Filtrar Resultados

Resultados (42)

Filtros seleccionados

Formación Ética y Ciudadana    Material audiovisual   

Cuando nos comprometemos con lo que hacemos, podemos dar más de lo que suponemos. Descubrimos cosas nuestras que no conocíamos. Podemos generar cambios que no creíamos posibles en nosotros, en los demás y en la sociedad. Existen diferentes maneras de vincularnos con lo que hacemos pero, cuando nos comprometemos, nos multiplicamos, crecemos.

Una de las formas que tenemos de relacionarnos es la amistad, algo que nos acompaña desde muy chiquitos y que puede surgir de lugares muy diferentes. La amistad es algo que está en permanente transformación, pero siempre está mediada por el cariño, el respeto, la admiración, el compañerismo, por el amor.

¿Qué hacemos si hay situaciones en nuestro entorno que no nos convencen? Una manera de modificar esta realidad es a través de la participación social. Pero ¿qué es la militancia? Hay militancias de todo tipo: estudiantiles, sociales, políticas, ecológicas, sindicales.

Cada uno de nosotros es una particularidad y, ante tanta diversidad, solemos elegir relacionarnos con quienes se parecen a nosotros o con aquellos con los que compartimos algún gusto, alguna pasión. En la medida en que hacemos esto, vamos apartando a otros. De la misma manera funcionan las sociedades: dejando aparte a las minorías. La discriminación es la forma salvaje de los que no pueden tolerar lo diferente en el otro.

Si todos somos diferentes, ¿quién puede asegurar que algo es normal o que no lo es? ¿La normalidad es una sola? ¿Es algo arbitrario, impuesto?

Todos somos diferentes y eso es lo que vale. Tenemos gustos, costumbres, tradiciones, ideologías diferentes: así nos convertimos en personas singulares. El problema realmente empieza cuando hay unos que no aceptan a otros simplemente por el hecho de ser distintos.

En la escuela, en el barrio, en la calle, en una conversación con alguien, incluso al escuchar música o mirar una película, podemos llegar a cambiar la manera de pensar radicalmente, tener un pensamiento crítico, cuestionarnos por qué las cosas son como son. Aprendemos todo el tiempo. Aunque no queramos, aprendemos.

La identidad nos distingue, nos hace particulares y atraviesa nuestra historia, nuestros deseos o nuestros pensamientos. Nos acompaña siempre, aunque vaya cambiando con el tiempo. Jóvenes de diferentes regiones del país comparten sus intereses, sueños y gustos; reflexionan sobre la identidad y también sobre el derecho que tenemos todos a saber quiénes somos y a elegir libremente aquello que nos identifica.

En mayor o menor medida, los medios de comunicación están presentes en nuestras vidas, y lo que nos llega a través de ellos muchas veces nos condiciona. Rodrigo de la Serna nos invita a reflexionar, a pensar sobre la información que recibimos y también a apostar por una sociedad con diversidad de voces y espacios donde expresarse.

La música nos acompaña en todas partes, nos divierte y moviliza. Nos contiene, nos transporta, nos permite expresarnos, manifestar dudas, pasiones, ideales. Cumbia, rock, cuarteto, vidala, folclore, chamamé, milonga, tango, candombe... la música es mucho más que un entretenimiento porque es parte de nuestra identidad.