Filtrar Resultados

1 a 20 de 406 resultados

Con anécdotas, entrevistados, humor y resolución de problemas, el reconocido matemático Adrián Paenza nos acerca historias que tienen a la matemática como protagonista y nos ofrece un panorama distinto sobre esta disciplina: más humano, divertido y cercano a la vida cotidiana. Además, una gira por Tecnópolis y por muchas escuelas argentinas, a donde Adrián Paenza lleva sus juegos y acertijos. ¿El objetivo? ¡Demostrar que la matemática no es aburrida! Una nueva manera de enseñar ciencias, de manera lúdica y entretenida, que llena las aulas de anécdotas, historias y humor. 

Con anécdotas, entrevistados, humor y resolución de problemas, el reconocido matemático Adrián Paenza nos acerca historias que tienen a la matemática como protagonista y nos ofrece un panorama distinto sobre esta disciplina: más humano, divertido y cercano a la vida cotidiana. Además, una gira por Tecnópolis y por muchas escuelas argentinas, a donde Adrián Paenza lleva sus juegos y acertijos. ¿El objetivo? ¡Demostrar que la matemática no es aburrida! Una nueva manera de enseñar ciencias, de manera lúdica y entretenida, que llena las aulas de anécdotas, historias y humor. 

Con anécdotas, entrevistados, humor y resolución de problemas, el reconocido matemático Adrián Paenza nos acerca historias que tienen a la matemática como protagonista y nos ofrece un panorama distinto sobre esta disciplina: más humano, divertido y cercano a la vida cotidiana. Además, una gira por Tecnópolis y por muchas escuelas argentinas, a donde Adrián Paenza lleva sus juegos y acertijos. ¿El objetivo? ¡Demostrar que la matemática no es aburrida! Una nueva manera de enseñar ciencias, de manera lúdica y entretenida, que llena las aulas de anécdotas, historias y humor. 

Con anécdotas, entrevistados, humor y resolución de problemas, el reconocido matemático Adrián Paenza nos acerca historias que tienen a la matemática como protagonista y nos ofrece un panorama distinto sobre esta disciplina: más humano, divertido y cercano a la vida cotidiana. Además, una gira por Tecnópolis y por muchas escuelas argentinas, a donde Adrián Paenza lleva sus juegos y acertijos. ¿El objetivo? ¡Demostrar que la matemática no es aburrida! Una nueva manera de enseñar ciencias, de manera lúdica y entretenida, que llena las aulas de anécdotas, historias y humor. 

Con anécdotas, entrevistados, humor y resolución de problemas, el reconocido matemático Adrián Paenza nos acerca historias que tienen a la matemática como protagonista y nos ofrece un panorama distinto sobre esta disciplina: más humano, divertido y cercano a la vida cotidiana. Además, una gira por Tecnópolis y por muchas escuelas argentinas, a donde Adrián Paenza lleva sus juegos y acertijos. ¿El objetivo? ¡Demostrar que la matemática no es aburrida! Una nueva manera de enseñar ciencias, de manera lúdica y entretenida, que llena las aulas de anécdotas, historias y humor. 

Estudiantes de Purmamarca, Jujuy, juegan a un tateti tridimensional y descubren una estrategia infalible para ganar. Además, desde la plaza 9 de Julio, en Salta, Adrián Paenza sorprende con un juego de cartas. Hay más: ¿se podrá descubrir en solo dos intentos cuál es la pelotita más pesada del montón? 

Desayuno, almuerzo, merienda, cena: nuestro día se rige al ritmo de nuestras comidas. Gracias a los adelantos tecnológicos, hoy podemos saber cómo está compuesto cada uno de los alimentos que consumimos. Desde el tambo hasta la confitería, rastreamos las mediciones para pedir tranquilos: “Un café con leche y dos medialunas, por favor”.

León Gieco es, sin duda, un emblema del compromiso social. En los primeros años de su carrera, luego de recibir amenazas, tuvo que exiliarse. Sin embargo, nunca abandonó su poesía social y el perfil público de sus opiniones, que no pocas veces se convirtieron en polémicas.

Adrián Paenza llega a Santa Fe con un planteo que lo hará parecer un mago que adivina los números. Más tarde, desde la Provincia de Buenos Aires, un juego matemático para hacer con cronómetro en mano.  Además, dos camiones que viajan en sentidos contrarios, ¿cuándo se encuentran? Para el final, la plaza central de Tilcara se viste de matemática para deducir patrones aritméticos.

Desde Entre Ríos, cartas y “matemagia” en un juego de naipes para resolver entre todos. Además, un planteo en el que la simetría confunde a los alumnos y atenta contra la intuición. En Mendoza, los chicos intentan resolver una particular suma de letras. Para el final, Paenza les propone resolver un problema con torres de ajedrez. ¿Se podrá?

