Saltar a los contenidos Logo de educ.ar Logo del ministerio

Opciones de usuario:

Elegir escuela: ese momento clave en la familia

Cada año, cuando se avecina el inicio de clases los padres y las familias se preguntan: ¿qué tenemos que tener en cuenta a la hora de elegir escuela? Para acompañar en este proceso, educ.ar entrevistó a cuatro especialistas en educación que dan su opinión al respecto.

Elegir escuelaLa elección de una escuela resulta una decisión difícil para los padres y las familias. En el sistema escolar, los chicos aprenden y desarrollan vínculos, adquieren competencias y normas sociales, y es habitual que entre los padres surjan algunas ideas generales y también debates acerca de las variables más importantes para considerar.

Para analizar estos aspectos, cuatro especialistas ayudan a pensar qué es lo que cada familia busca. La doctora en Educación, Carina Lion; la magíster en Didáctica por la Universidad de Buenos Aires y profesora de Psicología y Ciencias de la Educación, Marta Libedinsky; el profesor en Ciencias de la Educación, Jorge Fasce y la licenciada en Ciencias de la Educación, Claudia Lombardo, respondieron cinco preguntas de educ.ar.

Conocer el proyecto pedagógico, evaluar las distancias y el tipo de acceso, y escuchar a los chicos fueron algunas de las ideas centrales.

escuela

1. ¿Cuáles son los principales elementos que se deben considerar a la hora de buscar una escuela para los chicos?

Carina Lion: Hay muchas cuestiones que tengo en cuenta: el proyecto pedagógico, si coincide con mi manera de entender la educación y con las expectativas familiares; el entorno; los chicos, las familias; el nivel académico; lo humanístico (arte, educación física, ajedrez, valores, es decir lo que expande la mirada de los chicos, la recrea) y quiénes conducen la educación, su claridad, su visión, su pasión por educar.

Jorge Fasce: Una de las prioridades debería ser la cercanía geográfica. Por dos razones: Primero, no es bueno que los chicos inviertan tiempo en viajes (cansa, quitan tiempo al descanso y al tiempo libre) y, segundo, es altamente conveniente que los futuros amigos vivan cerca para facilitar encuentros, visitas, tareas en grupo, juegos.

Marta Libedinsky: Muchos. Si la escuela está cerca de la casa (porque así será posible despertarse más tarde y descansar más); si hay que viajar, entonces cómo se viaja y cuánto tiempo toma; si el edificio se encuentra en buenas condiciones, si se respira un clima cordial, activo y vital al entrar, qué se hace en los recreos, qué y cómo se enseña, cómo se evalúa, cómo se acompaña a los chicos que tienen dificultades para aprender, quiénes son los miembros del equipo de conducción, quiénes son los docentes y qué formación y experiencia tienen.

Alumnos en el aulaClaudia Lombardo: Me parece que lo primero que las familias deben hacer es discutir internamente cuál es el modelo de educación que prefieren para sus hijos. Cuáles son sus prioridades y qué características prefieren que tenga la escuela en la que anotarán su hijos/as.

»Una vez que esto sea claro es importante atender a la comunidad y el contexto en el que se ubica la escuela, cómo está inserta y cómo se vincula con la comunidad en la que se desarrolla. En relación con esto me parece importante ver cuál es la población que atiende e imaginar si la familia se sentiría cómoda formando parte de esa comunidad.

»Otro aspecto central es conocer el Proyecto Institucional de la escuela, sus propósitos, metas y prioridades. El énfasis puesto en el desarrollo de las materias, los proyectos especiales y específicos que se proponen y que nos permiten avanzar en el conocimiento de la calidad de los servicios educativos que se ofrecen. Podemos preguntar también si la escuela tiene una orientación específica ya sea en alguna disciplina como deporte, arte, ciencias, etc. O por su organización y distribución de las tareas.

»Puede ayudarnos en la elección conocer la conformación del equipo docente, tanto la de los directivos como de los responsables legales, en el caso de las escuelas de gestión privada. La disposición al recibirnos, conversar, mostrar la institución y sus propuestas.

»También es importante el edificio en el que funciona la escuela. Los chicos pasan allí un tiempo prolongado del día y es importante que este sea agradable y cuente con una buena distribución para garantizar el desarrollo de las variadas actividades escolares.

