparaba él mismo con yeso y arena y que, al aplicarla, dejaba una capa muy gruesa y rasposa. Había aprendido la técnica de los frescos italianos. Decía: “La pintura, a mi entender, debe ser casi escultura, como un bajorrelieve con color”. Eso hizo: dan ganas de tocar esta Naturaleza muerta (faisán y frutas); esas costras de color parecen las plumas de un pájaro disecado.

* Esta mirada sobre la obra fue escrita por María Gainza.

naturaleza muerta

Alfredo Guttero
(Buenos Aires, 1882 - 1932)
Naturaleza muerta (faisán y frutas)
Yeso patinado sobre aglomerado de madera, 129 x 144 cm
Museo Nacional de Bellas Artes, Buenos Aires

Ver imagen en tamaño completo.

Biografía del autor

Nació en Buenos Aires en 1882 y falleció en la misma ciudad en 1932. Se inscribió en la carrera de Derecho, que abandonó para dedicarse a la plástica. Obtuvo una beca de perfeccionamiento en 1904 y viajó a Francia, donde permaneció, con ayuda de su familia, hasta 1917. Luego se trasladó a España, donde residió en distintas ciudades, y pasó por Alemania, Austria e Italia; finalmente, regresó al país en 1927. Ese año expuso en la Asociación Amigos del Arte. De esa misma época son sus primeros yesos cocidos, en los que colocó sobre tela o madera una pasta de yeso y pigmentos ligados con cola, buscando generar la textura del fresco. Su rol como gestor de exposiciones y actividades culturales fue fundamental. Promovió, entre muchas otras iniciativas, los Cursos Libres de Arte Plástico en 1932.

* Esta biografía fue escrita por Patricia Caramés y Laura Lina.