videojuego visita al museo
«Los videojuegos están ampliamente incorporados como entretenimiento en la cultura juvenil y pueden constituir también un punto de partida interesante para una propuesta educativa motivadora», explica Patricia Pomiés, directora del portal educ.ar, en relación con las posibilidades de incorporación de este videojuego en el aula.

Visita al Museo es un juego de aventura y estrategia, destinado a jóvenes de entre 12 y 17 años, cuyo arte y diseño fue ideado por educ.ar, y que fue pensado para funcionar en las computadoras entregadas por el Programa Conectar Igualdad.

Con este tipo de propuestas educ.ar propone superar la antinomia entre lo educativo y lo lúdico presentando los videojuegos como otra forma posible de experimentar y «aprender jugando». Visita al Museo recurre a dos corrientes de arte argentino cuyas obras forman parte de la exposición permanente del Museo Nacional de Bellas Artes. Así, este videojuego puede funcionar como punto de entrada a un trabajo de investigación sobre Artes Visuales, partiendo de una experiencia lúdica. 

videojuego Visita al museoAcerca del videojuego

Al comenzar el juego, Manu —el protagonista— se separa de su grupo dentro del Museo de Arte y se enfrenta con distintos desafíos. Las acciones y peripecias que este joven de 17 años deberá enfrentar serán distintas en los dos escenarios planteados, inspirados respectivamente en las corrientes pictóricas del Informalismo y el Arte Concreto.

El jugador se encontrará, por un lado, en un escenario de arte no figurativo, de base geométrica. En este caso el ambiente sigue la tendencia del Arte Concreto, que representó una posición rupturista en la década de cuarenta en nuestro país, al proponer liberar la obra de arte de cualquier forma de representación (al punto de que el trabajo del artista no se viera expuesto) y estructurarla sobre la base de principios estéticos racionalistas y científicos.

Acordes a estos lineamientos, los desafíos del protagonista en este escenario se plantearon en relación con la lógica. Así, el jugador deberá atravesar escenarios geométricos que apuntan al uso de la perspicacia para resolver las dificultades que obstaculizan su camino.

Contrariamente, en el otro escenario presentado en Visita al Museo, la estética responde a la propuesta del Informalismo, corriente pictórica que recurrió en la Argentina, a partir de mediados de los cincuenta a la espontaneidad total, al compromiso del cuerpo y del inconsciente con la acción pictórica, e imprimó una fuerte marca de la acción del artista.

En este ambiente se apuntó entonces a una «jugabilidad» basada en la acción y los escenarios fueron construidos como si fueran cavernas para facilitar una estética de tipo collage, característica del Informalismo.

videojuego Visita al museo


Vinculación con otros contenidos educativos

Visita al Museo conecta directamente con el desarrollo Argentina Virtual del Museo de Bellas Artes, realizado también por educ.ar, que consiste en recorridos virtuales orientados a la difusión del patrimonio histórico y cultural nacional.

Estos recorridos virtuales han sido creados para explotar diversas posibilidades introducidas por la tecnología, tales como la visualización en 360 grados. La cámara se presenta ubicada en distintos puntos del museo y permite un desplazamiento hacia ambos laterales hasta conformar una vista panorámica completa, que permite visualizar también el piso y el cenit, por lo que se obteniene una experiencia sensorial de inmersión en el espacio digital.

Argentina Virtual permite además experimentar con la denominada «realidad aumentada», es decir, obtener imágenes que permiten visualizar una imagen virtual en la del entorno real. Se incluyen además secuencias didácticas y videos institucionales, entre otros contenidos relacionados.

El videojuego Visita al Museo se relaciona también con Arte argentino, otro de los desarrollos emblemáticos de educ.ar que incluye un conjunto de obras nacionales, que van desde las primeras décadas del siglo XIX, hasta la actualidad.

Las obras seleccionadas forman parte, en su gran mayoría, de las colecciones públicas del Museo Nacional de Bellas Artes (MNBA) y del Museo de Arte Contemporáneo de Rosario (MACRO). También se han incluido obras de la colección del Malba-Fundación Costantini y otros proyectos de artistas, colectivos e individuales.

Las obras incluyen una ficha y un texto o audio descriptivo, que presenta algunos lineamientos de acercamiento al material. También se proponen distintos núcleos temáticos para ser trabajados en el aula.