»Me parece que un aspecto importante es saber si la institución tienen acuerdos o si realiza actividades con otras instituciones educativas para realizar intercambios deportivos, artísticos o recreativos que ayuden a los chicos a ampliar su horizontes y las posibilidades de intercambio.

»Otro aspecto que en esta época me parece interesante conocer es la dotación de recursos tecnológicos con los que cuenta la escuela y que puede darnos un indicio sobre la actualización de la institución y sus docentes, de la posibilidad de ofrecer propuestas actualizadas e innovadoras a los alumnos que mejoren la calidad de sus aprendizajes.

escuela rural

 ¿En qué consiste un proyecto pedagógico institucional en el ámbito escolar?

CL: Consiste en la articulación de la visión y la misión escolar con lo curricular, los propósitos, los contenidos en acción; las propuestas comunitarias.

JF: Ante esta pregunta, a mí me parece interesante señalar que un proyecto institucional no es solo lo que está escrito (lamentablemente en nuestro sistema educativo, lo escrito —llámese, «ideario», «proyecto institucional», «visión y función de la escuela»— no siempre coincide con la realidad). Por supuesto que ciertos «documentos» pueden decir mucho acerca de la escuela: si en la revista escolar, el 75 % de las páginas está dedicado a la formación confesional y el resto, a la formación deportiva, uno ya sabe cuáles serán las prioridades formativas de esa institución.

»Y las familias en la inmensa mayoría de los casos —como es natural— no son especialistas en educación. Lo relevante es percibir cuáles son nuestros sentimientos, nuestras «reacciones intuitivas» ante lo que nos dice la dirección, ante la visión de cómo se mueven y qué dicen los docentes, cómo se ve a los chicos, qué dicen las familias tal como planteamos en la respuesta 4.

ML
: Todas las escuelas tienen un proyecto pedagógico institucional. Hay un documento escrito que se actualiza periódicamente. En él se plasman el ideario institucional, los objetivos de cada nivel de escolaridad (inicial, primario, secundario), los objetivos por cada área curricular (Matemática, Lengua, Ciencias Sociales, Ciencias Naturales, Educación Física, etc.), se describe el enfoque pedagógico que guía todas las actividades que se hacen en la escuela, se explica cómo son las evaluaciones, cuáles son las normas de convivencia vigentes, en qué consisten las salidas didácticas, si se realizan campamentos, qué actividades extraescolares se proponen a los alumnos fuera del horario estrictamente escolar.

Alumnos en el aulaCLo: Un Proyecto Pedagógico Institucional es un instrumento de planificación y gestión estratégica a partir del cual las instituciones educativas llevan adelante su misión y propósitos de manera sistemática y planificada en un plazo determinado de tiempo. Se lo elabora a partir de un proyecto histórico socio - cultural que se orienta por la visión de la sociedad en la que aspiramos vivir.

»Por lo tanto requiere una programación de estrategias para la gestión de recursos y para asegurar la calidad de los procesos de enseñanza y aprendizaje y acciones diversas que se lleven a delante. También permite realizar un mejor seguimiento y evaluación de estos procesos.

»Para que este PEI sea efectivo es fundamental el compromiso de todos los miembros la comunidad educativa, especialmente los docentes, que son los que llevan a delante la tarea cotidiana, asuman.

2. ¿Es conveniente evaluar el proyecto pedagógico que ofrece cada escuela en función de las características de cada chico?

CL: Hay algunos aspectos generales que la escuela tiene, como perfiles de egresados que trascienden lo meramente individual, y hay que hacer un equilibrio entre lo que la institución pretende y la diversidad cognitiva que da cuenta de lo individual, lo diverso.

JF: Una cuestión muy importante para pensar es que no existe la escuela perfecta (como no existe ninguna institución, de ningún tipo, perfecta). Además: una escuela puede ser la mejor opción para Juanita (digamos) a los 6 años y puede no serla cuando tenga 10. Agrego: ningún cambio de escuela, cuando se hace de acuerdo con adecuados, reflexionados y cuidadosos criterios, necesariamente produce efectos traumáticos. Puede ser todo lo contrario: puede tener consecuencias beneficiosas. De lo contrario, toda mudanza que implique cambio de escuela sería traumática y, frecuentemente, no suele serlo. Algo más: una escuela puede ser una buena institución para Juanita y no para su hermano Pablo. Por supuesto que, para la organización y el funcionamiento familiar, siempre es preferible que todos los niños de una familia vayan a la misma escuela.

