Filtrar Resultados

Resultados (3708)

Filtros seleccionados

Docentes   

Un recorrido por las políticas desarrollistas llevadas adelante por la presidencia de Frondizi, el Plan CONINTES, la resistencia peronista y la “revolución argentina”, comandada por el dictador Juan Carlos Onganía.

En septiembre de 1955, se inició la dictadura militar que se dio a conocer como “revolución libertadora”. Con el peronismo proscrito, su líder en el exilio y sus principales dirigentes encarcelados, se organizó en las fábricas y en los barrios la “resistencia peronista”.

Los diversos cambios culturales que vivió la Argentina desde los festejos del Centenario hasta las vísperas del surgimiento del peronismo como fuerza política y social.

En la década de los 50, María Eva Duarte, Evita, fue la figura central del gobierno peronista. Se convirtió en el nexo entre Perón y los trabajadores y, para consolidar su papel político, organizó una nueva rama del partido: el Partido Peronista Femenino.

La presidencia de Juan Domingo Perón produjo una modificación en la cultura política argentina. Un repaso de los actores, las tensiones y las innovaciones políticas de aquel momento nos acerca a la comprensión del clima de esa época.

El 4 de junio de 1946, con Juan Domingo Perón como presidente, se inició una nueva etapa en la historia argentina. Los lineamientos políticos de esos años y el papel central del Instituto Argentino de Promoción del Intercambio (IAPI) para la economía.

A partir de la manifestación del 17 de octubre de 1945, los trabajadores y Juan Domingo Perón forjaron un pacto indestructible que trascendió en el tiempo y que instaló por muchos años en la Argentina la antinomia peronista-antiperonista.

En 1929, el llamado "crac" de Wall Street generó una crisis económica mundial. Las medidas proteccionistas de Gran Bretaña perjudicaron las exportaciones argentinas, y el impacto en su economía afectó gravemente a los sectores menos favorecidos.

En las elecciones presidenciales de 1916, ganó el líder de la Unión Cívica Radical, Hipólito Yrigoyen. En 1930, el primer golpe militar de la historia argentina puso fin a catorce años de gobiernos radicales.

Al finalizar la Primera Guerra Mundial, comenzó la recuperación económica: el alza del precio de los alimentos y el aumento de la demanda de mano de obra favoreció la posición de los trabajadores que, unificados en diferentes agrupaciones, reclamaron mejores salarios.