El 16 de octubre de 2014, el satélite argentino ARSAT-1 fue lanzado al espacio desde la base de Kourou, en la Guayana Francesa. A partir de este desarrollo, la Argentina se convierte en uno de los pocos países —solo ocho— que cuentan con la tecnología necesaria para construir un satélite de comunicaciones que permite asegurar, entre otras cosas, la disponibilidad de señal de telefonía, datos y televisión satelital en todo el territorio nacional y países limítrofes. En lo inmediato, esto le permite al país dejar de pagar unos 25 millones de dólares anuales por el alquiler de señales satelitales de comunicación, aunque la implicancia en términos de soberanía en un área estratégica es aún más importante.

ARSAT, sala de subida y distribución satelital de señales de televisión.

El camino del ARSAT-1

El ARSAT-1 fue desarrollado por AR-SAT, una sociedad anónima que pertenece al Estado argentino, y construido por INVAP (Investigaciones Aplicadas), empresa de tecnología del Estado de la provincia de Río Negro, con sede en Bariloche. Desde ese lugar, el satélite dejó el país el 1° de septiembre rumbo a la plataforma de lanzamiento. Una vez en el puerto espacial de Kourou, en la Guayana Francesa, se realizó con éxito una serie de ensayos para el lanzamiento. El último paso fue ensamblar el ARSAT-1 al cohete Ariane 5, que lo llevará al espacio.

Está previsto que, en los próximos años, el proyecto se complete con otros dos satélites (los ARSAT 2 y 3) que permitirán ofrecer cobertura a todo el continente

«ARSAT-1 es el primero de los satélites del Sistema Satelital Geoestacionario Argentino de Telecomunicaciones, un plan que implica el diseño y fabricación de tres satélites propios y su puesta en órbita y operación por la Argentina con el objeto de incrementar las capacidades de nuestro país en materia de telecomunicaciones, defender las posiciones orbitales asignadas al país e impulsar el desarrollo de la industria espacial» (información extraída de «El ARSAT-1 ya está en el cohete que lo lanzará al espacio», nota de AR-SAT). 


En la infografía se detallan las fases de la etapa que culmina el 16 de octubre de 2014 con el lanzamiento del ARSAT-1.

Infografía sobre la etapa de traslado y lanzamiento del satélite argentino ARSAT-1 que culmina con el lanzamiento el 16 de octubre de 2014. Ministerio de Planificación Federal.

Un avance en materia de soberanía satelital

El proyecto ARSAT-1 implica un avance sustantivo en materia de soberanía satelital no solo porque el país dejará de pagar alquiler a terceros por estos servicios, sino —fundamentalmente— porque el logro pone de manifiesto una gran capacidad técnica y organizativa en una materia sumamente compleja.

Así lo señala el físico Diego Hurtado en una entrevista difundida por la Televisión PúblicaEl especialista subraya, asimismo, que la importancia del proyecto radica en que ofrecerá cobertura a todo el territorio nacional, incluidas la Antártida y las islas Malvinas. De esta manera, se diferencia de los servicios privados (Nahuel Sat) implementados en los años noventa, que privilegiaban las zonas de mayor consumo. Esto permitirá universalizar el acceso a internet y a una infinidad de servicios asociados que tienen una relevancia fundamental para garantizar el desarrollo social y económico de un modo equitativo. Por otra parte, Hurtado enfatiza el hecho de que en torno a la industria espacial se genera toda una trama de empresas y proyectos vinculados al conocimiento especializado. 

Algunas cifras del satélite ARSAT-1

200 millones de dólares es la inversión realizada para concretar esta fase del proyecto.
25 millones de dólares era la cifra que se gastaba anualmente en alquiler de servicios satelitales de terceros.
36.000 km viajará el ARSAT-1 hasta alcanzar su ubicación definitiva.
2973 kg es el peso del satélite con el combustible cargado.
1000 son los empleados de INVAP, empresa rionegrina que construyó el satélite.
100 organismos públicos del área de ciencia y tecnología estuvieron involucrados en el proyecto.
15 son los años de vida útil de este tipo de satélites.
8 son los países que cuentan con capacidad para desarrollar este tipo de satélites.
1 ARSAT-1 es el primer satélite diseñado y construido por científicos argentinos.

¿Qué profesionales trabajan en los proyectos de INVAP?

Ingenieros, licenciados en sistemas y hasta psicólogos; los perfiles profesionales de los hombres y mujeres que trabajan en los proyectos satelitales y otros que desarrolla INVAP son variados. Ellos mismos cuentan sus historias y experiencias en la campaña Pequeñas historias para una Argentina con un futuro más grande, difundida por la empresa. Una es, por ejemplo, Catalina Salvati, licenciada en Sistemas que trabaja en la Gerencia de Proyectos Aeroespaciales y Gobierno, quien cuenta su historia en este video.

En las redes sociales

Desde las redes sociales se puede acceder a imágenes e información actualizada, comentarla y conocer las opiniones de otros usuarios: 

Página de AR-SAT en Facebook

INVAP en Facebook; @invapargentina en Twitter.

 

Para saber más

La Comisión Nacional de Actividades Aeroespaciales (CONAE) desarrolla el Programa 2MP de Entrenamiento Satelital para Niños y Jóvenes en cuyo sitio hay materiales educativos sobre uso de satélites, proyectos e información útil para el aula.