Alumnos en el aulaML: Sí, claro. No todas las escuelas son para todo el mundo. Hay escuelas que ofrecen intensificación en idiomas, otras en artes, otras en deportes. Escuelas en donde la integración de tecnología ocupa un primer plano. No todas las escuelas son iguales. Es importante que los familiares conversen con ese chico tanto cuanto sea posible y lo escuchen con atención. Pueden preguntarle qué le gustaría aprender en la escuela, qué no le gustaría aprender, cómo imagina la escuela de sus sueños, qué le gustaría hacer con los amigos en la escuela, cómo imagina la maestra ideal. A través de esas y otras preguntas los adultos podrán averiguar mucho. Se van a sorprender de todo lo que pueden decir los chicos cuando los adultos preguntan y son capaces de escuchar con atención las respuestas que ellos dan.

CLo: EL PEI permite conocer con claridad los objetivos, estrategias y metas que esa institución se propone alcanzar y la solución con que se propone enfrentar las diversas situaciones y problemas que se presenten por lo tanto creo, que puede resultar un instrumento importante para que tanto el equipo docente como las familias puedan analizarlo en función de las características, intereses y capacidades de cada uno de los chicos.

»Tener un conocimiento más preciso sobre el proyecto de cada escuela, de las características de cada familia y de cada chico en particular puede ayudarnos a tomar decisiones sobre los retos y las posibilidades que en cada una de las instituciones tendremos que enfrentar. Saber con qué fortalezas contamos y cuáles son las debilidades que tenemos resulta fundamental para que tanto la institución, como la familia encuentre la mejor manera de acompañar el recorrido escolar de cada uno de los chicos o tomar mejores decisiones en las elecciones que enfrentamos.

patio de escuela

3. ¿Qué factores hay que considerar a la hora de elegir entre una jornada simple y una completa?

CL: Nosotros elegimos la jornada completa porque somos padres que trabajamos mucho. Y la jornada completa agrega talleres electivos que pueden potenciar la creatividad o el despliegue individual, lo que puede ser enriquecedor.

JF: Hay familias que no pueden elegir: deben mandar a sus hijos a una escuela de jornada completa por razones de trabajo de papá y mamá.

»Si la opción fuera la jornada de un solo turno, habrá que tener en cuenta que, muy posiblemente, la familia desee con posterioridad que el niño —o la niña— vaya a la escuelita de fútbol o a danza o a inglés o a pintura o a hockey y, en ese caso, eso significará un esfuerzo de tiempo, de disponibilidades y de energía extras para acompañar esas actividades.

»Otra cuestión para considerar es ver si la jornada completa de la posible escuela elegida significa mayor variedad de oportunidades de aprendizaje o se trata de repetir a la tarde lo que se ha hecho por la mañana, o la tarde es un «relleno» (o sea, una tarde paradójicamente «vacía» o no significativamente educativa).

»En este punto, también hay que considerar las peculiaridades del niño o de la niña. Su desempeño en el jardín de Infantes puede haber dado pistas acerca de su adaptabilidad a una jornada completa (sobre este punto, las maestras jardineras suelen tener información muy confiable sobre los chicos).

Alumnos en el aulaML: En primer lugar, hay que pensar cómo se organiza la familia y cómo distribuye cada miembro su tiempo entre el trabajo y la casa. Si, por ejemplo, una pareja trabaja todo el día y no hay ningún adulto en la casa para estar con los chicos, entonces la elección debe pasar por la jornada completa, directamente, sin más. Pero, si en cambio hay posibilidades de que algún familiar u otra persona esté en casa, se podría ver si para ese chico es interesante asistir a jornada simple y destinar la otra mitad del día a estar en casa leyendo, pintando, escuchando música, haciendo los deberes, jugando con amigos y combinando con algunas actividades que pueden realizarse en clubes o centros culturales, como deportes, idiomas, artes. La jornada completa es adecuada para algunos chicos. Para otros no, porque se cansan estando todo el día fuera de casa y, si la familia puede acompañar esta situación, entonces lo ideal en ese caso es optar por una jornada simple.

CLo: La diferencia entre la jornada simple y la completa radica fundamentalmente en la posibilidad de incorporar más actividades, más áreas de conocimiento y más docente que interactúan con los alumnos. Esto requiere un mayor grado de concentración y mayor capacidad de adaptación de parte de los chicos a situaciones diversas.

