Saltar a los contenidos Logo de educ.ar Logo del ministerio

Opciones de usuario:

Familias ¿eran las de antes?

Muchas veces escuchamos la frase “familias eran las de antes”. ¿Por qué se señala esto? ¿Cuánto de cierto hay en esta frase popular? En cierta forma, tal frase quiere decir que un modelo tradicional de familia se ha transformado.

El modelo tradicional de familia respondía a un estilo de vida familiar: el de un papá que trabajaba tiempo completo en el mercado laboral, una mamá exclusivamente dedicada al cuidado de los hijos y a las actividades del hogar (alimentación, limpieza, compras), que ya no es la forma más predominante. Sin embargo, este “modelo” de familia sigue apareciendo no solo en las publicidades y en las películas sino también en las percepciones de muchas personas y también de diversas instituciones.

Ciertamente, las familias han atravesado grandes cambios en los últimos años y esto implica que no hay un modelo único de familia. Las transformaciones que han tenido las familias son muy diversas y, además, complejas. Las familias han disminuido su tamaño porque existe una tendencia a tener menos hijos (o a no tenerlos) y se posterga la maternidad y la paternidad. También encontramos familias extendidas: aquellas en las que el núcleo familiar (madre o padre con hijos) viven con otros parientes (abuelos, abuelas, tíos, etc.). Existen familias ensambladas, que se constituyen cuando dos adultos -luego de una separación, divorcio o viudez- deciden iniciar una nueva convivencia con otra pareja, que incluye los hijos de cada uno y, a veces, de ambos (la frase “los míos, los tuyos y los nuestros” es una expresión que refleja esta forma de familia). Hoy podemos hablar de familias monoparentales, familias integradas por parejas de hecho, divorciados, parejas heterosexuales o del mismo sexo, familias interraciales, etcétera.

familia tradicional


Ahora bien, la diversidad de estas formas familiares producto de cambios culturales y sociales, no implica que las familias hayan modificado sus funciones centrales o hayan dejado de serlo. ¿Qué es una familia, entonces? Las familias son ámbitos primarios de convivencia en los cuales se establecen relaciones de cooperación e intercambio que garantizan la reproducción de sus miembros, es decir, que permiten su sobrevivencia, socialización y cuidado para que puedan desarrollar diferentes roles en la sociedad. Una característica de las familias es que en ellas se desarrollan lazos afectivos muy fuertes.

familias diversas

También –y sin caer en simplificaciones o reduccionismos– constituyen un espacio de transmisión y reproducción (ya sea por similitud o por oposición) de sistemas de valores, creencias y significados, pautas socioculturales e identitarias.

De hecho, las familias son también un lugar de conflicto y de relaciones de poder. Muchas veces estos conflictos tienen razones generacionales (por ejemplo, conflictos entre padres e hijos) y de género (conflictos y relaciones de poder que se dan entre los varones y las mujeres).

Los cambios socioculturales de los últimos años han sido muy importantes y han permitido el avance en la concepción de las familias de una manera plural reconociendo en el interior de ellas roles, experiencias comunes y también diferenciadas. En ese sentido, es importante considerar que el cuidado de la progenie no es solo una responsabilidad de las madres, sino también una responsabilidad social y compartida por todos los adultos responsables.

La concepción es que el cuidado y la socialización de los hijos es una tarea compleja que debe ser efectuada por todos los adultos involucrados. En este sentido, las instituciones educativas ocupan un lugar primordial y desempeñan funciones importantes para acompañar a las familias en este proceso de socialización desde edades muy tempranas. Y este es un dato importante, porque da cuenta de que las familias tienen una mirada compleja e importante sobre el lugar de la escuela en relación con tres procesos que son inseparables entre sí: la educación, la socialización y el cuidado de los hijos.


Bibliografía sugerida:
-Ariza, M. y O. de Oliveira (2003): “Acerca de las familias y los hogares: Estructura y dinámica” en Wainerman, C (comp.) Familia, Trabajo y Género, Fondo de Cultura Económica, Buenos Aires.
-Equipo Latinoamericano de Justicia y Género (2012): “De eso no se habla: el cuidado en la agenda pública”. Estudio de Opinión sobre la organización de cuidado, Buenos Aires (www.ela.org.ar).
-Jelín, E. (1994): “Familia, Crisis y Después...” en Wainerman C. (comp.): Vivir en Familia, Losada, Buenos Aires.
-Torrado, S. (2003): Historia de la familia en la Argentina Moderna, Ediciones La Flor, Buenos Aires.