Hablamos de... moonshot (lanzamiento de nave espacial a la luna)

El concepto «moonshot», aplicado a otros ámbitos que no tienen que ver con el espacio, implica una actitud de renovación, disrupción y creatividad.
Por: Educ.ar - 01/09/2016

El término deriva del proyecto Apolo 11, la misión espacial tripulada que aterrizó en 1969 en la Luna, dejando atrás las dudas que generaba. Evidentemente, era un proyecto disruptor para la época. Y sirve como metáfora para futuros proyectos que implican un objetivo que en un principio parece inalcanzable, pero que finalmente se logra a través de la creatividad y la confianza en el trabajo colaborativo, entre otras variables.

De allí nace también la expresión «pensamiento moonshot». Es decir, considerar que esos imposibles, esos proyectos que parecen irrealizables, a veces sí se pueden llevar a cabo en la realidad gracias a la tecnología.

Moonshot

Si moonshot implica estos conceptos, el campo de la educación queda atravesado en cuanto a su uso. Sobre todo porque actualmente hay una expectativa creciente de que los contenidos y las estrategias resulten innovadores.

Hay muchos proyectos de Google X (laboratorio semisecreto de Google) que son conocidos como moonshots justamente porque adoptaron el término para subrayar sus proyectos más innovadores. La definición que ellos mismos dan es que todo proyecto o propuesta que incluya resolver un gran problema, proponer una solución radical y utilizar tecnología disruptiva y de avanzada es un moonshot.

Ejemplos concretos de Google: los coches de autoconducción, cuentas de correo electrónico con el espacio prácticamente ilimitado y muchos más.

Un hackatón, un laboratorio de ideas o garaje, las incubadoras y todo ese tipo de estructuras implican, de algún modo, un «pensamiento moonshot».

Moonshot

Esther Wojcicki, periodista y profesora estadounidense, educadora y actual presidenta del consejo de administración de Creative Commons, ha sido una pionera en la exploración de la interrelación entre educación y tecnología. Su conferencia TED sobre el tema (disponible con subtítulos en inglés) es muy interesante.

Wojcicki asegura:«es importante que los alumnos tengan espacios en los que puedan pensar proyectos fuera del esquema habitual, en forma colaborativa, para que puedan estimular la creatividad y la autogestión». También ve al docente «como un facilitador, un guía, un entrenador que ayuda a ese grupo o a ese alumno que tiene una idea que quiere desarrollar, pero no ya como calificador». Lo importante, dice, es que «los alumnos intenten desarrollar habilidades de independencia y colaboración como factores importantes».

Moonshot

Un educador que estimula la creatividad, que no tiene miedo a los desafíos o a lo desconocido, que es el primero en instalar una estrategia innovadora, es definitivamente un docente que logra transmitir el «pensamiento moonshot», porque está abierto a todo tipo de posibilidades y resultados, y porque implementa la enseñanza de la curaduría de contenidos al ayudar a sus alumnos a encontrar, buscar, explorar y desarrollar sus pasiones y los acompaña en su camino para salir de la zona de confort.

Otras novedades relacionadas