»En relación al aprendizaje me parece fundamental que tengamos en cuenta el tipo de actividades a las que están acostumbrados los chicos desde el nivel inicial de escolaridad, su capacidad de atención y su resistencia física.

»Mi experiencia en tanto años de trabajo escolar muestra que en general los chicos se adaptan muy bien a la jornada completa y se ven muy enriquecidos con el trabajo y exigencia que esta presenta pero podemos encontrar chicos que se agotan o que no pueden asumir tanto tiempo de tarea escolar, en ese caso considero que es preferible una escolaridad simple y la complementación de la misma con actividades extraescolares deportivas o artísticas que implican otros tipo de organización del tiempo y acordes a los intereses de cada chico en particular.

»Es muy importante que las familias, que conocen a sus hijos, tengan en cuenta estos aspectos para la elección de la jornada escolar cuando las opciones laborales se lo permiten y no los obliga a tomar definitivamente la jornada completa. En todos los casos el acompañamiento familiar desde el inicio del año resulta muy importante para que los chicos transiten con éxito su escolaridad.

escuela del interior del país

4. ¿Se puede pedir una entrevista con algún representante del establecimiento para conocer más sobre este?

CL: Creo que se debe pedir una entrevista para conocer bien el proyecto y saber bien qué se elige. Familias y escuelas tienen que coordinar sus acciones educativas y para ello tienen que conocerse en profundidad.

JF: No solo se puede, sino que es altamente conveniente. Visitar la escuela en horario de funcionamiento, ver las entradas y las salidas, cómo se comportan niños, docentes, directivos y familias en esos momentos es fuertemente significativo. Conversar con familias que ya tienen a sus hijos en la institución también suele ser relevante.

ML: Se debe. Además de ofrecer la entrevista individual, algunas escuelas organizan charlas informativas y visitas guiadas para grupos de futuros alumnos y para sus familias. Hay visitas guiadas muy divertidas y originales en las que participan no solo los docentes y autoridades, sino también los actuales alumnos que se desempeñan como anfitriones. Los visitantes, los futuros alumnos que participan de esas actividades tienen la oportunidad de preguntar en ese momento todo lo que quieran saber y recorrer toda la escuela.

CLo: Por supuesto que sí, y resulta fundamental que lo hagamos. Todas la escuelas, ya sean de gestión pública como de gestión privada deben tener sus puertas abiertas a las familias para conversar sobre todos estos aspectos, dar a conocer sus PEI y todas sus propuestas.

»Este diálogo entre las familias y las escuelas es fundamental no solamente al inicio de la relación sino en cada oportunidad que se requiera para establecer lazos y líneas de acción comunes para ayudar a los chicos en su aprendizaje y crecimiento. Este posibilidad de diálogo permanente es una responsabilidad compartida de la institución y de las familias.

5. ¿Considera importante interiorizarse acerca de la trayectoria de la institución por elegir y aquellos valores que esta intenta transmitir?

CL: Sí, por eso es fundamental una entrevista. De todos modos, una cuestión es lo que se declama y otra es la propuesta concreta desplegada en el día a día.

JF: Una cuestión fundamental (si se prefiere elegir una escuela de gestión privada) es la coherencia entre los valores, principios, creencias de la familia con la escuela.

Alumnos formadosML: Sí. Es importante conocer la historia de la institución, cuándo y por qué se creó, cómo evolucionó a través de los años, qué cambios y qué continuidades pueden reconocerse a lo largo del tiempo. Y, desde ya, los valores que suelen estar explícitamente enunciados en los idearios institucionales y pueden leerse en los sitios web de las escuelas. Además, siempre es interesante detenerse a leer los lemas institucionales, si es que los tienen, porque esos lemas transmiten muchas ideas con muy pocas palabras. Muchos de ellos se presentan aún hoy en latín.

CLo: Me parece fundamental ya que considero que es muy importante que las familias estén de acuerdo, acepten y compartan el ideario y los valores que la institución escolar asume. Ya que estos van a orientan la tarea, Además alrededor de esos valores van a formar a los chicos y se van a tomar decisiones para la resolución de conflictos o elaboración de proyectos.

»Si estos valores no son compartidos es mejor reorientar la elección hacia aquellas instituciones que resulten más afines y cercanas a los valores familiares.