Hablamos de… profesiones del futuro

Esta nota intenta reflejar ciertos cambios que se están dando en el ámbito laboral a partir de la inclusión de las nuevas tecnologías. M'hijo el dotor ha dejado paso a m'hijo el wikipedista. Veamos en qué contextos y a través de qué herramientas estos cambios van implementándose en todas las áreas.
Por: Betina Lippenholtz - 25/01/2016

A veces no son los trabajos en sí, sino las fusiones de varias áreas las que producen un nuevo profesional. No había tal cosa como un experto en medios sociales hace cinco o diez años.

Mucha gente maneja las redes sociales, usa Twitter, Facebook, etc. Eso no significa que pueda ocupar el lugar de un especialista en, por ejemplo, marketing digital. ¿Por qué? Porque uno tuitea, pero el especialista ha aprendido y desarrollado estrategias para hacerlo de manera profesional:

  • en qué horario tuitear;
  • qué cantidad de tuits por día es el número correcto;
  • si se suben fotos o no;
  • si es bueno responder a los comentarios;
  • si es mejor crear grupos en Facebook o no;
  • etc.
Yo tuiteo, tú tuiteas, él sabe cuándo tuitear. Esa es la diferencia.

Redes sociales

Los nuevos contextos son un motivo para seguir aprendiendo y para, por sobre todas las cosas, amplificar nuestro porvenir. En el ámbito educativo, la necesidad de capacitarse para incluir las nuevas tecnologías es continua. Los docentes han cambiado algunas de sus facultades, se han transformado: de control del conocimiento a distribuidor del conocimiento.

Cuando ciertas áreas empiezan a ponerse de moda, significa que nuevos conceptos y palabras van a surgir. Hay varias áreas que están en boga. La velocidad en el desarrollo de la tecnología necesita simultaneidad en el lenguaje. Los sucesos llaman a las nominaciones.

En resumen: las llamadas nuevas profesiones podrían surgir a partir de varios modos: uno podría ser cuando se produce una fusión de carreras tradicionales que da como resultado un nuevo profesional. Otro modo se refiere a la carrera que adiciona algún componente tecnológico que resignifica el estatuto de la profesión tradicional a partir del uso, por ejemplo, de una plataforma o medio que antes no se utilizaba aunque se desarrolle la misma tarea.

Reinvenciones, digitalizaciones, capacitaciones

Periodismo digital

La mejor manera de explicarlo es con un ejemplo. Tomemos el caso de algunas profesiones que nos resultan más conocidas y cercanas, como el periodismo. Se puede decir que la tarea es la misma y, sin embargo, las redes sociales han cambiado radicalmente el modo en que se recibe, se escribe, se investiga y se comparte la información. El community manager, el curador de contenidos, el periodista digital que hace periodismo de datos, el archivero digital, todos ellos no son tan diferentes a los conocidos jefes de prensa, responsables de comunicación, periodistas de investigación o analistas políticos. Sin embargo, su tarea se ve renovada, actualizada y se resignifica con la llegada de la inteligencia de datos (big data), la digitalización, las licencias Creative Commons, entre otras cosas.

Futuristas, futuristas

El modo más extremo sería aquel en el que todos los componentes que intervienen son nuevos: nombre, plataformas, objetivo de estudio, entre otros elementos. No hay resignificación, ni fusión, ni aggiornamento. Ejemplos: especialista en crowdsourcing (experto en Kickstarter o Indiegogo), desarrollador de internet de las cosas, arquitecto y especialista en ciberseguridad, asesor de Skype, piloto sin avión que maneja robots y drones, representante de memes y avatares…

Resignificarse, capacitarse, es la cuestión. Prapararse para lo que se viene.

Noticias relacionadas

Libro electrónico
Estas redes sociales son ideales para amantes de la lectura. En ellas es posible acceder en español a distintas comunidades de lectores que tienen los mismos intereses. Para poder descubrir nuevos títulos, reseñas o críticas.
Presentan una guía de sensibilización sobre Convivencia Digital
Un trabajo conjunto del  gobierno de la provincia de Buenos Aires, UNICEF y la ONG Faro Digital dio como resultado un cuadernillo digital para sensibilizar sobre el uso responsable de TIC, fortalecimiento de la ciudadanía digital y un «ABC digtal» sobre el vocabulario que se utiliza en las redes.