Huayra: de la Tierra a la Luna... en un juego

A través de una serie de tutoriales, este sistema operativo libre con fines educativos te enseña a programar un videojuego con Pilas Engine. Otra manera de iniciarse en el mundo de la programación, a través del juego, la educación y el software libre.
Por: Educ.ar - 19/05/2016
TierraLuna es un juego que prioriza la resistencia. La meta: pilotar un cohete espacial, por un tiempo prolongado, a la par que se esquivan obstáculos en forma de asteroides.



Sin embargo, su objetivo principal trasciende el propio juego. La idea es invitar —de manera dinámica y práctica— a que los estudiantes se animen a dar sus primeros pasos en el mundo de la programación.

TierraLuna se confeccionó en el marco del Programa Conectar Igualdad y, al ser software libre, puede utilizarse, estudiarse, modificarse y redistribuirse libremente (bajo licencia GPL3).

Más y más juegos… libres

Otro ejemplo que recurrió al binomio Huayra GNU/Linux-Pilas Engine es MonkyPingui. Creado por María Alejandra Cuervo Miranda y Eliana Rodríguez —estudiantes del Instituto de Formación Técnica Superior N.° 18 de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires—, el juego nació como resultado de una evaluación escolar.

«Al principio me costó un poco agarrarle la mano a Pilas [Engine], pero, después de un par de días de prueba y error, la verdad que me resultó muy divertido y aprendí mucho», explica Eliana.

Asimismo María y Eliana publicaron detalles del juego en la plataforma colaborativa Github para que la comunidad también aportara y colaborara en el desarrollo del proyecto.

Fuente: Huayra GNU/Linux.

Noticias relacionadas

Libro electrónico
Estas redes sociales son ideales para amantes de la lectura. En ellas es posible acceder en español a distintas comunidades de lectores que tienen los mismos intereses. Para poder descubrir nuevos títulos, reseñas o críticas.
Presentan una guía de sensibilización sobre Convivencia Digital
Un trabajo conjunto del  gobierno de la provincia de Buenos Aires, UNICEF y la ONG Faro Digital dio como resultado un cuadernillo digital para sensibilizar sobre el uso responsable de TIC, fortalecimiento de la ciudadanía digital y un «ABC digtal» sobre el vocabulario que se utiliza en las redes.