Una aplicación gratuita para diseñar e imprimir juguetes

Esta nueva herramienta se llama «Tinkerplay» y permite crear modelos en tres dimensiones e imprimirlos. ¿Cómo funciona la aplicación? ¿Qué es la impresión 3D y cuáles son sus características?
Por: Nicolás Paglione - 20/05/2015
Muñecos para algunos, figuras de acción para otros, la industria del juguete siempre supo tentar a chicos y chicas (y a muchos padres y madres también) con enormes colecciones de personajes salidos de la última película o dibujo animado. Desde los Transformers hasta Ben10, pasando por Tortugas Ninja, He-Man (y She-ra) y Max Steel, las jugueterías han exprimido franquicias, o hasta logrado impulsarlas, ya que muchas veces las series de televisión son creadas explícitamente como mecanismo de marketing. Toda esa lógica se acaba ahora. Bueno, quizás no tan dramáticamente, pero las nuevas tecnologías empiezan a proponernos alternativas más que interesantes. Entre ellas, el caso de la aplicación Tinkerplay es notable.


Esta app —creada por Autodesk, empresa emblemática del software para diseño industrial— nos permite diseñar nuestras propias figuras de acción para luego poder imprimirlas en 3D y comenzar a jugar. El sistema se basa en algunas plantillas predefinidas, por ejemplo, un ninja o un escorpión, pero nos permite tomar las partes que queramos de cualquiera de ellos y combinarlas y retocarlas a nuestro gusto (y por ejemplo, crear un letal Escorpión-Ninja… con dos cabezas y cola de dinosaurio ya que estamos).

El resultado final siempre va ser un muñeco completamente articulado compuesto de pequeñas partes que se imprimen independientemente. Y como el sistema de encastre es compatible con toda la colección, podremos intercambiar partes entre figuras ya impresas. También podemos elegir los colores y las texturas de cada sección, y Tinkerplay se encargará de ordenar la impresión para no desperdiciar tiempo y filamento (primero todas las partes azules, luego todas las partes negras, etcétera).

En este tipo de proyectos, está la misma semilla que aparece en iniciativas como la del impulso de la enseñanza de la programación: la de empezar a pensar en los jóvenes como productores y creadores de contenidos, no como meros consumidores.

Aplicación Tinkerplay

Si a eso sumamos que la bandera de Tinkerplay puede ser fácilmente tomada por la cultura libre, no es difícil de imaginar una enorme comunidad de creadores de juguetes que compartan técnicas y modos de hacer cada vez más originales y específicos. De nuevo, esto es solo una idea, pero tales iniciativas ya existen y tienen gran responsabilidad en el crecimiento de la impresión en 3D. El ejemplo más conocido es quizás Thingiverse, una suerte de red social donde los usuarios comparten diseños de objetos, que uno puede bajar e imprimir directamente, o modificar a su gusto y volverlo a compartir.

Por ello, lo que aparece con Tinkerplay y con la impresión 3D en general es la posibilidad de encontrar una alternativa a consumir contenidos y productos, cerrados. La posibilidad de poder jugar de verdad con lo que nosotros imaginemos. Es verdad que el modelo de creación que propone la app por ahora es limitado, tenemos una biblioteca determinada de partes combinables entre sí que pueden dar miles de variaciones, pero no podemos generar partes nuevas por ahora. Ya se verá si el proyecto avanza o si alguien más toma las riendas.

¿Qué es la impresión 3D?

Una impresora 3D es básicamente un dispositivo que nos permite trasladar algo diseñado en una computadora a una realidad tangible: si creamos un vaso en nuestra computadora, con el software apropiado, podemos imprimirlo y beber de él en poco tiempo. La impresión 3D creció notablemente en los últimos años, de la mano de otras tendencias que también están tomando fuerza, como la cultura libre y el financiamiento colectivo.

Su funcionamiento es bastante sencillo: en lugar de utilizar tinta como las impresoras tradicionales, se utilizan filamentos de plástico que se van acumulando capa a capa para generar un objeto en tres dimensiones. Por ejemplo, si queremos imprimir un cubo, la impresora acomodará los filamentos para crear un cuadrado que funcionará como base, y luego empezará a colocar otros cuadrados sobre este hasta llegar a la altura del cubo deseada.

Otras novedades relacionadas