200 Años con la Bandera consistió en una plataforma donde se publicó una selección de más de 200 fotos, marcadas por la originalidad y la búsqueda creativa. La convocatoria, que se inició el 27 de febrero y que estuvo abierta hasta hoy, también incentivó la difusión de estas imágenes a través de las redes sociales.  



La propuesta estuvo basada en una primera edición, denominada Encuentro con la Bandera, y apuntó a recuperar la institución de diferentes significantes y significados de uno de nuestros símbolos patrios. Asimismo intentó rescatar y promover la pluralidad de voces de nuestra cultura, atendiendo a la producción de sentido en un marco democrático.

Celeste y blanco

La apropiación de la bandera en nuestro país es particular y muchas veces supera lo estrictamente racional: ya sea en un evento deportivo, en la pintada de una pared, en un objeto decorativo, o simplemente colgando desde un balcón, la bandera está presente en numerosos rituales de la vida cotidiana. 

A diferencia de otros lugares donde constituye un símbolo que no debe ser vulnerado, la bandera argentina suele aparecer en los objetos y en las situaciones más insólitas: y no desde un lugar de agravio, sino de reapropiación y de atribución de nuevas lecturas.

En la calle:

calle

En el cielo:

Cielo

En un paisaje:

Paisaje

En el transporte público:

Transporte público

En un adorno:

Adorno

En un juguete:

Juguete

En una prenda de vestir:

Jean 

En el deporte:

Deporte

En un viaje:

Viaje

Esta fue una manera de recuperar diferentes perspectivas sobre un acontecimiento, de afinar y de extrañar la mirada. Un extrañamiento asociado al desafío de construir y transformar lo político, lo social y lo cultural en el día a día, todo el tiempo.