Sobre la obra

Dicen que las experiencias que un artista absorbe de joven son el combustible de su arte futuro. “Mi curiosidad de niño me obligó a preguntar de dónde yo había salido y se me respondió que de un bosque que no recuerdo su nombre, pero sí recuerdo que era un paisaje tan hermoso como natural”, escribió Spilimbergo en su autobiografía. Cuando tenía veinte años soñaba con ir a Europa, pero un médico le recomendó que se mudara a un clima seco para curar su asma. Spilimbergo se instaló en la localidad de Desamparados, en la provincia de San Juan. En su nuevo hogar llenó sus pulmones de aire fresco y se dedicó a pintar paisajes, tan vibrantes como aquel de su infancia. Esta pintura nos recuerda que un paisaje es, ante todo, un estado mental, y lo que vemos es lo que somos. Un día, finalmente, Spilimbergo logró viajar a Europa, donde se dio una panzada de obras clásicas y modernas. En lugar de copiar, inventó una combinación personal de viejos y nuevos estilos, con la que años después regresó al país.

* Esta mirada sobre la obra fue escrita por María Gainza.

Lino Enea Spilimbergo: Paisaje de San Juan

Lino Enea Spilimbergo
(Buenos Aires, 1896 - Unquillo, Córdoba, 1964)
Paisaje de San Juan, 1924
Óleo sobre tela, 100 x 130 cm
Pinacoteca del Banco de la Nación Argentina, Buenos Aires

Ver imagen en tamaño completo.

Biografía del autor

Nació en Buenos Aires en 1896 y murió en Unquillo, provincia de Córdoba, en 1964. En 1915 comenzó sus estudios en la Academia Nacional de Bellas Artes. Se instaló en la provincia de San Juan en 1921. Recorrió el Noroeste Argentino y realizó obras en relación con esta temática. Viajó a Europa en 1924 y allí estudió con Lothe. Integró el Grupo de París. En 1928 regresó a la Argentina y se instaló en San Juan. En 1930 volvió a Buenos Aires, y en 1933 fundó con Sibellino y Falcini el Sindicato de Artistas Plásticos. Participó del mural Ejercicio plástico, con Berni, Castagnino, Lázaro y Siqueiros, en la quinta Los Granados, de Natalio Botana. Luego de un período de impronta metafísica, en 1935 inició la serie de monocopias Breve historia de Emma, donde desarrolló la temática social. En 1944, junto con Castagnino, Berni, Urruchúa y Colmeiro, formó el Taller de Arte Mural, y en 1946 decoró la cúpula de las Galerías Pacífico. Se desempeñó como docente en distintas instituciones y expuso en forma individual y colectiva en la Argentina y en el exterior.

* Esta biografía fue escrita por Patricia Caramés y Laura Lina.