El diseño del Maletín Solar es una iniciativa del Grupo de Energía Renovable (GER) de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales y Agrimensura perteneciente a la Universidad Nacional del Nordeste, que presenta a las tecnologías como la herramienta necesaria para fortalecer los vínculos entre escuela y comunidad.

Sistema de energía fotovoltaica en Corrientes

La propuesta de diseñar un maletín solar tuvo sus orígenes en el año 2008, cuando a través de un convenio entre el Programa de Fondos del Banco Mundial, PERMER (Proyecto de Energías Renovables en Mercados Rurales) con el Ministerio de Educación Provincial se realizaron las primeras instalaciones de sistema fotovoltaico para dotar a 85 escuelas de Corrientes con energía eléctrica renovable a partir del sol. Este sistema permite una potencia de generación de energía con capacidad para el uso de ventiladores de techo, equipamiento audiovisual, luces y bombeo de agua, que previo al convenio la energía era obtenida a través de grupos electrógenos.

El director del Grupo de Energías Renovables, Arturo Busso, explicó que esta primera experiencia les permitió tomar conocimiento del contexto en el cual están inmersas las escuelas rurales e interiorizarse acerca de las diferentes necesidades que presenta la comunidad.
 «Las familias de zonas rurales cuyos hijos van a la escuela pueden usar el equipamiento en la institución pero después no tienen la posibilidad de utilizarlo en el hogar, porque no cuentan con el sistema de energía fotovoltaica y de ahí surge la idea de ampliar la autonomía de las Netbook de Conectar Igualdad para que su uso pueda extenderse más allá de la escuela y lograr la inclusión de la comunidad», señaló Busso.

El maletín solar

El ingeniero Luis Vera, integrante y autor del proyecto «maletín solar», señaló que el Grupo GER es un equipo de investigación conformado por perfiles técnicos y sociales, lo que implicó que más allá de los ensayos técnicos, se realizaran entrevistas y encuestas que permitieron conocer las necesidades de familias que conviven en zonas rurales, de acceder a las diferentes tecnologías de la información y la comunicación; y la importancia que estos le atribuyen al sistema de energía renovable.
«Cuando los chicos dibujaban las formas en que veían el sistema fotovoltaico y para qué servía, los paneles estaban acompañados de celulares, porque los cargan en la escuela porque ahí tienen energía. También en algunos casos en donde a través de Conectar se entregaban computadoras a los chicos, ellos dibujaban la netbook porque la asociaban al sistema de energías. De esta manera la escuela se fue transformando en el centro comunitario», explicó Vera.

Según lo explican sus integrantes, el objetivo del Grupo GER es vincular lo que se está desarrollando en las zonas urbanas con programas como Conectar Igualdad, en zonas rurales. El diseño de un maletín solar incluye una generación fotovoltaica a través de módulos para cargar las baterías, de esta manera el uso de la netbook no queda restringido al aula y la escuela.

«Si el estudiante puede llevar una fuente de energía a su casa, vinculamos lo que es la educación dentro del entorno de la escuela rural con la familia. De esta manera creamos una comunidad con mayores vínculos en donde las TIC son el factor fundamental. Si existe una fuente de generación de energía para poder responder a las necesidades del entorno rural, Conectar Igualdad pueda ingresar, desarrollarse y responder a las necesidades educativas u objetivos que se plantean desde el programa», manifestó Vera.

El objetivo del equipo, es finalizar para noviembre con el prototipo del maletín solar y aplicarlo en una escuela para poder ir generando experiencias y conociendo las posibles falencias que se presenten en terreno. La puesta en marcha pretende socializar con la comunidad los avances logrados en la generación de energía renovable para que las comunidades que hoy se encuentran aisladas puedan hacer uso de diferentes tecnologías.

Fuente: Corrientes Hoy