La “matemagia” llega a San Juan y sorprende a los alumnos con un juego de sumas y restas. Además, un grupo de chicos salteños analiza las probabilidades de un pasajero molesto al subir a un avión y esta incógnita: en una competencia con dados de muchas caras, ¿quién ganará? En Mendoza, Paenza propone un juego de lógica para pensar.

Desde la plaza Álvarez Prado, en Tilcara, Jujuy, Adrián Paenza propone un juego de sumas que se resuelve como por arte de magia. Además, tres chicos, una gomera y un planteo para averiguar quién rompió el vidrio de una ventana; y, también, un cuidador del zoológico que perdió su habilidad de distinguir animales se pregunta: “¿Cómo saber cuántos elefantes y cuántas avestruces hay?” Para el final, una propuesta para resolver con la ayuda de la geometría.

Con anécdotas, entrevistados, humor y resolución de problemas, el reconocido matemático Adrián Paenza nos acerca historias que tienen a la matemática como protagonista y nos ofrece un panorama distinto sobre esta disciplina: más humano, divertido y cercano a la vida cotidiana. Además, una gira por Tecnópolis y por muchas escuelas argentinas, a donde Adrián Paenza lleva sus juegos y acertijos. ¿El objetivo? ¡Demostrar que la matemática no es aburrida! Una nueva manera de enseñar ciencias, de manera lúdica y entretenida, que llena las aulas de anécdotas, historias y humor. 

Con anécdotas, entrevistados, humor y resolución de problemas, el reconocido matemático Adrián Paenza nos acerca historias que tienen a la matemática como protagonista y nos ofrece un panorama distinto sobre esta disciplina: más humano, divertido y cercano a la vida cotidiana. Además, una gira por Tecnópolis y por muchas escuelas argentinas, a donde Adrián Paenza lleva sus juegos y acertijos. ¿El objetivo? ¡Demostrar que la matemática no es aburrida! Una nueva manera de enseñar ciencias, de manera lúdica y entretenida, que llena las aulas de anécdotas, historias y humor. 

Con anécdotas, entrevistados, humor y resolución de problemas, el reconocido matemático Adrián Paenza nos acerca historias que tienen a la matemática como protagonista y nos ofrece un panorama distinto sobre esta disciplina: más humano, divertido y cercano a la vida cotidiana. Además, una gira por Tecnópolis y por muchas escuelas argentinas, a donde Adrián Paenza lleva sus juegos y acertijos. ¿El objetivo? ¡Demostrar que la matemática no es aburrida! Una nueva manera de enseñar ciencias, de manera lúdica y entretenida, que llena las aulas de anécdotas, historias y humor. 

Álvaro Corregidor, artesano cestero, practica este oficio desde su primera infancia. Sus abuelos fueron sus primeros maestros. Con ellos aprendió la tradicional técnica de la cestería con paja simbol. Desde la ciudad de Cafayate, donde hoy reside, en el corazón de los Valles Calchaquíes salteños, Corregidor nos enseña a preparar las varillas para el uso artesanal, a modelarlas y a fabricar posapavas, paneras y otras artesanías. 

Álvaro Corregidor, artesano cestero, practica este oficio desde su primera infancia. Sus abuelos fueron sus primeros maestros. Con ellos aprendió la tradicional técnica de la cestería con paja simbol. Desde la ciudad de Cafayate, donde hoy reside, en el corazón de los Valles Calchaquíes salteños, Corregidor nos enseña a preparar las varillas para el uso artesanal, a modelarlas y a fabricar posapavas, paneras y otras artesanías. 

Álvaro Corregidor, artesano cestero, practica este oficio desde su primera infancia. Sus abuelos fueron sus primeros maestros. Con ellos aprendió la tradicional técnica de la cestería con paja simbol. Desde la ciudad de Cafayate, donde hoy reside, en el corazón de los Valles Calchaquíes salteños, Corregidor nos enseña a preparar las varillas para el uso artesanal, a modelarlas y a fabricar posapavas, paneras y otras artesanías. 

Álvaro Corregidor, artesano cestero, practica este oficio desde su primera infancia. Sus abuelos fueron sus primeros maestros. Con ellos aprendió la tradicional técnica de la cestería con paja simbol. Desde la ciudad de Cafayate, donde hoy reside, en el corazón de los Valles Calchaquíes salteños, Corregidor nos enseña a preparar las varillas para el uso artesanal, a modelarlas y a fabricar posapavas, paneras y otras artesanías. 

Álvaro Corregidor, artesano cestero, practica este oficio desde su primera infancia. Sus abuelos fueron sus primeros maestros. Con ellos aprendió la tradicional técnica de la cestería con paja simbol. Desde la ciudad de Cafayate, donde hoy reside, en el corazón de los Valles Calchaquíes salteños, Corregidor nos enseña a preparar las varillas para el uso artesanal, a modelarlas y a fabricar posapavas, paneras y otras artesanías.