Una escuela rosarina que descubre, enseña y aprende con sus alumnos

En la escuela N.° 83 Juan Arzeno de la ciudad de Rosario (Santa Fe), los estudiantes de primaria aprenden y experimentan con la programación, la animación stop motion, la edición de videos y el trabajo colaborativo. «Siempre hay algo nuevo por descubrir, por aprender y por enseñar», comenta la docente Laura Suárez, que organiza y desarrolla sus clases con TIC.
Por: Alejo Prudkin - 06/09/2016

«Aprendemos del mundo porque la escuela es el mundo. Pensar en una escuela inmersa en la era digital es pensarla informatizada, virtual y conectada. Con docentes especializados, competentes y preparados», afirma esta docente de Informática con más de 15 años de experiencia en escuelas primarias santafesinas.

Chicos y chicas trabajando con computadoras

El deseo de conocer lo que nos rodea, al mismo tiempo que de trascender sus fronteras, impulsó a Suárez a trabajar de manera colaborativa con otras escuelas del país y del exterior. A través de Facebook, por ejemplo, sus alumnos desarrollaron un proyecto con estudiantes tucumanos para celebrar el Bicentenario de la Independencia. También intercambiaron mensajes de audio de WhatsApp con estudiantes españoles y realizaron una videoconferencia por Skype con chicos y chicas de Canadá.

«Una mañana de 2015, la secretaria de la escuela me dejó el mensaje de una exalumna que vive en Canadá. Su marido es maestro y quería contactar una escuela de habla hispana para estimular a sus alumnos en el aprendizaje de esta lengua. Gracias a esta exalumna —que ofició de traductora— y a la participación de Matilde —la teacher de 7.° grado—, conocimos una escuelita rural muy pequeña de Noel, Nueva Escocia, y a un grupo de estudiantes que nos recibieron con camisetas de la selección argentina y su aula con banderas celestes y blancas».

Un dato: días previos a la comunicación, Laura y sus estudiantes recorrieron las calles de Noel, pasearon por sus granjas y llegaron «caminando» a la escuela gracias a Google Street View. También usaron el correo postal para enviar una carpeta con fotos y cartas que escribieron en la clase de inglés. Al poco tiempo, llegó el cartero con dibujos y textos en español de los chicos de Noel.

Paisaje rural
Cobequid District Elementary School. Noel, Nueva Escocia (Canadá).

Google Street View

Youtubers y programación

«En cada ciclo lectivo, modifico, adapto y elaboro nuevas clases para mis alumnos ya que los recursos digitales se transforman todo el tiempo. Los materiales y el software que elijo para mis clases tienen que cumplir con un requisito fundamental: me tienen que gustar. Tengo que ver el potencial del recurso, tener claro qué van a aprender. Y resaltar lo lúdico que puede ser», describe Suárez.

Niña leyendo códigos QR con su celular

Blog «Aula con TIC»

Si bien define los temas y los tiempos de trabajo, Laura también pregunta a sus alumnos qué hacen con las computadoras en sus casas y en su tiempo libre. Y a partir de allí, también les consulta qué les gustaría aprender y cómo pueden participar. «Por ejemplo, tengo varios alumnos que son youtubers. A ellos les pido que preparen una clase especial y que enseñen algún software de edición de video. Otros alumnos son fanáticos de las animaciones: entonces traen sus producciones y explican cómo las hicieron».

Estas y otras líneas de trabajo están publicadas en el blog de la escuela N.° 83 Juan Arzeno («Aula con TIC»), que ayuda a documentar y a registrar los procesos de enseñanza-aprendizaje. Ya sea con diferentes grupos de estudiantes o atendiendo a un trabajo articulado con otros docentes, tiene registradas experiencias con códigos QR, libros digitales, animación stop motion y programación, entre otros.

Con respecto a la programación, en 2016 Laura trabajó en 6.° grado con Pilas Bloques, una aplicación desarrollada por programadores argentinos en base a Pilas Engine, y CodeBayMax. Por si esto fuera poco, en 2015 otros alumnos completaron varios niveles de code.org, resolvieron desafíos de Lightbot y participaron en La Hora del Código.

«No tengo ninguna duda de que la Informática tiene que tener su propio espacio curricular para desarrollar todos los contenidos, conceptos y temas que los alumnos deberían aprender en esta era digital que estamos comenzando a transitar. Y que será cada vez más disruptiva, vertiginosa y sorprendente», concluye.

Noticias relacionadas

Libro electrónico
Estas redes sociales son ideales para amantes de la lectura. En ellas es posible acceder en español a distintas comunidades de lectores que tienen los mismos intereses. Para poder descubrir nuevos títulos, reseñas o críticas.
Presentan una guía de sensibilización sobre Convivencia Digital
Un trabajo conjunto del  gobierno de la provincia de Buenos Aires, UNICEF y la ONG Faro Digital dio como resultado un cuadernillo digital para sensibilizar sobre el uso responsable de TIC, fortalecimiento de la ciudadanía digital y un «ABC digtal» sobre el vocabulario que se utiliza en las redes.