Signos de puntuación: punto, coma, y punto y coma

Autora: Verónica Díaz Pereyro Responsable disciplinar: Pamela Archanco Área disciplinar: Lengua Temática: Normativa Nivel: Secundario, ciclo básico Secuencia didáctica elaborada por Educ.ar

Propósitos generales

Promover el uso de los equipos portátiles en el proceso de enseñanza y aprendizaje.

Promover el trabajo en red y colaborativo, la discusión y el intercambio entre pares, la realización en conjunto de la propuesta, la autonomía de los alumnos y el rol del docente como orientador y facilitador del trabajo.

Estimular la búsqueda y selección crítica de información proveniente de diferentes soportes, la evaluación y validación, el procesamiento, la jerarquización, la crítica y la interpretación.

Introducción a las actividades

Uso de los signos de puntuación: punto, coma, y punto y coma.

Objetivo de la actividad

Mediante las siguientes actividades se ejercitará el uso de tres signos de puntuación: el punto, la coma, y el punto y coma. Además, se practicará la corrección y la autocorrección de textos.

Actividad 1:

Les proponemos los siguientes ejercicios para que sus alumnos ejerciten el uso de estos signos de puntuación y la corrección de textos con error.

El uso del punto, la coma, y el punto y coma

Explicar el uso de los signos de puntuación resaltados en los textos, completando los espacios en blanco de las oraciones que siguen a continuación:


1. “La gorra”, de Kaveri

Nadie logró dar con una explicación lógica para el sorprendente hecho, pero el día que Nando, el cartero del barrio, fue atropellado por un tranvía, iba vestido únicamente con su gorra.


2. “El hombre que pedía demasiado”, de Alejandro Dolina

Satanás: ¿Qué pides a cambio de tu alma?

Hombre: Exijo riquezas, posesiones, honores, distinciones... Y también juventud, poder, fuerza, salud... Exijo sabiduría, genio, prudencia... Y también renombre, fama, gloria y buena suerte... Y amores, placeres, sensaciones... ¿Me darás todo eso?

Satanás: No te daré nada.

Hombre: Entonces no tendrás mi alma.

Satanás: Tu alma ya es mía. (Desaparece).


3. “Canción cubana”, de Guillermo Cabrera Infante (en Exorcismos de esti(l)o, 1976)

¡Ay, José, así no se puede!

¡Ay, José, así no sé!

¡Ay, José, así no!

¡Ay, José, así!

¡Ay, José!

¡Ay!


4. “El hombre invisible”, de Gabriel Jiménez Emán

Aquel hombre era invisible, pero nadie se percató de ello.


5. “Cuento de horror”, de Juan José Arreola

La mujer que amé se ha convertido en fantasma. Yo soy el lugar de sus apariciones.


6. “La noche/2”, de Eduardo Galeano

Me desprendo del abrazo, salgo a la calle. En el cielo, ya clareando, se dibuja, finita, la luna.

La luna tiene dos noches de edad.

Yo, una.


7. “Extremos”, de Mario Halley Mora

El nieto y el abuelo, sentados en el verde césped, veían pasar el tren, como de juguete, allá en el fondo del valle. El abuelo, que había venido de muchas partes y estaba llegando a destino, se preguntaba: «¿De dónde vendrá?» El nieto, que aún tenía que andar todos los caminos, se preguntaba: «¿Adónde irá?»


8. “Vidas paralelas”, de E. R. Huc. L'Empire chinois (1850) en Jorge Luis Borges y Adolfo Bioy Casares (recopiladores). Cuentos breves y extraordinarios.

Cuando nació Confucio, un unicornio recorrió la comarca. Por la forma y el tamaño parecía un buey. La madre del Maestro ató en el cuerno del animal una cinta. Setenta y siete años después el unicornio reapareció y lo mataron; la cinta estaba rota. Confucio dijo:

–El unicornio ha vuelto; han pasado los años; el día de mi muerte está próximo.


En el texto número _____, _________________ se usa después de un nexo coordinante adversativo.

En el texto número _____, _________________ se usa en lugar del verbo omitido.

En el texto número _____, _________________ se usa para separar oraciones.

En el texto número _____, _________________ se usan en lugar de un punto seguido porque las ideas están relacionadas por el tema.

En el texto número _____, _________________ se usan para encerrar una aposición.

En el texto número _____, _________________ se usan para encerrar un vocativo (expresión que nombra al destinatario del mensaje).

En el texto número _____, _________________ se usan para encerrar aclaraciones.

En el texto número _____, _________________ se usan para separar los elementos de una enumeración.

En el texto número _____, _________________ se usan para separar párrafos.


La puntuación y el cambio de significado

Comentar entre todos cómo varía el significado de las siguientes oraciones, según se coloquen los signos de puntuación en cada par de oraciones.

Luis no viene hoy, Sandra.

Luis, no viene hoy Sandra.

Juan Pérez está de vacaciones.

Juan, Pérez está de vacaciones.

El festejo terminó desdichadamente.

El festejo terminó, desdichadamente.

Descolgó los cuadros que ella odiaba.

Descolgó los cuadros, que ella odiaba.

Rogamos que cierren bien la puerta de entrada los vecinos.

Rogamos que cierren bien la puerta de entrada. Los vecinos.

Los chicos corrían incansablemente; en el patio, las maestras los miraban.

Los chicos corrían incansablemente en el patio; las maestras los miraban.


Corrección de un texto

Dividir el texto en párrafos mediante el uso de punto y aparte.

Comparar el resultado con el texto original y hacer correcciones, si fuera necesario.


“El verdugo”, de A. Koestler

Cuenta la historia que había una vez un verdugo llamado Wang Lun, que vivía en el reino del segundo emperador de la dinastía Ming. Era famoso por su habilidad y rapidez al decapitar a sus víctimas, pero toda su vida había tenido una secreta aspiración jamás realizada todavía: cortar tan rápidamente el cuello de una persona que la cabeza quedara sobre el cuello, posada sobre él. Practicó y practicó y finalmente, en su año sesenta y seis, realizó su ambición. Era un atareado día de ejecuciones y él despachaba cada hombre con graciosa velocidad; las cabezas rodaban en el polvo. Llegó el duodécimo hombre, empezó a subir al patíbulo y Wang Lun, con un golpe de su espada, lo decapitó con tal celeridad que la víctima continuó subiendo. Cuando llegó arriba, se dirigió airadamente al verdugo: -¿Por qué prolongas mi agonía? -le preguntó-. ¡Habías sido tan misericordiosamente rápido con los otros! Fue el gran momento de Wang Lun; había coronado el trabajo de toda su vida. En su rostro apareció una serena sonrisa; se volvió hacia su víctima y le dijo: -Tenga la bondad de inclinar la cabeza, por favor.

Pueden encontrar el texto original al final de la secuencia.

Enlaces de interés y utilidad para el trabajo

Reglas de ortografía

Proyecto Aula

Bibliografía / Webgrafía recomendada

Ortografía de la Lengua Española, Madrid, RAE, 1999.