¿Qué hacemos cuando hacemos contenidos digitales en educ.ar?

En 2015, además de producir recursos originales, el área de Contenidos de educ.ar lanzó el Repositorio Nacional de Recursos Educativos Abiertos, que abre a la comunidad educativa materiales diseñados para las prácticas innovadoras digitales en el mundo educativo, y para adaptarse a nuevos usos, más ligados a la producción que al consumo.
Por: Educ.ar - 21/12/2015
La producción y gestión de contenidos digitales es uno de los trabajos que hacemos en el portal educ.ar. Pensamos que los recursos en la pantalla son un aporte fundamental para las prácticas innovadoras digitales en el mundo educativo. Los docentes pueden construir sus propios materiales, planificar trabajos con TIC y los alumnos acceder a saberes, armar trabajos prácticos digitales, etcétera.


Hacer y gestionar un contenido digital son tareas que se llevan a cabo en forma interdisciplinaria, en las que intervienen diferentes especialistas y profesionales, que incluyen actividades como: buscar los temas pedagógicamente pertinentes, organizar un equipo de trabajo, explorar nuevos formatos y, también, diseñar formas de ordenar los recursos, planificar modos de ofrecerlos a nuestros usuarios cuando ellos lo necesitan y alentar a determinados usos de los mismos.

educ.ar diseña contenidos para que docentes y estudiantes se apropien, remixen, adapten y generen otros nuevos.

Un repositorio a disposición de todos

En este sentido 2015 fue un año particularmente importante. En 2015, educ.ar consolidó una nueva manera de brindar contenidos: el Repositorio Nacional de Recursos Educativos Abiertos.

El Repositorio Nacional de Recursos Educativos Abiertos del portal educ.ar ofrece a la comunidad educativa 20.000 recursos digitales. Estos contenidos se pueden descargar, retener, reutilizar, remixar y volver a compartir; tienen una licencia que autoriza este tipo de operaciones para que con cada uso —en una clase, en un trabajo práctico, en una guía de actividades—, nuestros contenidos se carguen de valor a partir de la comunidad.

Los Recursos Educativos Abiertos se enmarcan en la propuesta de Educación Abierta que organizaciones académicas y sociales de todo el mundo vienen sosteniendo.

Un Repositorio educativo debe ofrecer contenidos de excelencia, confiables y veraces para sus usuarios. Para asegurar la calidad, en 2015 continuamos con la auditoría de los 20 mil objetos de aprendizaje del portal que uno a uno son revisados en dos instancias: disciplinar-pedagógica y editorial. Con esto estamos asegurando que los recursos estén mejor mostrados y puedan asegurar procesos de enseñanza y de aprendizaje basados en saberes actualizados y validados.

Nuevos e innovadores recursos

También hicimos muchos recursos nuevos. 

Los recursos del portal educ.ar fueron y son desarrollados con tres objetivos diferentes y complementarios: producir información de calidad y actualizada para el mundo escolar, acercar formatos innovadores a docentes, alumnos y familias, y potenciar el aprendizaje en el marco de nuevas competencias y modos de construcción de la información. 

En 2015 fue especialmente importante el tema de la lectura en pantalla y tratamos de crear recursos que explotaran las posibilidades multimedia de las obras literarias, como el libro «El almohadón de plumas» y el sitio de audiolibros Lecturas grabadas

El almohadón de plumas, de Horacio Quiroga, en versión ebook animado. Desarrollado por educ.ar.

Apuntamos a la producción de recursos interactivos para Efemérides basados en materiales multimedia y nuevas formas de acceder a la información como el trabajo con datos.

Apostamos a productos innovadores como la plataforma Matematicón y a la construcción de información digital en alianza con organizaciones de la sociedad y de la ciencia, como, por ejemplo, para la campaña de Reanimación Cardiopulmonar en las escuelas (RCP) y Energías para mi país, desarrollado junto con la Fundación YPF.

Captura de pantalla del escenario acuático de Matematicón.

Energías de mi país.

Como todos sabemos, en educación con TIC se trata de enseñar y aprender de otra manera. Esa nueva manera pasa en gran medida por otras formas de relacionarse con los recursos didácticos e informativos. Los contenidos digitales permiten pensar en una distribución de saberes científicos, académicos y culturales más democrática y en todo tiempo y lugar, pero también en un nuevo tipo de uso de materiales didácticos que pasa más por la producción que por el consumo, que a la vez se transforman en prácticas no tan opuestas.


Otras novedades relacionadas