En una entrevista con educ.ar, Cristobal Cobo, director de Fundación Ceibal de Uruguay, contó que la Escuela de Invierno en este 2018 pone en marcha su segunda edición y tiene como objetivo ofrecer un ambiente de aprendizaje estimulante en el que los participantes puedan elaborar y presentar sus trabajos o investigaciones en el campo de EdTech a una comunidad internacional, así como también conocer las últimas tendencias de investigación e intercambiar acerca de los desafíos y oportunidades claves con expertos internacionales. 

Las inscripciones estarán abiertas hasta el 15 de marzo a las 17 horas y pueden participar: estudiantes de posgrado (nacionales e internacionales) matriculados en un doctorado, máster o un curso especializado; investigadores y docentes (nacionales e internacionales); hacedores de políticas (nacionales o internacionales) involucrados y/o interesados en educación o tecnología. 

Cobo explicó que este año el eje central estará puesto en identificar, evaluar y analizar los desafíos y oportunidades que enfrentan los sistemas educativos en las sociedades digitales actuales. Además, agregó que la idea es «entender, mapear y compartir experiencias de distintos países que han trabajado en el tema».

En la Escuela de Invierno, contó Cobo, los participantes —en lo inmediato— compartirán los temas centrales en la agenda de investigación, sus experiencias y día a día, pero del mismo modo habrá tiempo para pensar estructuras de transformación más profundas en términos del rol de la escuela en torno a la tecnología en la sociedad actual. 

Edición 2018

«El elemento principal de este año es que la escuela está organizada de una manera en que los participantes puedan discutir posibles líneas de investigación y puedan postularse en la convocatoria del fondo sectorial de educación, que ofrece instrumentos de financiamiento a aquellos que quieren desarrollar proyectos y trabajos en torno a la educación y las TIC», sostuvo el director de Fundación Ceibal. 

Edición 2017

Para conocer más sobre el trabajo realizado durante el primer encuentro, podrán leer el reporte completo disponible en formato PDF. 

Sobre Cristóbal Cobo

lainnovacionpendiente.JPG

Es PhD cum laude en Ciencias de la Comunicación por la Universidad Autónoma de Barcelona. Es investigador asociado del Instituto de Internet de la Universidad de Oxford, Inglaterra, y director del Centro de Estudio Fundación Ceibal, Uruguay.

Recientemente, publicó su nuevo libro «La Innovación Pendiente» (disponible para descargar en formato ePub y PDF) en donde invita a pensar en la educación desde una nueva óptica, una que plantea que la verdadera innovación está en explotar nuevas formas de valorar y reconocer el conocimiento, tanto dentro como fuera del aula. 


— En tu libro se plantea la necesidad de abordar cambios en los espacios educativos para acompañar la recalibración digital de la sociedad. ¿Cuáles considerás que deben ser y cómo debería ser el proceso de integración de las tecnologías digitales en el futuro?


— Una de las cosas que hemos visto es que la incorporación de la tecnología en los espacios informales de construcción, relación, vínculos, afectos, identidad, experimentación y exploración se han desarrollado de una manera mucho más acelerada y dinámica en circuitos que van más allá de los entornos de enseñanza y aprendizaje formal.

No solamente en lo individual sino en estructuras colaborativas no formales y a veces de manera random como puede ser el caso de Wikipedia. Eso da mucha luz para ver cuáles son los procesos más naturales de integración de la tecnología. En esa línea, creo que la educación formal tiene que aprender de estos espacios de aprendizajes informales.

— Uno de los conceptos que desarrollás es el de «aprendizaje invisible», ¿de qué se trata?, ¿es posible potenciar ese tipo de aprendizaje en los estudiantes?, ¿cómo?


— Cuando hablo de «Aprendizaje invisible» hago referencia a una metáfora conceptual de todos aquellos aprendizajes que son fundamentales en la vida en sociedad y que quedan ignorados o excluidos de los programas curriculares o de los planes de estudio.

A veces esos conocimientos no quedan evaluados ni considerados en las pruebas estandarizadas internacionales, pero están tremendamente presentes en los usos sociales de la tecnología, en los espacios de aprendizaje de experimentación o en los espacios de socialización, entonces es un llamado a buscar un mecanismo para reconocerlos, pensar maneras distintas de evaluar y reconocer otros espacios como espacio de aprendizaje.