Un encuentro con la literatura

En la ciudad de Buenos Aires, durante el pasado receso invernal, los chicos tuvieron la oportunidad de asistir a la 23.º Feria del Libro Infantil y Juvenil, y disfrutaron, entre otras propuestas, de espectáculos, talleres y narraciones para toda la familia. El Ministerio de Educación de la Nación participó con un espacio que reunió actividades de lectura, escritura y recreación por el que pasaron miles de niños, niñas y adolescentes.
Por: Inés Braceras - 30/07/2013
La Dirección Nacional de Políticas Socioeducativas (DNPS) realizó actividades de promoción de la lectura en el stand de Pakapaka de la Feria del Libro Infantil y Juvenil 2013, en el que se destacó un espacio abierto de lectura con acceso a los libros y la tarea de mediadores que ofrecen acompañamiento a los participantes.

Feria del Libro

El amplio y variado repertorio de libros, dispuesto en mesas y anaqueles, estaba conformado por literatura infantil y juvenil que el Ministerio de Educación compra y distribuye en las escuelas públicas del país tras una serie de instancias de selección en conjunto con las provincias.




En este primer cuatrimestre de 2013 el Ministerio de Educación distribuyó más de 13 millones de libros, que se suman a los 54 millones del período 2004-2012. Parte de estos ejemplares estuvieron a disposición del público de la feria y sobre todo al alcance de los chicos y chicas para las actividades que tuvieron lugar en el espacio de Pakapaka.

En otro sector del stand se encontraban «estaciones» con desafíos y propuestas lúdicas de lectura y escritura para que los concurrentes participen en la medida de sus intereses y tiempos. En ellas, los participantes escribieron textos poéticos «al paso» a partir de disparadores lúdicos. El objetivo de la actividad era promover un encuentro con la escritura que derribe preconceptos y desacralice la escritura de literatura.

Por otro lado, se encontraba un área temática en donde era posible interactuar con libros y otros materiales a partir de un eje articulador que cambiaba periódicamente y que podía ser un autor, un género, una estética, un cruce entre textos o de literatura con otros lenguajes como el cine, la música o las artes plásticas. Los visitantes recorrieron este espacio acompañados por un mediador.

Otro espacio interesante era «Los recomendadores», una propuesta en donde los chicos y chicas grababan su recomendación de un libro en video. Las producciones se emitieron en pantallas dentro del stand.

Talleres para todos los gustos



Desde el Ministerio también se organizaron propuestas para niños y jóvenes con diferentes temáticas en torno a la literatura y otras disciplinas artísticas. También los chicos formaron parte de talleres de animación a partir de personajes y escenas de libros álbum, de susurradores, de caligramas y poesía visual, de kamishibai (teatro japonés) y de edición de tapas de libros álbum, entre otros.

«Además de contar con estos excelentes libros, las acciones del stand que propone el Ministerio promueven la recreación del vínculo de un niño o un joven con el libro a través de un adulto mediador. A su vez, integran una política de Estado dirigida a la igualdad de posibilidades y oportunidades educativas», explicó el día de la apertura Sergio Frugoni, responsable de la Propuesta Transversal de Lectura y Escritura en los Centros de Actividades Juveniles (CAJ), quien estuvo a cargo de las acciones de la DNPS en el stand.

Fuente: Dirección Nacional de Políticas Socioeducativas —DNPS—

Otras novedades relacionadas

Programación
  Del 1º al 7 de octubre se desarrollará La Hora del Código en Latinoamérica, un movimiento global que pretende estimular el aprendizaje de la programación en los jóvenes estudiantes de todas partes del mundo.