Ese día de abril de 1973, el gerente de Sistemas de la empresa Motorola, Martin Cooper, realizó la primera llamada desde la calle y sin ningún tipo de cable. El primer artefacto fue una suerte “ladrillo” que pesaba cerca de un kilo, con una reducida capacidad de funcionamiento: solo ser podía hablar durante 30 minutos.

Gadgets

Con su abaratamiento y su producción masiva, el celular se instaló en todas las clases sociales y ámbitos de la vida moderna, incluyendo las instituciones educativas. Justamente, y a la par de su introducción en las aulas, se instaló una serie de polémicas que siguen renovándose.

En las aulas

Hace varios años que se está discutiendo si los celulares son compatibles o no con el ámbito educativo. La realidad es que los celulares han llegado para quedarse (incluso están ganando cada vez más funciones, como sucede con los smartphones o "teléfonos inteligentes"), y que los intentos de prohibición en las aulas suelen fracasar dados los usos y apropiaciones culturales de los jóvenes y porque la propia sociedad de la información, en la que vivimos, los incluye.

TIC

No podemos dejar de pensar en los comportamientos más conocidos: suena el celular en medio de una clase e interrumpe el discurso de la profesora (lo que, por una cuestión de respeto y de adecuación al contexto, puede no ser recomendable). Ahora: ¿es solo un problema de los alumnos? ¿No vemos lo mismo entre población adulta cuando vamos al cine o al teatro? (lo que implicaría, justamente, un problema de educación). En todo caso, no sería un problema de “el celular en el aula”.


Por otro lado, hay quienes incentivan el uso de teléfonos móviles en las escuelas, ya que priorizan la atracción que sienten los alumnos por las TIC en general, y logran trabajos muy innovadores e interesantes.

En una entrevista ofrecida a educ.ar en 2009, el especialista en educación y TIC Nicolás Burbules expresó su opinión sobre la relación de los alumnos con sus intereses y los cambios detectados en las escuelas a partir de la incorporación de las TIC.

Ver minuto 4:55, donde Burbules opina sobre la apreciación “negativa” de los celulares en el aula.
celularEl celular forma parte del conjunto de las TIC que están integrándose en las aulas de manera significativa. Así como un día apareció la calculadora, y luego los laboratorios de informática, hoy hay netbooks y los celulares en las escuelas.

Docentes de todo el país proponen hacer trabajos con fotografías y videos tomados con celulares, o dan consignas de poesía aprovechando el escaso espacio de escritura que permite un mensaje de texto. Además pueden estimular el trabajo colaborativo y cooperativo, a través de los diferentes tipos de chats y mensajes que los celulares proveen.

Algunas consecuencias presentes de esta incorporación de los celulares son los nuevos conceptos, comportamientos y formas de escritura que surgieron junto con su devenir técnico/tecnológico. Hoy pueden asociarse con otros desarrollos como la realidad aumentada, con los cuestionamientos a las abreviaturas en los mensajes de texto como una nueva forma de escribir, con la costumbre de escuchar sonidos de ringtones durante todo el día, entre muchas otras que casi no advertimos.

Es decir que existen, en muchos casos, modificaciones en las costumbres cotidianas. Pero no todas son negativas, sino que muchas desafían los conocimientos e incentivan la apropiación de nuevas herramientas y aplicaciones que se relacionan directamente con la realidad que está en las plazas, las casas y las reuniones por fuera de la escuela. Y entonces… ¿por qué no?

En el mundo

En 2013, los celulares reemplazan, en todo el mundo, a herramientas como el teléfono fijo, la calculadora y el despertador, y, por qué no, el equipo de música, la computadora y la televisión, gracias a su posibilidad de contar con conexión a internet. En estos últimos años, se incrementó el uso de otros dispositivos móviles como Smartphones y tablets.



Según datos estadísticos, existen en Argentina 58 millones de celulares. Si comparamos los meses de septiembre de los últimos tres años vemos un aumento de sostenido en su uso cada año. Además, los registros indican que existen más celulares que personas en nuestro país. Si bien el vínculo de las personas con el celular varía según las posibilidades económicas, los gustos culturales, el territorio y entorno social en el que se mueven, se verifica, en numerosos informes, que este aparatito multiuso es una de las herramientas más importantes en la vida cotidiana de un ser humano.

El desarrollo de celulares y diferentes tipos de dispositivos móviles permite a los usuarios estar comunicados a toda hora desde cualquier lugar.






Para seguir leyendo:

-"Uso de celulares en las escuelas".

-Reflexiones sobre mobile learning (en inglés).

-Google webinar sobre "mobile learning" (en inglés).

-Sugerencia para el aula. (Colección "Fascículos Digitales", Colección 1 a 1 de educ.ar).

Aplicaciones para trabajar en el aula (en inglés):

-Celly.

-TextTheMob.

-Poll Everywhere.